MastodonInversión de valor, Value Investing ¿Qué es y cómo funciona?
Conceptos

Inversión de valor, Value Investing ¿Qué es y cómo funciona?

Inversión de valor

¿Qué es la inversión de valor?

La inversión de valor es una estrategia de inversión que involucra elegir acciones que parecen estar comerciándose a un precio menor que su valor intrínseco.

La inversión de valor también es conocida por su nombre en inglés: Value Investing.

Los inversores de valor activamente buscan descubrir acciones que ellos creen que el mercado de valores está subestimando. Ellos creen que el mercado reacciona exageradamente a las buenas y malas noticias, lo cual resulta en movimientos de precios que no corresponden con los fundamentales de largo plazo de una compañía. La sobre-reacción del mercado ofrece una oportunidad para generar retornos al comprar acciones a precios de descuento.

Warren Buffett es probablemente el inversor de valor más conocido hoy, pero hay otros igualmente importantes, incluyendo a Benjamin Graham (el mentor y profesor de Buffett), David Dodd, Charlie Munger, Christopher Browne (otro alumno de Graham) y el administrador de fondos de cobertura, Seth Klarman.

Benjamin Graham, el denominado “padre de la inversión de valor”.
Benjamin Graham, el denominado “padre de la inversión de valor”.

Ideas clave

La inversión de valor es una estrategia de inversión que involucra elegir acciones que parecen estar comerciándose a un precio menor de su valor intrínseco.

Los inversores de valor buscan activamente descubrir acciones que ellos creen que el mercado está subestimando.

Los inversores de valor usan el análisis financiero, ellos no siguen a la multitud, y son inversores de largo plazo en compañías de calidad.

Entendiendo la inversión de valor o Value Investing

El concepto básico detrás de la inversión de valor es simple: Si conoces el verdadero valor de algo, puedes ahorrarte mucho dinero. Esto si lo compras cuando el activo o esa cosa esté a la venta. La mayoría de las personas podrían estar de acuerdo en que si compras un nuevo televisor a la venta, o a su precio completo, estás obteniendo el mismo televisor, con la misma pantalla y calidad de imagen que si lo compras cuando hay un descuento.

Las acciones funcionan de un modo similar. El precio de una acción de una compañía puede cambiar, incluso aunque su valoración real permanezca igual. Las acciones, como los televisores, pasan por periodos de alta y baja demanda, lo cual lleva a fluctuaciones de precio. Pero esto no cambia lo que tú estás comprando con el mismo dinero.

Compras con descuento

Así como los compradores inteligentes podrían argumentar que no tiene sentido comprar un televisor por su valor máximo, dado que se venden en varias temporadas del año, los inversores inteligentes de valor creen que las acciones funcionan de la misma manera. Por supuesto, a diferencia de los televisores, las acciones no ven reducidos sus precios en tiempos predecibles. Mientras que los televisores pueden ser vendidos en oferta en el Black Friday, es difícil saber cuándo sucederá lo mismo con las acciones.

La inversión de valor es el proceso de hacer el trabajo detectivesco de encontrar estos descuentos secretos en las acciones. Luego de eso se deben comprar las acciones cuando estas se encuentran en precios de descuento en comparación a la valoración de mercado. A cambio de comprar y mantener estas acciones de valor en el largo plazo, los inversores pueden obtener jugosos rendimientos.

Importante: La inversión de valor es un concepto desarrollado por los profesores de la Escuela de Negocios de la Universidad de Columbia, Benjamin Graham y David Dodd en 1934. Esta idea fue popularizada en el libro de Graham, El Inversor Inteligente.

El valor intrínseco y la Inversión de Valor

En el mercado de acciones, la forma equivalente de decir que una acción es barata o se encuentra en descuento es cuando estas se encuentran infravaloradas. Los inversores de valor esperan beneficiarse de estas acciones, a las cuales ellos perciben como de descuento duro.

Los inversores usan varias métricas para intentar encontrar la valoración o el valor intrínseco de una acción. El valor intrínseco es hallado al usar el análisis financiero, como el estado financiero de una compañía, su desempeño, sus ingresos, ganancias, flujo de caja y beneficios así como factores fundamenales, incluyendo la marca de la compañía, el modelo de negocio, el mercado objetivo, y la ventaja competitiva. Algunas métricas usadas para valorar una compañía incluyen:

Ratio Precio/Libro:

(P/L) O valor libro. Este indicador mide el valor de los activos de una compañía y los compara con el precio de las acciones. Si la capitalización de mercado es más baja que el valor de estos activos, la acción está infravalorada. Esto se puede dar por sentado asumiendo que la compañía no esté enfrentando ninguna crisis financiera.

Ratio Precio/ Ganancias:

(P/G) o P/E ratio. Este indicador nos muestra el registro de ganancias de una compañía para determinar si el precio de las acciones no está reflejando todas las ganancias o si la acción está infravalorada.

Flujo libre de efectivo

Este es el efectivo generado por una compañía en ingresos después de que todos los costos y gastos han sido sustraídos. El flujo libre de efectivo es el dinero restante después de que los gastos son pagados, incluyendo costos operativos y grandes compras, denominadas gastos de capital. Los gastos de capital son aquellos como el equipamiento o la actualización de una planta de manufactura. Si una compañía tiene un flujo libre de efectivo, tendrá dinero sobrante para invertir en el futuro del negocio, pagar deudas, dividendos o recompensas a los accioniostas. El libre flujo de efectivo también permite hacer recompras de acciones.

Por supuesto, hay muchas otras métricas usadas en el análisis, incluyendo el análsis de deuda, acciones, venas, y crecimiento de ingresos. Después de revisar estas métricas, el inversor de valor puede decidir comprar acciones si su valor comparativo es suficientemente atractivo. El valor comparativo corresponde al actual valor de la acción versus el valor intrínseco de la compañía.

Principios de la inversión de valor

A lo largo de la historia se han establecido algunos de los principios de la inversión de valor. Estos son los más importantes:

Margen de seguridad

Los inversores de valor requieren algo de espacio para el error en sus estimaciones de valor. Ellos frecuentemente establecen su propio “margen de seguridad”, con base en su tolerancia particular al riesgo. El principio de margen de seguridad está basado en la premisa de que comprar acciones a precio de descuento genera una mejor oportunidad de ganancias. El margen de seguridad también deja la probabilidad de perder menos dinero si el precio de la acción no se desempeña como se espera. El margen de seguridad es considerado una de las claves del éxito en la inversión de valor.

Los inversores de valor usan el mismo razonamiento. Si una acción vale USD 100 y la compras por USD 66, tendrás una ganancia de USD 34 simplemente al esperar que el precio de la acción alcance el verdadero valor de USD 100. Además de esto, la compañía podría crecer y volverse más valiosa, dándote la oportunidad de hacer incluso más dinero. Si el precio de la acción alcanza los USD 110, tendrás ganancias de USD 44, dado que compraste la acción a precio de descuento.

Dato clave: Benjamin Graham, el padre de la inversión de valor, solamente compraba acciones cuando estaban valoradas en dos tercios, o menos, de su valor intrínseco. Este era el margen de seguridad que él consideraba necesario para generar los mejores retornos mientras minimizaba su riesgo de pérdidas.

Los mercados no son eficientes

Los inversores de valor no creen en la hipótesis de la eficiencia de los mercados, la cual dice que los precios de las acciones toman en cuenta toda la información de una compañía. Bajo la idea de eficiencia de los mercados, el precio de una acción reflejaría su valor intrínseco. En vez de ello, los inversores de valor creen que las acciones podrían ser sobrevaloradas o infravaloradas por una variedad de razones.

Por ejemplo, una acción podría estar infravalorada porque la economía se está desempeñando pobremente y los inversores han entrado en pánico y están vendiendo. Este fue el caso durante la Gran Recesión. O una acción podría estar sobrevalorada porque los inversores se han vuelto demasiado optimistas sobre una nueva tecnología sin probar. Así sucedió durante la burbuja de las puntocom. Los prejuicios psicológicos pueden empujar el precio al alza o a la baja, tal como sucede con anuncios inesperados de ganancias, devoluciones de productos, litigios. Las acciones también podrían estar infravaloradas porque están por fuera del radar del mercado, lo que significa que no están siendo cubiertas por los analistas y los medios.

No seguir al rebaño

Los inversores de valor tienen muchas características de rebeldes -ellos no siguen a la multitud. No solamente porque rechacen la idea de la eficiencia del mercado, sino porque cuando todo el mundo está comprando, ellos esán vendiendo o absteniéndose de comprar. Cuando todos los demás están vendiendo, ellos compran o mantienen sus posiciones. Los inversores de valor no compran las acciones que son tendencia, la cuales típicamente están sobrevaloradas. En vez de ello, ellos invierten en compañías que no son nombres familiares en los análisis de mercado. Ellos también analizan las compañías que son nombres familiares cuando los precios se hunden. Generalmente pueden creer que tales compañías podrían recuperarse de sus reveses si sus fundamenales permanecen fuertes y si sus servicios son de calidad.

Los inversores de valor solamente se preocupan por el valor intrínseco de las acciones. Ellos piensan acerca de comprar una acción por lo que verdaderamente es: El porcentaje de la propiedad de una compañía. Ellos quieren ser propietarios de compañías sobre las cuales ellos creen que tienen principios financieros sólidos, independientemente de lo que los demás digan o hagan.

La inversión de valor requiere diligencia y paciencia

Estimar el valor real de una acción requiere algo de análisis financiero, pero también involucra cierto nivel de subjetividad. Esto significa que a veces que las estimaciones de valor pueden ser más un arte que una ciencia. Dos inversores diferentes pueden analizar los mismos datos de valoración de acciones de una compañía y llegar a decisiones diferentes.

Algunos inversores, que solo miran a los datos financieros existentes, no ponen demasiada fe en el crecimiento futuro estimado. Otros inversores de valor se enfocan primariamente en el potencial de crecimiento futuro de la empresa y los flujos estimados de caja. Y algunos otros inversores hacen ambas cosas. Algunos de estos inversores últimos son figuras reconocidas como Warren Buffett y Peter Lynch. Ellos dirigieron El fondo de Fidelity Invesment’s Magellan por varios años y fueron conocidos por analizar las declaraciones financieras y mirar múltiples valoraciones, con el fin de identificar los casos en los que el mercado colocaba un precio erróneo a las acciones.

La recompensa de la paciencia en la inversión de valor

A pesar de los enfoques diferentes, la lógica básica de la inversión de valor es comprar activos por un valor menor al valor intrínseco, retener la acción a largo plazo, y ganar retornos cuando la acción alcance el valor intrínseco o más. Esta estrategia o provee ganancias inmediatas. Uno no puede esperar comprar una acción a 50 dólares el jueves y venderla a 100 dólares el lunes siguiente. En vez de eso, es posible que un inversor tenga que esperar años antes de que la inversión ofrezca retornos, ocasionalmente el inversor podría perder dinero. La buena noticia es que, para la mayoría de los inversores, las ganancias de capital de largo plazo tienen menos impuestos que las ganancias de inversiones de corto plazo.

Como todas las estrategias de inversión, es importante ser paciente y hacer el trabajo de investigación requerido, así como apegarse a la filosofía de inversión de valor. Un inversor podría querer comprar ciertas acciones porque sus fundamentales son fuertes, pero este tendría que esperar si la acción está sobrevalorada. El inversor también podría querer comprar la acción que tiene el precio más atractivo del momento. Si no hay acciones que cumplan esos criterios, el inversor tendría que sentarse y dejar su dinero en el banco esperando hasta que la oportunidad aparezca.

¿Por qué algunas acciones son infravaloradas?

Si uno no cree en la hipótesis de los mercados eficientes, entonces es fácil entender por qué algunas acciones se comercian por menos de su valor intrínseco. A continuación presentamos algunos factores clave que pueden llevar el precio de las acciones a la baja y hacer que se encuentren infravaloradas.

Movimientos de mercado y mentalidad de rebaño

En algunas ocasiones las personas invierten irracionalmente con base en prejuicios psicológicos en vez de mirar a los fundamentales del mercado. Cuando ana acción específica incrementa su valor o cuando todo el mercado asciende en sus precios, la gente compra. Las personas perciben que si hubieran invertido hace 12 semanas, podrían haber ganado un 15%. En consecuencia, los inversores desarrollan un miedo a perderse del mometo (Fear of missing out o FOMO).

De modo contrario, cuando el precio de una acción está cayendo o cuando el mercado en general cae, la aversión a mayores pérdidas impulsa a los inversores a vender. De modo que en lugar de mantener sus pérdidas en el papel y esperar a que el mercado cambie de dirección, ellos aceptan ciertas pérdidas y venden. Tales comportamientos de los inversores son tan extendidos que afectan los precios de acciones individuales, exacerbando las tendencias al alza o a la baja. Los movimientos frecuentemente tienden a ser exagerados.

Colapsos del mercado

Cuando el mercado alcanza puntos excesivamente altos, esto usualmente resulta en una burbuja. Pero debido a que los movimientos no son sostenibles, los inversores terminan teniendo pánico, lo cual lleva a ventas masivas. Esto termina en un colapso del mercado. Esto fue lo que sucedió a principios de los 2000 con la burbuja de las puntocom, cuando las acciones tecnológicas se vendían por un precio mucho mayor a su valor real. También sucedió lo mismo en la burbuja inmobiliaria cuando el mercado colapsó en el 2008. El crash más emblemático de la historia tuvo lugar en la gran caída de 1929.

Acciones que no son tenidas en cuenta

Si uno mira más allá de las noticias, uno podría encontrarse con grandes oportunidades de inversión en acciones infravaloradas que no están en el radar de la gente. Tales acciones tienden a ser de compañías de pequeña capitalización o empresas extranjeras. La mayoría de los inversores quieren encontrar la siguiente gran cosa, tal como una startup de tecnología, en vez de invertir en una aburrida compañía establecida de bienes durables.

Por ejemplo, acciones como Meta (anteriormente Facebook), Apple, y Google, probablemente son más propensas a ser afectadas por la mentalidad de rebaño en inversión, que las firmas establecidas como Procter & Gamble o Johnson & Johnson.

Las malas noticias

Incluso las buenas compañías enfrentan reveses, tales como litigios o devoluciones de productos. Sin embargo, simplemente porque una compañía experimente un evento negativo esto no significa que la compañía no sea fundamentalmente valiosa o que la acción no se recuperará. En otros casos, podría existir un segmento o división que esté afectando la rentabilidad de la empresa. Pero eso puede cambiar si la compañía decide deshacerse de ese negocio.

Los analistas no tienen un buen registro cuando se trata de predecir el futuro, y aún así los inversores se asustan y venden cuando una compañía anuncia ganancias más bajas que las expectativas de los analistas. Pero los inversores que ven más allá de las caídas y las noticias negativas pueden comprar una acción a precio de descuento porque son capaces de reconocer el valor de largo plazo de las compañías.

El carácter cíclico de los negocios

El carácter cíclico está definido por las fluctuaciones que afectan a un negocio. Las compañías no son inmunes a las alzas y bajas del ciclo económico. Este ciclo puede ser de temporada, anual o de un tiempo mayor, y afecta las actitudes de consumidores y empresarios. Todo esto puede afectar los niveles de ganancias y el precio de una acción de una compañía, pero no afecta el valor de largo plazo de una empresa.

Estrategias de inversión de valor

La clave para comprar una acción infravalorada es llevar a cabo una investigación a fondo de una compañía y tomar decisiones de sentido común. El inversor de valor Christopher H. Browne recomienda preguntarse si una compañía incrementará sus ingresos siguiendo los siguientes métodos.

  • Incrementos de los precios sobre los productos
  • Incrementos en las cifras de ventas
  • Caída de los gastos
  • Venta o cierre de divisiones del negocio que no son rentables

Browne también sugiere estudiar a los competidores de la compañía para evaluar los prospectos de crecimiento futuro. Pero las respuestas a todas estas preguntas tenderán a ser especulativas, sin un soporte en los datos reales númericos. Para ponerlo de manera simple: No hay un software cuantitativo todavía disponible para obtener tales respuestas, lo cual hace que la inversión de valor sea un gran juego de adivinación. Por esta razón, Warren Buffett recomienda invertir solamente en industrias en las que hayas trabajado personalmente, o cuyos productos de consumo te sean familiares, como autos, ropa, accesorios o tecnología.

Warren Buffett.

Una cosa que los inversores de valor pueden hacer es elegir acciones de compañías que vendan productos y servicios de alta demanda. Mientras que es difícil predecir cuándo un producto innovador capturará una porción del mercado, es fácil darse cuenta por cuánto tiempo una compañía ha estado en el mercado y estudiar cómo se ha adaptado a los desafíos a lo largo del tiempo.

Compra y venta de información privilegiada

Para nuestro análisis, los insiders son los directores y administrativos senior de una compañía, más cualquier accionista con al menos el 10% de las acciones de una compañía. Los directores y administradores de una compañía tienen un conocimiento único acerca de la compañía que dirigen, de manera que si ellos están comprando la acción, es razonable asumir que los prospectos de la compañía son favorables.

Del mismo modo, los inversores que poseen al menos el 10% de las acciones de una compañía podrían no estar comprando más acciones si ellos no ven potencial de ganancias. Contrariamente, la venta de una acción por parte de un insider no necesariamente señala malas noticias acerca del desempeño anticipado de una compañía. El insider simplemente podría necesitar dinero en efectivo por múltiples razones. No obstante, si una venta masiva ocurre entre insiders, tal situación podría merecer un análisis más profundo sobre la razón de la venta.

Analizar los reportes de ganancias

En algún momento, los inversores de valor tendrán que mirar los análisis y reportes de ganancias para ver cómo se está comportando la compañía en comparación con su competencia.

Los reportes financieros presentan los resultados de desempeño de una compañía anualmente y trimestralmente. La forma anual del reporte es el formulario de la SEC 10-K, y los reportes trimestrales se presentan con el formulario de la SEC 10-Q. Las compañías tienen que presentar, por ley, estos reportes ante la Comisión de Bolsa y Valores de los Estados Unidos. Estos reportes se encuentran en la página de la SEC o en el sitio web de una compañía para sus relaciones con los inversores.

Uno puede aprender mucho sobre una compañía al mirar su reporte anual. Esto explicará mucho de los servicios y productos ofrecidos por la compañía así como la dirección que está tomando la compañía.

Análisis de las declaraciones financieras

La hoja de balance de una compañia provee una gran imagen de la condición financiera de una compañía. La hoja de balance consiste en dos secciones, una listando todos los activos de la compañía y la otra listando todas sus obligaciones y capital. La sección de activos está dividida en el efectivo de una compañía y los equivalentes de efectivo; inversiones, cuentas recibidas o dinero que los clientes adeudan, inventarios, y activos fijos tales como la fábrica y el equipamiento.

En la sección de obligaciones se listan las cuentas por pagar o el dinero que la compañía debe, las obligaciones acumuladas, la deuda de corto plazo, y la deuda de largo plazo. La sección de capital de los accionistas refleja cuánto dinero es invertido en la compañía, cuántas acciones hay, y cuánto la compañía tiene en ganancias retenidas. Las ganancias retenidas son un tipo de cuenta de ahorros que guarda las ganancias acumuladas de la compañía. Las ganancias retenidas son usadas para pagar dividendos, por ejemplo, y son consideradas un signo de una compañía rentable y saludable.

En la declaración de ingresos se detalla cuántas ganancias están siendo generadas, los gastos de la compañía, y las ganancias netas. Al mirar a la declaración anual de la compañía, en lugar de la declaración trimestral, se puede obtener una mejor idea de la posición general de la compañía. La declaración anual brinda una perspectiva mejor ya que muchas compañías experimentan fluctuaciones a lo largo del año.

A tener en cuenta: Los estudios han demostrado que, en general, las acciones de valor tienen un desempeño mejor que las acciones de crecimiento, a largo plazo.

Inversión de valor de aficionados

Es posible convertirse en un inversor de valor sin leer jamás los formularios 10-K de las compañías. La inversión de valor aficionada es una estrategia de inversión pasiva de comprar algunos pocos vehículos de inversión, y mantenerlos, siempre y cuando alguien ya haya hecho una investigación al respecto. Esto es posible gracias a fondos mutuos o ETFs dedicados a la inversión en acciones de valor. En el caso de la inversión de valor, estos fondos serán los que sigan una estrategia de valor y compren acciones de valor- o que rastreen los movimientos de inversores de valor de alto perfil, como Warren Buffett.

Los inversores pueden comprar acciones de su compañía holding, Berkshire Hathaway, la cual posee o tiene interés en docenas de compañías que el mismo Warren Buffett ha investigado y evaluado.

Entendiendo los riesgos de la inversión de valor

Como con cualquier estrategia de inversion, siempre hay un riesgo de pérdida en la inversión de valor, a pesar de que esta es una estrategia de “bajo riesgo”. A continuación se detallan algunos de estos riesgos y por qué las pérdidas podrían ocurrir.

Las cifras son importantes

Muchos inversores usan las declaraciones financieras cuando toman decisiones de inversión de valor. De manera que si tú confías en tu propio análisis, asegúrate de tener la información más actualizada y que tus cálculos sean correctos. Si esto no es así, podrías terminar tomando malas decisiones de inversión o perdiéndote de una gran oportunidad. Si no tienes confianza en tu habilidad para leer declaraciones de análisis financieros y reportes, continúa estudiando estos temas y no hagas órdenes de compra hasta que estés verdaderamente listo.

Una estrategia clave es leer las notas a pie de página. Estas son notas en los formularios 10K o en las formas 10Q que explican las declaraciones financieras de una compañía en gran detalle. Las notas siguen las declaraciones y explican los métodos de contabilidad de la compañía y ahondan en los resultados reportados. Si las notas a pie de página son ilegibles o la información presentada parece no razonable, tú tendrás una idea bastante fuerte de por qué no sería una buena idea invertir en esa acción.

Pérdidas y ganancias extraordinarias

Hay algunos incidentes que podrían sobresalir en la declaración de ingresos de la compañía y que deberían ser considerados como excepcionales o extraordinarios. Estos generalmente están más allá del control de la compañía y son llamados ítems extraordinarios de ganancia o de pérdida. Algunos ejemplos incluyen demandas, reestructuraciones, o incluso un desastre natural. Si tú excluyes estos eventos de tu análisis, probablemente tengas una mejor idea del desempeño futuro de la compañía.

Sin embargo, piensa críticamente acerca de estos ítems, y usa tu juico. Si una comañía tiene un patrón de reportar el mismo ítem extraordinario año tras año, ya no podría ser tan extraordinario. También, si hay pérdidas inesperadas, año tras año, esto puede ser un signo de que la compañía tiene problemas financieros. Los ítems extraordinarios, se supone, son inusuales y no recurrentes. También deberías estar alerta ante las reestruturaciones y las cancelaciones de deuda.

Ignorar las fallas de anális de ratios

Al principio de esta guía discutimos el cálculo de varios ratios financieros que ayudan a los inversores a diagnosticar la salud financiera de una compañía. No existe una fórmula única para determinar los ratios financieros, lo cual puede ser algo problemático. Los siguientes elementos pueden afectar la forma en que los ratios son determinados:

  • Los ratios pueden ser determinados usando números antes y después de impuestos.
  • Algunos ratios no dan resultados exactos sino que se basan en estimaciones.
  • Dependiendo de cómo las ganancias sean definidas en el tiempo, las ganancias por acción de una compañía podrían diferir.
  • Comparar diferentes compañías por sus ratios- inlcuso si sus ratios son los mismos, puede ser difícil dado que las compañías tienen diferentes prácticas de contabilidad.

Comprar una acción sobrevalorada

Pagar de más por una acción es uno de los principales riesgos de los inversores de valor. Tú puedes arriesgarte a perder parte o todo tu dinero si pagas de más. Lo mismo sucede si compras una acción a su valor justo de mercado. Comprar una acción que está infravalorada significa que tu riesgo de pérdida es reducido, incluso si la compañía no se desempeña bien.

Es importante recordar que uno de los principios de la inversión de valor es construir un margen de seguridad en cada una de las inversiones. Esto significa comprar acciones a un precio de dos tercios de su valor intrínseco. Los inversores de valor quieren arriesgar tan poco capital como sea posible en los activos potencialmente sobrevalorados, de modo que ellos tratan no pagar de más por sus inversiones.

No diversificar

La sabiduría convencional de inversión dice que invertir en acciones individuales puede ser una estrategia riesgosa. En vez de ello, se nos enseña invertir en múltiples acciones o en índices de acciones de manera que tengamos exposición a una variedad de compañías y sectores económicos. Sin embargo, algunos inversores de valor creen que puedes tener un portafolio diversificado si tienes un pequeño número de acciones de diferentes sectores de la economía. El inversor de valor y gestor Christopher H. Browne recomiend tener al menos 10 acciones en su “Pequeño libro de la inversión de valor”. De acuerdo a Benjamin Graham, un famoso inversor de valor, lo recomendable es invertir en 10 o 30 acciones si quieres diversificar tu portafolio.

Otro grupo de expertos, sin embargo, dice otra cosa. Si quieres tener grandes retornos, trata de elegir unas cuantas acciones. Esto de acuerdo a los autores de la segunda edición de “Inversión de valor para Dummies”. Ellos dicen que tener más acciones en tu portafolio probablemente te llevará a un rendimiento promedio. Por supuesto, este consejo asume que eres bueno eligiendo a los ganadores, lo cual podría no ser el caso, particularmente si eres novato en la inversión de valor.

Escuchar tus emociones

Es difícil ignorar tus emociones cuando tomas decisiones de inversión. Incluso si tomas un punto de vista desapegado y crítico al momento de evaluar los números, el miedo y la excitación podrían llegar a apoderarse de ti cuando compras una acción. De manera más importante, cuando compras una acción, podrías estar tentado a venderla si el precio cae. Ten en mente que el punto de la inversión de valor es resisitr la tentación del pánico y de hacer lo mismo que hace el rebaño. De manera que no caigas en la tentación de comprar cuando las acciones suben de precio o de vender cuando caen. Tal comportamiento eliminará tus ganancias. Jugar a ser el líder o seguir al ganador puede rápidamente convertirse en un juego peligroso.

Ejemplo de la inversión de valor

Los inversores de valor buscan beneficiarse cuando las sobrerreacciones de mercado vienen al juego después de cada reporte trimestral. Como un ejemplo histórico, el 4 de mayo de 2015, Fitbit publicó sus ganancias trimestrales del primer trimestre de 2016 y la compañía vio un fuerte declive en las horas de trading posteriores. Después de que la agitación terminó, la compañía perdió casi el 19% de su valor. Sin embargo, mientras que los grandes declives del precio de la acción no eran raros después de un reporte de ganancias, Fitbit no solamente cumplió con las expectativas de los analistas sino que incrementó su guía de ganancias para el 2016.

Fitbit, una compañía considerada como inversión de valor en 2016.
Fitbit, una compañía considerada como inversión de valor en 2016.

La compañía ganó USD 505.4 millones en ingresos para el primer trimestre de 2016, un 50% por encima en comparación con el mismo periodo del año anterior. Aún más, Fitbit señaló que esperaba generar entre 565 millones y 585 millones en el segundo trimestre de 2016, lo cual estaba por encima del pronósitco de 531 millones de dólares de los analistas.

La compañía hoy luce fuerte y está creciendo. Sin embargo, dado que Fitbit invirtió sustancialmente en investigación y desarrollo en el primer trimestre de 2016, las ganancias por acción cayeron en comparación con el año anterior. Todavía hay muchos inversores que decidieron vender. Sin embargo, un inversor de valor mira a los fundamentales de Fitbit y entiende que es un activo infravalorado, posicionado para un potencial crecimiento en el futuro.

Conclusiones

La inversión de valor es una estrategia de largo plazo. Warren Buffett, por ejemplo, compra acciones con la intención de mantenerlas indefinidamente. Él una vez dijo: “Nunca intento hacer dinero en el mercado de valores. Compro con la premisa de que el mercado prodría cerrarese al día siguiente y no reabrir hasta en cinco años”. Tú probablemente quieras vender tus acciones cuando haya una compra sustancial o cuando te retires, pero al mantener una variedad de acciones y reternelas a largo plazo, tú puedes venderlas solamente cuando su precio exceda su justo valor de mercado ( y el precio que pagaste porellas).

Con información de Investopedia.

Arriba