MastodonEl Financial Times alerta sobre las consecuencias del retorno de Lula a la política en Brasil
Opinión

El Financial Times alerta sobre las consecuencias del retorno de Lula a la política en Brasil

Este 14 de marzo el diario británico liberal de negocios, El Financial Times, se ha referido a la exoneración de los cargos de corrupción que pesaban sobre el ex-presidente brasilero Lula da Silva por parte de la Corte Suprema de Brasil. Para los editorialistas del diario no es claro que Lula sea inocente de los cargos que se le imputan y advierten que el regreso de Lula a la política brasilera podría ser carta blanca para que los políticos tradicionales y corruptos vuelvan a hacer de las suyas sin enfrentar consecuencias.

Sin embargo, el diario también reconoce la perdida de credibilidad del gobierno de Jair Bolsonaro, debido a su mal manejo de la pandemia y a la permisividad que este ha tenido en temas ambientales, así como su incapacidad para llevar a cabo reformas económicas que mejoren las finanzas del estado y generen un impacto positivo en el crecimiento económico del país. Si bien el diario británico está sesgado a pensar que Lula es en sí mismo sinónimo de corrupción, algo que podría debatirse, el editorial del Financial Times acierta al señalar que el año que viene la política brasilera se encontrará en un escenario altamente polarizado en el que las opciones para elegir que tendrán los ciudadanos serán la extrema derecha y la izquierda tradicional.

Esto es lo que la editorial del Financial Times ha dicho sobre Lula y su regreso:

El político más famoso de América Latina ha hecho su regreso triunfal al centro del escenario político luego de que un juez de la Corte Suprema, de forma inesperada, desestimara todos sus cargos por corrupción. No importa que el fallo favoreciendo al expresidente brasilero Luiz Inácio Lula da Silva estuviera basado en meros tecnicismos, sus simpatizantes saludaron la decisión como una validación de su largamente sostenida creencia de que Lula era victima de una campaña de venganza política.

Las consecuencias de este fallo, asumiendo que sea ratificado por la Corte Suprema en su conjunto, son inmensas. Como un golpe certero, redibuja el mapa electoral para las elecciones presidenciales del próximo año, al permitirle a Lula presentarse de nuevo a los comicios. El presidente derechista Jair Bolsonaro se encuentra en una fuerte posición para ganar la reelección contra una oposición dividida; ahora probablemente el enfrentará un fuerte desafío desde el lado de la izquierda.

Bolsonaro tiene un récord problemático en el poder, el cual ha incluido alabar la dictadura de forma repetida, permitir la deforestación del Amazonas, la cual ha llegado a un registro que no se había visto desde hacía doce años y el manejo desastroso de la pandemia del Covid19, mientras que ha decepcionado a los inversores en sus esperanzas por grandes reformas económicas. Esto podría llevar a la conclusión que el fallo que le permite a Lula retornar a la política solamente puede ser bueno para Brasil.

Aún así, las consecuencias del fallo del juez tiene consecuencias que no serán felices. Le propina un duro golpe a la credibilidad de la más grande y más exitosa investigación contra la corrupción en América Latina. Alza grandes cuestiones acerca del sistema de justicia de Brasil. E incrementa las oportunidades para que los políticos notoriamente centrales de Brasil puedan volver a sus mismas andadas.

El caso contra el expresidente izquierdista Lula da Silva, quien gobernó al país desde 2003 a 2010, surgió de una investigación de corrupción llamada Lava Jato. La investigación fue nombrada así en referencia a un lavadero de autos que se usó como fachada para lavar dinero en Brasilía, la investigación comenzó en el 2014 y descubrió un amplio esquema de contratos corruptos que involucraban a empresas estatales como Petrobras, un grupo de compañías de construcción y un numeroso grupo de prominentes políticos brasileros. La investigación cortó con la impunidad que había reinado entre la élite del país y ganó un gran apoyo público.

Pero en su afán de llevar a los poderosos a rendir cuentas, los fiscales cometieron serios errores. Se filtraron mensajes entre un juez que estaba investigando los casos, Sergio Moro, y los fiscales discutiendo qué evidencia usar contra Lula, de forma que se lograra acorralarlo y asegurar condenas. La decisión subsecuente de Moro de aceptar un puesto en el gabinete de Jair Bolsonaro solamente sirvió para alimentar las acusaciones de prejuicios políticos que pesaban sobre él. El después renunció, pero el daño ya estaba hecho.

Lula ahora ha reavivado las llamas del escándalo Lava Jato en su discurso de vuelta a la política. En vez de hablar de la corrupción extendida que el escándalo descubrió bajo su propio mandato, él se declaró victima de la “más grande mentira judicial en 500 años” y aseguró que el juez que dio vuelta a su sentencia “reconoció que no había habido ningún crimen cometido por mi”. El juez no dijo tal cosa: él simplemente falló que la corte provincial que había atendido el caso de Lula no tenía jurisdicción para juzgarlo, lo cual significaba que el caso debía comenzar de nuevo desde ceros en una corte diferente.

Estas sutilezas legales no serán tenidas en cuenta por la mayoría de brasileros, lo cual significa que ahora la culpa caerá sobre la Suprema Corte. Fallar sobre la jurisdicción de una corte cerca de cuatro años después de que una sentencia ha ocurrido parece algo bizarro; al permitir que tal decisión fuera tomada por un juez, originalmente nombrado por el partido de Lula es algo que lleva a pensar en acusaciones de parcialidad.

Brasil ahora enfrenta un terrible prospecto de impunidad a futuro para los corruptos: La investigación de Lava Jato fue herida de manera silenciosa el mes pasado después de siete años. Casi con la promesa de que la polarizada elección del próximo año será entre candidatos de los dos extremos políticos: la extrema derecha y la izquierda tradicionalista del Partido de los Trabajadores.

Con información del Financial Times.

comentarios

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Arriba