MastodonBenjamin Graham ¿Quién fue? El padre de la inversión de valor
Millonarios

Benjamin Graham ¿Quién fue? El padre de la inversión de valor

Benjamin Graham

¿Quién fue Benjamin Graham?

Benjamin Graham fue un inversor influyente cuya investigación en valores estableció las bases para una valoración en profundidad para el análisis de acciones. Hoy, su investigación todavía es ampliamente usada por los llamados inversores de valor. Su famoso libro, El Inversor Inteligente, ha ganado reconocimiento como el trabajo fundacional de la inversión de valor.

Graham fue economista, profesor e inversor. Su filosofía de inversión descifró la psicología de los inversores, y se basaba en la deuda mínima, la idea de comprar y mantener, el análisis fundamental, la concentración y diversificación, comprar en los márgenes de seguridad, el activismo inversionista y el pensamiento contrario.

Primeros años

Benjamin Graham nació y fue bautizado con el nnombre de Benjamin Grossbaum en Londres, Inglaterra el 9 de mayo de 1894. Era hijo de padres judíos.

Por el lado de su madre, él era el tataranieto del rabino Yaakov Gesundheit y un primo del neurocientífico Ralph Waldo Gerard. Cuando Graham tenía apenas un año de edad, su familia se mudó a Nueva York y allí cambiaron su nombre de Grossbaum a Graham con el fin de adaptarse a la sociedad americana y evitar los sentimientos antialemanes y antisemitas.

Después de la muerte de su padre, quien era propietario y administrador de una tienda de muebles, la familia experimentó la pobreza. Graham diría más adelante que esta situación influenciaría sus teorías de inversión al inspirarlo a comprar activos a precios de descuentos después de una quiebra. Graham se convirtió en un buen estudiante graduándose como salutatorian (la segunda mejor nota de su clase) en la Universidad de Columbia. Él declinó una oferta para convertirse en profesor. En lugar de ello, eligió trabajar en Wall Street, donde eventualmente comenzó la sociedad Graham-Newman.

Universidad de Columbia, alma mater de Benjamin Graham
Universidad de Columbia, alma mater de Benjamin Graham

En sus inicios, Graham ganó reconocimiento con el caso “The Northern Pipeline Affair”, un caso temprano de activismo de accionista que involucraba a John D. Rockefeller. La investigación de Graham indicaba que Northern Pipeline Co, tenía una vasta cantidad de efectivo y bonos, que él creía que no estaban siendo bien usados. Graham compró tantas acciones como pudo de la empresa con el fin de forzar, con su voto, la distribución de estos activos entre los inversionistas.

Entendiendo a Benjamin Graham

Benjamin Graham nació en 1894 en Londres, Reino Unido. Cuando él era aún un niño, su familia se movió a Estados Unidos, donde ellos perdieron sus ahorros durante el Pánico Bancario de 1907. Graham estudió en la Universidad de Columbia gracias a una beca y aceptó una oferta de trabajo después de su graduación en Wall Street con Newburger, Henderson y Loeb. A la edad de 25, él ya estaba ganando 500.000 dólares anuales. Pero durante la Gran Caída del Mercadeo de 1929, Graham perdió casi todas sus inversiones, aunque aprendió valiosas lecciones sobre el mundo de la inversión. Sus observaciones después de la caída del mercado lo inspiraron a escribir un libro de investigación con David Dodd, llamado Análisis de Valores. Irving Kahn, uno de los inversores más grandes de Estados Unidos, también contribuyó con su investigación al contenido del libro.

Análisis de Valores fue publicado primero en 1934 durante el comienzo de la Gran Depresión, mientras Graham era un catedrático en La Escuela de Negocios de la Universidad de Columbia. El libro estableció las bases para la inversión de valor, el cual involucra comprar acciones infravaloradas que tienen el potencial de crecer con el tiempo. En un momento en el que el mercado de valores era conocido por ser un vehículo especulativo, las nociones de valor intrínseco y margen de seguridad, los cuales fueron introducidas en Análisis de Valores, pavimentaron el camino para el análisis fundamental de acciones sin especulación de ningún tipo.

Benjamin Graham y la inversión de valor

De acuerdo a Graham y Dodd, la inversión de valor se deriva del valor intrínseco de un activo, independientemente de su valor de mercado. Al usar los factores de una compañía, tales como sus activos, ganancias, y pago de dividendos, el valor intrínseco de una acción puede ser encontrado y comparado con su valor de mercado.

Si el valor intrínseco es mayor que el precio de mercado actual de la acción, el inversor debería comprar la acción y mantenerla hasta que ocurra una reversión a la media. Una reversión a la media es la teoría de que con el tiempo, el valor de mercado y el valor intrínseco convergerán uno hacia al otro hasta que el precio de la acción refleje su verdadero valor. Al comprar una acción infravalorada, el inversor está, en efecto, pagando menos por ella y debería venderla cuando su precio de comercio alcance a su valor intrínseco y real. Este efecto de convergencia del precio solamente suele ocurrir en un mercado eficiente.

Eficiencia de los mercados e irracionalidad de los inversores

Graham era un fuerte defensor de los mercados eficientes. Si los mercados no fueran eficientes, entonces la inversión de valor no tendría sentido en la medida en que el principio de la inversión de valor se funda en la capacidad de los mercados de conectar eventualmente con los valores intrínsecos de las acciones. Las acciones comunes no van a permanecer infladas o infravaloradas para siempre, esto a pesar de la irracionalidad de los inversores en el mercado.

Benjamin Grahm notó que debido a la irracionalidad de los inversores, incluyendo otros factores tales como la incapacidad de predecir el futuro y las fluctuaciones del mercado de valores, comprar acciones infravaloradas o “no favorecidas” es un modo seguro de tener un margen de seguridad.  También los inversores pueden lograr un margen de seguridad al comprar acciones de compañías con altos dividendos y bajos ratios de deuda a acciones, y así diversificar sus portafolios. En el evento de que una compañía vaya a la bancarrota, el margen de seguridad podría mitigar las pérdidas que los inversores podrían tener. Graham normalmente compraba acciones que se comerciaban en dos tercios de su valor neto como su margen de seguridad.

Fórmula de inversión de valor de Benjamin Graham

La fórmula original para encontrar el valor intrínseco de una acción es la siguiente:

Valor intrínseco = GPA x (8.5 + 2g),

Donde el Valor intrínseco equivale al valor esperado de las formulas de crecimiento durante los siguientes 7 a 10 años.

GPA ) = Las ganancias por acción durante los últimos doce mes.

8.5 = PE ratio (tasa de ganancias sobre precio) para una compañía sin crecimiento.

g = Tasa razonablemente esperada de crecimiento para los próximos 10 o 7 años.

Fórmula Revisada

Graham después revisó la fórmula con base en la creencia de que el factor que más contribuía a las valoraciones de las acciones (y sus precios) durante la última década, eran las tasas de interés. En 1974, él restableció su fórmula de la siguiente manera:

V* = (GPA x (8.5 + 2g) x 4.4  )/ Y

Donde

V* = El valor esperado de las fórmulas de crecimiento durante los siguientes siete o diez años.

GPA = Las ganancias por acción de la compañía durante los últimos doce meses,

8.5 = Tasa base de ganancias sobre precio para una compañía sin crecimiento.

g = Tasa de crecimiento razonablemente esperada de las ganancias por acción para los próximos siete o diez años.

4.4 = El rendimiento promedio de los bonos corporativos AAA en 1962 (Graham no especificó la duración de los bonos, aunque se ha señalado que se han usado rendimientos de 20 años para esta variable).

Y = El rendimiento actual de los bonos corporativos AAA.

El Inversor Inteligente de Benjamin Graham

En 1949, Graham escribió el libro aclamado El Inversor Inteligente: El libro definitivo sobre la inversión de valor. El Inversor Inteligente fue ampliamente considerado como la Biblia de la inversión del valor y tiene a un personaje conocido como El Señor Mercado. Míster o Señor Mercado es una metáfora de Graham para los mecanismos de los precios del mercado.

El inversor inteligente, el libro de Benjamin Graham

El Señor Mercado es un socio de negocios imaginario de un inversor que diariamente trata de vender o comprarle las acciones al inversor. El Señor Mercado es frecuentemente irracional y se muestra a la puerta del inversor con diferentes precios en diferentes días. Los precios varían dependiendo de cuán optimista o pesimista se encuentre Señor Mercado. Por supuesto, el inversor no está obligado a aceptar ninguna de las ofertas de compra o de venta.

Graham señala que en lugar de confiar en las declaraciones diarias de Señor Mercado, las cuales se basan en las emociones de los inversores, el inversor debería hacer su propio análisis de las acciones. Este análisis se debe basar en los reportes de la compañía de sus operaciones y posición financiera. El análisis deberá fortalecer el juicio del inversor cuando él haga una oferta a Señor Mercado.

Según Graham, el inversor inteligente es aquel que vende sus acciones a los optimistas y le compra a los pesimistas. El inversor debería mirar a las oportunidades de comprar barato y vender a un precio alto. Estas oportunidades surgen de las discrepancias de valor-precio que nacen en depresiones económicas, colapsos de mercado, eventos únicos y publicidad negativa temporal, así como de errores humanos. Si tal oportunidad no existe en el presente, el inversor debería ignorar el ruido del mercado.

No seguir a la multitud

Al tiempo que se hace eco de los fundamentales introducidos en Análisis de Valores, El Inversor Inteligente también provee lecciones clave para los inversores y lectores.

Algunos de sus consejos son:

No seguir a la multitud;

Mantener un portafolio de 50% de acciones -50% de bonos o efectivo;

Ser cautelosos en el comercio diario,

Tomar ventaja de las fluctuaciones de mercado,

No comprar acciones simplemente porque les gustan a muchos,

Entender que la volatilidad del mercado es algo natural y puede ser usado a favor del inversor, y

Mirar a las técnicas de contabilidad creativa que las compañías usan para hacer parecer sus ganancias pro acciones más atractivas.

Warren Buffett, el discípulo de Benjamin Graham

Un discípulo notable de Benjamin Graham es Warren Buffett, quien fue uno de sus primeros estudiantes en la Universidad de Columbia. Después de graduarse, Buffett trabajó para la compañía de Graham, Graham-Newman Corporation, hasta que Graham se retiró. Buffett, bajo la mentoría de Graham y los principios de inversión de valor, se convirtió en uno de los inversores más exitosos de todos los tiempos y para el 2017 era la segunda persona más rica del mundo. La fortuna de Buffett se estima hoy en más de 108.000 millones de dólares. Otros inversores notables que han estudiado y trabajado bajo la tutela de Benjamin Graham incluyen a Irving Kahn, Christopher Browne, y Walter Schloss.

Warren Buffett

Warren Buffett

En adición a enseñar en la Escuela de Negocios de la Universidad de Columbia, Graham también enseñó en la Escuela de Negocios de la Universidad de California en Los Ángeles y en el Instituto de Finanzas de New York.

Aunque Benjamin Graham falleció en 1976, su trabajo vive hoy y es ampliamente usado por inversores de valor y los analistas financieros. Muchos analistas usan las premisas de Benjamin Graham para mirar los elementos fundamentales de una compañía y revisar sus prospectos de valor y crecimiento.

¿Qué es el premio Dodd and Graham?

El premio Graham and Dodd, en honor a los profesores de finanzas de la Universidad de Columbia, Benjamin Graham y David Dodd, reconoce a las personas destacadas en investigación y literatura financiera en la Revista Financial Analysts.

¿Cuáles son los tres principios de inversión de Benjamin Graham?

A lo largo de su carrera como inversor y académico, Benjamin Graham consolidó tres grandes principios de inversión. Estos son los principios que guían a los inversionistas que buscan compañías de valor. Veamos cuáles son:

Principio 1: Siempre invierte con un margen de seguridad

El margen de seguridad es el principio de comprar un activo con un descuento significativo respecto a su valor intrínseco. Se cree que este principio ofrece unas posibilidades de altos retornos y minimiza el riesgo de una inversión. En términos simples, el objetivo de Graham era comprar activos de 1 dólar por valor de 50 centavos. Él hizo esto muy, muy bien.

Para Graham, los activos de negocio siempre podrían ser valiosos por su estable poder de ganancias o simplemente por su valor líquido en efectivo. Por ejemplo, no era raro para Graham invertir en acciones cuyos activos líquidos en la hoja de balances valieran más que la capitalización total de mercado de la compañía. Esto significa que Graham efectivamente estaba comprando el negocio a precio de descuento. Mientras que él usaba otras estrategias, esta era la típica estrategia de inversión de Graham.

Principio 2: Espera volatilidad y benefíciate de ella

Invertir en acciones significa enfrentar volatilidad. En vez de buscar salidas durante los tiempos de estrés del mercado, el inversor inteligente le da la bienvenida a las grandes caídas como oportunidades para encontrar grandes inversiones. Graham ilustró esto con la alegoría del Señor Mercado, la cual vimos anteriormente.

Dado que el mercado de acciones está lleno de tantas emociones, la lección aquí es que no deberías dejar que las perspectivas del mercado definan tus emociones, o peor, que dicten tus decisiones de inversión. En vez de eso, tú deberías hacer tu propio análisis del valor del mercado con un profundo análisis de los hechos.

Aún más tú deberías solamente cuando el precio que ofrezca el mercado tenga sentido y vender cuando el precio se vuelve demasiado alto. Para ponerlo de otra manera, el mercado fluctuará, algunas veces de forma salvaje, pero en vez de temer la volatilidad, úsala en tu favor para obtener descuentos en el mercado o para vender cuando tus activos estén sobrevalorados.

Entre las estrategias que Graham sugiere para ayudar a mitigar los impactos negativos de la volatilidad del mercado se encuentran:

Compra de acciones por medio de Dollar cost averaging: Lo que implica comprar cada mes un monto determinado de acciones con el fin de aprovechar todas las posibles ofertas del mercado.

Invertir en bonos y acciones: Graham sugiere tener un portafolio distribuido entre bonos y acciones como una forma de preservar el capital durante las caídas del mercado.

Principio 3: Conoce qué tipo de inversor eres:

Graham aconseja conocer los tipos de tu estilo de inversión. Para ilustrar esto claramente, él hace distinciones claras entre varios grupos de inversores en el mercado de valores.

Graham se refirió a los inversores activos y pasivos como los inversores emprendedores y los inversores defensivos. Tú solamente tienes dos opciones reales: La primera elección es hacer un serio compromiso de tiempo y energía para convertirte en un buen inversor. Para este tipo de inversor , la calidad y el monto de investigación dedicada se alinean con el retorno esperado. Si esta no es tu elección, entonces te queda convertirte en un inversor pasivo (uno que espera posiblemente retornos más bajos). Entre más trabajo pongas en tus inversiones y en tu investigación, entonces más alto es el retorno que deberías esperar.

La investigación profunda es la única que puede brindar resultados sobresalientes

Si no tienes ni la intención ni el tiempo o la inclinación para hacer una investigación de calidad, entonces invertir en un índice es una buena alternativa. Graham dijo que este tipo de inversor defensivo podría tener un retorno promedio simplemente comprando las 30 acciones del Promedio Industrial Dow Jones en montos iguales al índice.

Tanto Warren Buffett como Benjamin Graham dijeron que incluso con un rendimiento promedio, tal como el retorno del S&P 500, se podría tener un buen retorno de ingresos por inversión.

La falacia en la que mucha gente cae, de acuerdo a Graham, es que dado que es tan fácil tener un retorno promedio con poco trabajo ( por medio de la indexación), entonces con un poco más de trabajo,, el retorno debería ser ligeramente más alto. La realidad es qu muchas personas que tratan de hacer esto, terminan haciendo las cosas mucho peor que el promedio

En términos modenos, el inversor defensivo sería un inversor de índices o fondos indexados, tanto en bonos como en acciones. En esencia, ellos compran todo el mercado, beneficiándose de las áreas que tienen un mejor desempeño sin tratar de predecir estas áreas antes de tiempo. Al hacer esto, un inversor tiene virtualmente garantizados los retornos del mercado de acciones al dejar que los resultados de largo plazo dicten sus retornos potenciales. De acuerdo a Graham, tratar de vencer al mercado es algo mucho más fácil de decir que de hacer, y muchos inversores se encuentran con que ellos no pueden vencer al mercado.

Fortuna de Benjamin Graham

Aunque Benjamin Graham fue un hombre de gran riqueza, su fortuna estimada no es conocida por los analistas y estudiosos de la historia de hoy. Aún así, se señala que al momento de su muerte, sus herederos accedieron a 3 millones de dólares de la época.

Conclusiones

Benjamin Graham, apodado el “padre de la inversión de valor”, fue conocido por su estilo de inversión, por sus contribuciones académicas sobre la inversión, y por su investigación. Graham dio clases en su alma mater, la Universidad de Columbia, y eventualmente se convirtió en un profesor de cátedra allí. Su libro legendario, El Inversor Inteligente, introdujo la inversión de valor en el mundo de inversión y financiero. Él también definió los principios de inversión adoptados por algunos de los inversores más reconocidos del mundo de hoy, tales como Warren Buffett, Charlie Munger o Bill Ackman.

Con información de Investopedia.

Arriba