MastodonPobreza extrema en México, un fenómeno que retrasa el desarrollo
Análisis

Pobreza extrema en México, un fenómeno que retrasa el desarrollo

Extrema pobreza en México

La pobreza extrema es un fenómeno que todavía afecta a muchas naciones en desarrollo, entre ellas México. Este país cuenta con 130 millones de habitantes, cifras de 2021, y con un PIB per cápita de 10.000 dólares estadounidenses. Aún así tiene un alto índice de pobreza.

Sin embargo, a pesar del gran crecimiento que ha experimentado la economía durante los últimos años, especialmente durante el boom petrolero del 2010 al 2014, el país no ha hecho grandes progresos en materia de equidad social y la distribución de la riqueza total sigue siendo muy inequitativa.

También te puede interesar: Pobreza extrema en Colombia, cifras, tendencias y desafíos.

Pobreza y desigualdad

Una de las formas en que podemos ver la gran desigualdad de ingresos que enfrenta México es que si bien el PIB per cápita anual es de 10.000 dólares, el salario mínimo es de apenas unos 215 dólares al mes, cifras de 2021, lo que en términos anuales equivale a tan solo 2580 dólares, lo cual no es ni siquiera la tercera parte del ingreso per cápita anual.

Aún así, las personas que perciben un salario mínimo no son pobres extremos. En caso de que este ingreso lo compartan con una persona más serían solamente personas pobres de forma moderada o relativa, pero si las personas comparten un salario mínimo entre cuatro o cinco miembros de la familia se encontrarían ya en la pobreza extrema o absoluta, esto según las referencias y medidas que usa el Banco Mundial para estimar la pobreza. Ver: New Global Report. Poverty Estimates.

Los estimativos de la pobreza y la pobreza extrema en México siguen siendo controvertidos. Diferentes organizaciones internacionales, ONGs y el mismo gobierno dan reportes contradictorios.

¿Cuántos viven en la pobreza extrema?

Cifras de pobreza extrema en México
Cifras de pobreza extrema en México

El Banco Mundial por ejemplo estima que menos del 2% de la población mexicana vive por debajo del umbral de pobreza internacional. Este umbral de pobreza está fijado en un dólar nominal por día a nivel internacional. Cualquier persona que vive con menos de un dólar durante un día es considerado como pobre extremo. Pero las cifras de la Secretaría de Desarrollo Social de México indican que al menos el 6% de la población, unas 7.4 millones de personas vivían en pobreza extrema y sufrían de inseguridad alimentaria (Datos de 2017).

Para entender cómo el gobierno mexicano mide la pobreza, hay que observar lo que se denomina como necesidades desatendidas, es decir, los derechos sociales y económicos a los que puede acceder un familia.

En el 2017 por ejemplo, el Consejo Nacional de Evaluación de la Política Social reportó que si bien la pobreza se había reducido en términos proporcionales respecto al número de habitantes a nivel nacional, el número absoluto de personas viviendo en pobreza en México se había incrementado durante los últimos años. Pero estas son las cifras de la pobreza en términos generales, la pobreza extrema tiene otra historia que luce mucho más sombría.

¿Cómo se mide la pobreza extrema en México?

A diferencia del Banco Mundial que utiliza una medida monetaria para calcular la pobreza, el umbral de 1 dólar diario, el gobierno mexicano utiliza una medida cualitativa. Para el gobierno mexicano, una persona vive en pobreza extrema si al menos tres de sus seis derechos sociales básicos se ven incumplidos. Estos derechos son: educación básica, alimentación sana, vivienda, derechos de salud, servicios básicos de la vivienda y seguridad social). Adicionalmente se puede indicar un grado de pobreza dependiendo de los ingresos. Si una familia tiene ingresos menores a 1060 pesos en zonas rurales o 1477 pesos en zonas urbanas (cifras de 2017).

Antecedentes de la pobreza extrema en México

Según el gobierno mexicano de 2017, hubo grandes logros en la disminución de la pobreza extrema desde el año 2010 hasta el 2017. Mientras que el número de personas viviendo en esta condición era de 13 millones de personas, el 11.3 por ciento de la población, para el 2016, la cifra llegaba solamente a los nueve millones, es decir el 7.6 por ciento. Aún así, esto contrasta fuertemente con las cifras ofrecidas por el Banco Mundial, organización que sitúa la pobreza extrema por debajo del 2%, siguiendo únicamente la medida cuantitativa.

La diferencia en estos números debe ayudar a que las instituciones que luchan contra la pobreza, los gobiernos y los organismos internacionales entiendan que la pobreza es mucho más que la simple carencia de un monto determinado de dinero cada día. La pobreza es una situación de carencia de derechos que mina la capacidad de las personas de contribuir a la sociedad y de utilizar de un modo eficiente sus recursos.

Beneficios de la reducción de la pobreza extrema que los políticos no ven

Uno de los graves problemas de la pobreza, en especial de la pobreza extrema, es que priva a las sociedades de los talentos y las potencialidades de toda su población. Quizás, el inventor del próximo desarrollo tecnológico en un país en vías de desarrollo es una persona pobre. Pero solo puede lograr esto con la oportunidad de ir a la universidad si el gobierno le brinda los medios para ello.

Si la pobreza extrema se reduce, la población se ve menos expuesta a enfermedades de tipo infeccioso o de otra índole. Esto reduce los costos de los sistemas de salud, y hace que la población sea más productiva para la economía. Son múltiples los beneficios que toda la sociedad puede cosechar de la reducción de la pobreza. Lamentablemente los políticos muchas veces no se sientan a hacer esos cálculos y únicamente piensan en sus beneficios personales.

Otras mediciones de estratificación social en México

Según los datos gubernamentales, existen cinco grupos poblacionales grandes definidos por su nivel de ingresos. Entre estos encontramos a los pobres extremos: un 7.6 por ciento, las personas en condición de pobreza moderada, aproximadamente un 38 por ciento, las personas vulnerables por carencias sociales que representan un 36.8 por ciento de la población, las personas vulnerables por ingresos, que son un 7 por ciento y las personas que no son ni pobres ni vulnerables, las cuales están conformadas por la clase media establecida y por los más ricos y que son el 22.6 por ciento de la población. De acuerdo a estas medidas, la pobreza afecta al 43% de la población, lo cual indica un alto grado de pobreza. Esto significa que gran parte del recurso humano de la sociedad mexicana se encuentra subutilizado. (Las cifras usadas para esta revisión son las que se proporcionaron para el año 2017).

Consecuencias de la pobreza en la población

Dentro de las consecuencias que podemos observar como resultado de la pobreza y la pobreza extrema en la población, es que esta tiende a tener mayores probabilidades de sufrir de ansiedad, estrés, inseguridad, baja autoestima, entre otras afecciones psicológicas. Del mismo modo, al tener una peor salud mental, también se ve mermada la salud general. Esto lleva a la población a ser propensa a enfermedades como la diabetes, la hipertensión, problemas cardiovasculares y malnutrición (bien sea por falta de alimentos o por una ingesta de alimentos que no son adecuados para la salud y pueden llevar al sobrepeso y la obesidad).

Trampas de la pobreza extrema

La pobreza puede llevar a lo que se conoce como las trampas de la pobreza. Y es que cuando la población es pobre, sus hijos tienden a dejar la escuela en mayor proporción que otros grupos poblacionales, lo cual limita sus capacidades futuras para mejorar su situación económica en empleos cualificados.

En el mismo sentido, la falta de una buena salud, puede hacer que las personas rindan menos en el trabajo, se tengan que ausentar más tiempo del empleo o no puedan dedicar tiempo suficiente a las actividades de capacitación que les permitan mejorar sus perspectivas laborales, mantenerse en el empleo o acceder a este. Esto se torna en un círculo vicioso en el que la pobreza genera enfermedad física o mental, o falta de educación. Al mismo tiempo, la enfermedad, así como la falta de educación, hacen que las personas sean más pobres, por esto a este tipo de condiciones se les denomina trampas de la pobreza.

La pobreza extrema causa daño a la salud y a nivel psicológico. Estos daños son más graves debido al grado de rechazo social que enfrenta esta población.

Futuro de la pobreza extrema en México

Aunque se habían hecho avances en la reducción de la pobreza extrema en México, estos resultados han emperado como consecuencia de la pandemia del coronavirus. Para el 2018, se reportó que el número de personas en pobreza extrema era de 9.310.153 personas. Cifra que equivale al 7.4% de la población, una reducción de 0.2 puntos porcentuales. Esto corresponde a un incremento moderado en términos de personas viviendo en esta condición.

Sin embargo, estos datos no tienen en cuenta el nivel de afectación a la economía generado por la pandemia. Se estima que le PIB cayó en el 2020 en un 8.5%, según datos de El Economista, lo cual tiene a su vez serias repercusiones para las cifras de pobreza extrema, en donde el número de personas pudo haber ascendido fácilmente a más de las 10 millones de personas durante la pandemia.

Un desafío de soluciones que aún no se vislumbran

Los datos de los últimos años indican que la pobreza extrema se venía reduciendo a una tasa del 0.9% anual del 2011 al 2016. Esto podría hacer que para dentro de una década la pobreza extrema se erradicara. Sin embargo, desde 2016, la reducción de la pobreza extrema se desaceleró al 0.5% anual. Con los nuevos datos se estima que tomaría más de 14 años reducir la pobreza extrema de México. Aún así, las cifras no solo vienen mejorando por cuenta de un mejor nivel de vida de las personas, sino por nuevas estrategias de medición que son más laxas. En este sentido, la reducción reportada no podría ser tan pronunciada como inicialmente se había sugerido. Según Rodolfo de la Torre, del Centro de Estudios Espinosa Yglesias, estas divergencias llaman a ser prudentes en cuanto a las expectativas de la superación de la pobreza. (Nexos)

Porcentaje de la pobreza extrema en México

Dadas las revisiones que se han hecho durante los últimos años, podemos afirmar que el número de personas que viven en condición de pobreza extrema en México oscila entre los 7 y los 10 millones de personas. Puede que con una reducción leve durante el periodo previo a la pandemia, pero con un aumento considerable durante la pandemia. Estamos hablando de entre el 7 y el 9% de la población que vive en esta condición.

En este contexto, las autoridades gubernamentales deben tomar medidas pertinentes para enfrentar las condiciones que hacen a las personas más pobres. Una medida puede ser enfrentar las trampas de la pobreza, en aspectos como la salud, la educación, y los ingresos. Las propuestas como la de la Renta Básica o un ingreso básico para las familias más pobres han venido cobrando relevancia durante los últimos años. En el escenario internacional se ha probado que estas medidas pueden ser efectivas en la lucha contra la pobreza.

Una necesidad de lucha contra la desigualdad

Al volver al punto inicial de referencia de este artículo, el PIB per cápita, es importante recordar que México no es un país pobre. Hablamos más bien de una economía emergente con muchos pobres. La lucha contra la desigualdad en este contexto cobra gran importancia, y aspectos como las transferencias monetarias y los impuestos se vuelven necesidades inaplazables. A la luz de lo que sucede en otras partes del mundo, es vital que México lleve a cabo una reforma fiscal más redistributiva. Estados Unidos ya está llevando a cabo tales iniciativas, cobrando mayores impuestos a los ciudadanos más ricos y brindando transferencias monetarias a los más pobres.

Prioridades en la lucha contra la pobreza extrema

México podría diseñar un esquema similar, enfocándose en quienes sufren pobreza extrema y brindando acceso a las herramientas para superar las trampas de la pobreza. Elementos como la educación, la salud y la primera infancia, son los que se deben tener en cuenta. Expertos en la pobreza como el economista Jeffrey Sachs y los economistas Esther Duflo y Abihijit Banerjee han indicado que estas son las prioridades.

comentarios

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Arriba