MastodonPobreza extrema en Colombia, cifras, desafíos y tendencias
Análisis

Pobreza extrema en Colombia, cifras, desafíos y tendencias

Pobreza extrema en Colombia

La pobreza extrema en Colombia es un fenómeno que se ha venido estudiando desde hace tiempo por medio del Departamento de Estadística Nacional, DANE. Las cifras oficiales están variando constantemente, pero se estima que cerca del 15% de la población vive en esta condición.

Definición

Según el mismo Dane, una persona vive en pobreza extrema si no es capaz de satisfacer las necesidades básicas con su ingreso. Las necesidades básicas son entendidas como la alimentación. De esta manera, una persona puede tener otras necesidades insatisfechas como la educación o la salud, aún así no entraría en la categoría de pobreza extrema si logra satisfacer sus necesidades de alimentación.

Te puede interesar: Estado de la pobreza extrema en México.

Cuántas personas viven en pobreza extrema en Colombia

Desde la última actualización de datos, en abril de 2021, se estimó que la pobreza extrema afectaba al 15% de la población. Un 15% significa que más de 7.47 millones de personas viven en esta condición. Sin embargo, las mediciones de pobreza en Colombia difieren de las de otras partes del mundo. Es conveniente entender los criterios que se usan en Colombia para ofrecer este número y descubrir así lo que esto significa.

¿Cómo se mide la pobreza extrema en Colombia?

Mientras que en la revisión del caso de México señalábamos que el Banco Mundial utilizaba la medida de menos de un dólar diario como ingreso para calificar a una persona como pobre, en Colombia se usa un parámetro similar pero algo distinto. México usa la definición de derechos básicos insatisfechos, antes que una medida monetaria.

En el año 2020, la pobreza extrema en Colombia estaba definida por un ingreso per cápita mensual de 137.000 pesos. Para una familia de 4 personas, esto equivale a 548.000 pesos al mes. Sin embargo, tras los ajustes por inflación, en el 2021, se considera que una familia es pobre extrema si sus ingresos mensuales no superan los 580.000 pesos. Lo anterior equivale a que una persona es pobre extrema si sus ingresos mensuales no superan los 145.000 pesos.

Esta medida se da porque se considera que tras superar ese umbral, las personas pueden satisfacer sus necesidades más básicas. Si se tienen en cuenta los datos de inflación y las prestaciones sociales que reciben las personas que viven en pobreza, un ingreso superior a los 145.000 debe garantizar las necesidades de alimentación e higiene. Cualquier medida por debajo de esto, es pobreza extrema.

Esta definición de pobreza ha sido criticada ya que no tiene en cuenta los niveles reales de vida de la población, solamente sus ingresos. Los medios de comunicación han cuestionado los estándares del Dan. Estos dicen que los métodos no tienen en cuenta si una persona puede acceder a sus derechos básicos fundamentales.

Así, no es raro que una persona que gane incluso más de los 145.000 pesos al mes, todavía tenga dificultades importantes para satisfacer sus necesidades básicas.

Pobreza vs pobreza extrema

Cifras de pobreza extrema en Colombia 2019 y 2020

La pobreza extrema es una subcategoría dentro de la de pobreza, la cual afecta, según el DANE al 43% de la población (cifras 2021).

Las personas que viven en pobreza, no pobreza extrema, pueden suplir sus necesidades básicas, salud, alimentación, pago de servicios básicos, aún así su nivel de vida continúa siendo precario.

En Colombia una persona viven en pobreza según el DANE, si sus ingresos mensuales son inferiores a 327.500 pesos (cifras del 2021). En un hogar de cuatro personas, esto equivaldría a ingresos de 1.310.000 pesos , aproximadamente unos 352 dólares. Teniendo en cuenta que el salario mínimo en Colombia es de 908.000 pesos, una familia de cuatro personas que sobreviva con este monto, está por debajo del umbral de pobreza.

Esto nos lleva a que en Colombia, una persona que sobreviva con menos de 3 dólares al mes vive en esta condición.

Para el caso de los ingresos menores, una persona que sobrevive con menos de 38 dólares al mes (145.000 pesos) se encuentra en condición de pobreza.

Desigualdad y pobreza en Colombia

Las cifras de pobreza extrema en Colombia son el indicador de problemas más profundos que la carencia de recursos. El PIB per cápita de la población es de 6400 dólares anuales, unos 24 millones de pesos, mucho más que los ingresos típicos de una persona en pobreza extrema. Esto da señales de una profunda desigualdad de los ingresos entre la población. Si el índice Gini fuera cero, es decir igualdad absoluta, a cada persona le corresponderían ingresos de 2 millones de pesos al mes. Pero la realidad es que muchas personas sobreviven con mucho menos que eso, sin llegar a superar siquiera la cifra de los 147.000 pesos mensuales.

Actualmente el índice Gini de Colombia se encuentra en los 0.54 puntos, lo que indica un alto nivel de desigualdad. Las economías más igualitarias del mundo, por contraste, tienen índices Gini de hasta los 0.28 puntos. Si la riqueza en Colombia estuviera mejor distribuida, la pobreza extrema no sería tan acentuada.

Precariedad y crecimiento económico

La pobreza extrema en Colombia también puede explicarse por otros factores que van más allá de la desigualdad económica. Un crecimiento económico lento parece estar en la raíz de muchos de los problemas sociales que enfrenta Colombia. Desde el año 2014 hasta el 2019, la tasa de crecimiento del país ha sido del 3.2%, lo cual es muy lento teniendo en cuenta que Colombia es una economía en desarrollo de bajos ingresos. Este nivel de crecimiento difícilmente puede sacar a una gran población de la pobreza. De hecho si esto se combina con un mal sistema tributario, como se demostró con la reforma tributaria de 2019, más personas pueden caer en la pobreza y la pobreza extrema.

Hay que tener en cuenta que poco a poco el país venía sacando a una gran parte de la población de la pobreza y la pobreza extrema desde el año 2000. Sin embargo, esta tendencia empezó a revertirse en el año 2019, cuando se reveló que 600.000 personas habían dejado la clase media y habían caído por debajo de la línea de pobreza. La caída de más personas en condición de pobreza fue más pronunciada en el 2020, en medio de la pandemia del coronavirus, cuando se reveló que al menos unas 3 millones de personas habían caído en la pobreza. Esta correlación nos demuestra que un lento crecimiento económico, combinado con un mal sistema tributario, puede ser muy grave en términos de la reducción de la pobreza. De hecho, el crecimiento económico negativo tiene efectos aún más devastadores.

Retroceso en la lucha contra la pobreza en Colombia

La pandemia mostró que los progresos históricos en materia de lucha contra la pobreza podían ser revertidos. Si bien la incidencia de pobreza absoluta en Colombia era del 50% en el 2002 y había descendido hasta el 34% en el 2018, esta volvió a subir de nuevo en el 2019, y luego de manera más dramática en el 2020. Así, la pobreza ascendió hasta el 43% en el 2021, y la pobreza extrema subió hasta el 15%.

Historia de la pobreza en Colombia

La historia de la pobreza en Colombia no se puede desligar de elementos fundamentales como son la historia, la geografía, las tendencias económicas y la inserción del país en la globalización. Otros elementos a tener en cuenta son la corrupción y la falta de un proyecto de la élite a largo plazo.

Desde los años cuarenta del siglo XX, cuando el caudillo Jorge Eliécer Gaitán fue asesinado, Colombia ha estado inmersa en una ola de violencia. La violencia inicialmente enfrentó a liberales y conservadores, pero luego enfrentaría a los sectores rurales radicalizados durante la Guerra Fría contra el establecimiento. Las guerrillas de ideario marxista y agrario, pero a la vez nacionalista, llevaron a cabo acciones que desestabilizaron el territorio nacional durante décadas. La violencia generó millones de desplazados, alejó la inversión internacional e hizo que el país se encerrará sobre sí mismo.

Se podría discutir si la violencia causa la pobreza o si es la pobreza la que ha generado la violencia. En todo caso, parecen ser elementos que se retroalimentan mutuamente. Esto conduce a una situación de trampa de la pobreza, en la que la violencia causa pobreza y esta a su vez causa más violencia.

Geografía de la precariedad

Tradicionalmente la pobreza estaba circunscrita a núcleos rurales, pero en la medida en que la población se ha ido volviendo más urbana, los habitantes de las ciudades la sufren más. Los pobres rurales siguen siendo muchos más respecto a toda la población rural, pero en términos absolutos, las ciudades concentran el mayor número de pobres. Como consecuencia de los procesos de industrialización, la población ha migrado masivamente a las ciudades y allí han experimentado las consecuencias de la desigualdad.

Lo anterior no indica que si la población se hubiera quedado en las zonas rurales, esta sería menos pobre. Probablemente habría menos pobres en cuanto a número, pero en términos proporcionales, la pobreza sería mucho mayor. Es la industrialización la que ha permitido generar una gran cantidad de riqueza y sacar a muchas personas de la pobreza. Lamentablemente la riqueza no se ha distribuido de forma equitativa y muchas personas en las ciudades se han quedado rezagadas en sus ingresos.

Las altas cifras de pobreza urbana también están relacionadas con el desempleo que se vive en las ciudades. Mientras que en las zonas rurales los pobres pueden trabajar en labores poco cualificadas como la agricultura, en las zonas urbanas, se le pide a las personas que buscan empleo que tengan un grado mínimo de saberes, los cuales muchas veces no poseen. En este sentido, los pobres de las zonas rurales son más en términos de porcentaje de la población rural, pero los pobres urbanos son más en términos de número y probablemente los pobres urbanos son mucho más pobres debido a las dificultades para ocuparse así sea en labores de baja remuneración.

Geografía de la pobreza en Colombia
Geografía de la pobreza en Colombia.

Mujeres y pobreza

En la gráfica de la geografía de la pobreza, encontramos que independientemente de si es pobreza urbana o rural, las mujeres sufren más esta condición. Uno de los factores a tener en cuenta en el caso de las zonas rurales, donde la pobreza femenina es mucho más alta es el abandono del padre del núcleo familiar. Cuando las mujeres son abandonadas por sus parejas, se encuentran en condiciones más difíciles para proveer todo lo necesario para sus hijos. Al fenómeno de las mujeres cabeza de hogar se le suma el hecho de que las mujeres de las zonas rurales no cuentan con estudios superiores para emprender labores profesionales, de lo contrario emigrarían, ya que la mayoría de empleos profesionales para ellas se encuentran en las ciudades.

En las zonas urbanas, la pobreza femenina también puede explicarse por núcleos familiares inestables en donde los hombres abandonan a sus parejas cuando estas quedan en estado de embarazo. De la misma manea, la reticencia de las empresas a contratar mujeres por temor a tener que pagar prestaciones y días de ausencia por embarazo, también podría ser una causa de la pobreza femenina y el desempleo.

Las madres cabeza de familia tienen que hacerse cargo por su propia cuenta de todos los gastos del hogar, como la alimentación de los hijos y sus gastos escolares. Aunque la ley provee mecanismos para buscar que los padres ausentes respondan por la manutención de sus hijos, no todas las mujeres hacen uso de estas herramientas.

Últimas cifras de pobreza y pobreza extrema en Colombia

De acuerdo a un estudio de la Universidad Nacional del 2020, la mayoría de los pobres a nivel nacional son mujeres y personas jóvenes. Los pobres aunque son más numerosos que los demás grupos poblaciones, como los vulnerables o la clase media, solo participan del 8% de los ingresos del país. Lo anterior confirma uno de los puntos iniciales que habíamos expuesto: Los altos índices de desigualdad del país.

El mismo estudio de la Universidad Nacional confirmó que la situación de pobreza de las mujeres se incrementó en el año 2020 por cuenta de la pandemia del Covid19, dejando a las mujeres más afectadas que a los hombres. Esto sucedió así, por que muchas mujeres cabeza de hogar vulnerables o pobres perdieron su empleo como resultado de los confinamientos. En consecuencia muchas mujeres que tenían que cuidar de sus hijos solas descendieron al estado de pobreza o pobreza extrema.

Tensiones sociales por la precariedad de los ingresos

La alta desigualdad en los ingresos que trastorna las estructuras sociales de Colombia, así como la pobreza y el elevado número de personas viviendo en la pobreza extrema, han sido fuente de fuertes tensiones sociales que se han manifestado en la vida política. Desde el 2019 grandes tensiones surgieron en medio de un paro nacional que puso al gobierno a hacer concesiones. Los diversos sectores de protesta exigían mejores salarios, lucha contra la corrupción y reducciones de impuestos. Con la llegada de la pandemia del Covid19, el movimiento de protesta quedó silenciado durante más de un año. Sin embargo las protestas resurgieron de nuevo en el 2020, tras el intento del gobierno nacional de aprobar una reforma tributaria.

La reforma tributaria del gobierno nacional tenía como objetivo financiar los programas sociales destinados a los pobres. Sin embargo, la reforma no consideró aspectos como la situación de la clase vulnerable en riesgo de caer en la pobreza por cuenta de los nuevos impuestos. En la misma reforma se plantearon impuestos que afectaban a los más pobres a pesar de las compensaciones. Por ejemplo, se propuso colocar IVA a los insumos de la canasta básica familiar, lo cual según expertos y asociaciones gremiales encarecería el precio de los alimentos en hasta en un 5%.

A pesar de que la reforma contenía elementos de política tributaria progresista, no garantizaba los suficientes elementos de movilidad social, lo cual causó agitación y un agudo debate sobre cómo superar esta situación.

Cómo superar la pobreza extrema en Colombia

Progresividad tributaria

Desde diversos puntos ideológicos, tanto políticos como economistas y analistas proponen una mayor progresividad a los impuestos, colocando la mayor carga tributaria sobre las personas naturales de más altos ingresos. De la misma manera se ha considerado disminuir la carga tributaria de la pequeña y la mediana empresa, muchas de estas empresas ya han empezado a exportar o lo han estado haciendo desde hace largo tiempo. Otro aspecto a considerar es la transición energética. Colombia, siendo una nación que tradicionalmente ha dependido de los ingresos petroleros, debería apostar por nuevas fuentes de ingresos. En consecuencia, la diversificación industrial es clave.

Inversión en Ciencia y tecnología, y crecimiento económico

Otro de los aspectos que se deben considerar es una inversión más fuerte en ciencia y tecnología. Actualmente Colombia invierte muy poco en estos sectores, apenas un 0.5% del PIB. Otras naciones, como las de la Unión Europea, Estados Unidos o Singapur, invierten más del 2% del PIB para estos sectores. En este contexto, la falta de inversiones en productos de valor agregado condena a Colombia a la producción de réplicas o productos de bajo valor que ya se producen en el mercado internacional. Es así como el país no avanza de manera acelerada en nuevas tecnologías, sino que importa la mayoría de tecnologías que usa.

Lucha contra la corrupción

Un tercer aspecto que vemos es la corrupción. En el país se pierden cerca de 50 billones de pesos por cuenta de la corrupción. Esto condena a la nación a una infraestructura pública de mala calidad. En consecuencia vemos escuelas públicas pobres, instituciones de salud deficientes, carreteras destruidas, entre otros bienes públicos que no alcanzan a satisfacer de manera eficiente las demandas de la ciudadanía. El altísimo nivel de corrupción lleva a que muchos servicios públicos que podrían proveer demanda agregada para muchos sectores de la economía, o la oferta de una mano de obra mucho mejor preparada al mercado laboral, se vean seriamente limitados.

Conclusión

En resumen, para superar el problema de la pobreza extrema se pueden hacer tres cosas. Mayor progresividad en los impuestos y beneficios a los sectores menos favorecidos. Mayor inversión en aspectos clave del desarrollo como la ciencia y tecnología, e impulso decidido al crecimiento económico. Lucha contra la corrupción y una mejor oferta de servicios públicos de interés social.

Con unas altas cifras de pobreza extrema en Colombia es posibles también que Colombia recurra a la ayuda externa para enfrentar problemas clave. La promoción de programas de salud preventiva puede ser un elemento clave. Esto, teniendo en cuenta que las enfermedades limitan la posibilidad de muchas personas para el trabajo y que en general los pobres tienen una peor salud que el resto de la población. Otro elemento útil puede ser el desarrollo de políticas de empleo más flexibles, limitando las horas de trabajo, y aumentando así los turnos de empleo. Las ayudas monetarias a las familias pobres han demostrado ser un instrumentos eficaz en la lucha contra la pobreza también.

En todo caso, luego de años de descenso de las cifras de pobreza y pobreza extrema, los repuntes en la pobreza luego de la pandemia, se ve como necesario que Colombia acelere la lucha contra la pobreza. Un progreso demasiado lento en este tema solo generará mayores tensiones en una nación que ha sido largamente golpeada por la violencia terrorista insurgente y la del estado.

comentarios

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Arriba