Conceptos

¿Qué es la empresa privada? Concepto y definición

Empresa privada

Existen varios conceptos de empresa privada y por lo tanto varios enfoques para entenderla. Cuando nos referimos a empresa privada, por lo general nos podemos referir a tres cosas, todas ellas relacionadas.

1. Empresas con capital privado que están en manos de unos cuantos accionistas particulares. Diferente a las empresas que tienen muchos accionistas y cotizan sus valores en el mercado público de acciones o mercado secundario.

2. Empresas que son propiedad de particulares. Esta empresas pueden cotizar o no en el mercado público de acciones. Como empresas privadas se diferencian de las que son propiedad del gobierno, a las que comúnmente se les llama empresas públicas.

3. El régimen de empresa privada. Esta es otra de las definiciones comunes de empresa privada. Con este término nos referimos a toda la actividad productiva que no es llevada a cabo por el estado y se denomina comúnmente como economía de mercado.

En la presente reseña nos ocuparemos de estas definiciones para entender a profundidad qué es la empresa privada y su influencia en la sociedad.

Antecedentes

Las empresas privadas tienen sus antecedentes más cercanos en los negocios pequeños de los burgos. Estos negocios surgieron en los asentamientos comerciales en Europa en medio de la apertura comercial de finales de la edad media.

Dichos negocios no llegarían a convertirse por sí mismos en grandes empresas.

Empresas privadas en el contexto colonial

Con la conquista del Nuevo Mundo y el florecimiento de la navegación prosperaron compañías privadas a gran escala que exploraban el mundo y explotaban sus recursos naturales.

La primera compañía de gran renombre mundial fue la Compañía Holandesa de las Indias Orientales. Gracias a las garantías que se brindaban a los empresarios en Holanda, esta compañía prosperó y estableció un gobierno colonial privado en Asia. Más tarde este gobierno sería reclamado por Holanda.

Otras grandes compañías que surgieron en ese momento involucraban a la Compañía Británica de las Indias Orientales. Esta compañía conquistó India y tuvo un gran poder comercial, sentando las bases para lo que posteriormente sería el Imperio Británico.

En Occidente compañías como la Compañía Francesa del Mississippi y la Compañía Holandesa de las Indias Occidentales apoyaron la conquista del Nuevo Mundo. Estas empresas también tuvieron un papel importante en el desarrollo de las primeras grandes burbujas financieras de la historia.

Un aspecto esencial es que las primeras empresas o compañías privadas nacen en un contexto mercantilista y colonial.

Los grandes estados no estaban aún consolidados. Las empresas privadas asumieron parte de las tareas de los imperios coloniales antes que estos pudieran establecer ejércitos, recolectar impuestos e imponer el orden social. Por este motivo las primeras empresas privadas tenían un gran poder.

Las empresas no solo no estaban restringidas por el poder de algún estado sino que ellas mismas actuaban como estados, instaurando sus leyes y prerrogativas. Una de las primeras actividades de las grandes compañías coloniales fue el comercio de esclavos. También comerciaron con opio de India a China, lo que causaría dos guerras entre el imperio británico y el imperio chino en el siglo XIX.

La empresa privada en el nacimiento del mercantilismo

Antes de que se estableciera el capitalismo en Occidente, las naciones tenían la idea de que la riqueza del mundo era limitada. En este sentido, cualquier ganancia en el comercio se hacía siempre a expensas de otro país o de otra potencia. Esta perspectiva llevó a que los grandes imperios protegieran a sus compañías de la competencia extranjera. Se impusieron fuertes tarifas comerciales que limitaban cuánto se podía importar de otra nación.

Con el oro como moneda principal y de reserva de valor, los imperios trataron de evitar que su oro terminara en arcas de otros países. A este modo de proceder se le denominó mercantilismo.

Tiempo después, gracias las teorías de Adam Smith y a la revolución industrial, se empezó a pensar que la economía no siempre era estática sino que podía crecer constantemente. El economista Jeffrey Sachs estableció la idea de La Era del Crecimiento para referirse al periodo económico posterior a la Revolución Industrial.

Los desarrollos tecnológicos, con la consolidación de los estados nación modernos sentaron las bases de la innovación como de protección legal para las empresas.

Hoy se asume que la riqueza nacional crecerá siempre que haya innovación y que esta lleve a la producción masiva de nuevos bienes y servicios.

En este contexto, las empresas privadas desempeñan un papel crucial, pues ellas sientan las bases de ese crecimiento económico. Ellas realizan inversión de capital, fomentan la especialización del trabajo, producen en masa y venden los productos.

Elementos que facilitaron el surgimiento de las compañías privadas

En el mundo medieval era muy difícil iniciar un gran emprendimiento particular.

Debido a que se consideraba que la riqueza era estática, muy pocas personas arriesgan capital o prestaban capital para el desarrollo de nuevos emprendimientos.

Con la llegada de la modernidad, las innovaciones y el crecimiento de saberes, se empezó a concebir que la riqueza podía crecer. Esto generó incentivos para que las entidades de crédito empezaran a surgir. Los bancos empezaron a dar créditos a diversas empresas con la esperanza de obtener rendimientos futuros del crecimiento de dichos negocios.

Un segundo elemento que permitió el surgimiento de la empresas privada fue el desarrollo de instituciones estatales fuertes. Estas instituciones hacían respetar los derechos de propiedad y garantizaban el cumplimiento de contratos y actividades comerciales, así como el pago de deudas.

En el mundo medieval, los señores feudales no podían garantizarle a un artesano particular que iban a respetar un acuerdo de negocios. Con frecuencia los préstamos eran no solamente abusivos sino una empresa arriesgada.

Con el nacimiento del derecho comercial, las empresas pudieron surgir como sujetos de derechos y obligaciones legales al igual que los individuos. El establecimiento del derecho y la consolidación de los estados modernos sería la piedra angular del capitalismo. Esto fue advertido por Marx, quien pensaba que para lograr una sociedad sin explotación por parte de las corporaciones privadas era importante deshacerse del estado.

Definición de la empresa privada (Como compañía privada)

Una empresa privada es una firma que se encuentra bajo propiedad privada. Las empresas privadas pueden emitir acciones y tener accionistas, pero no todas comercian sus acciones en el mercado público con una oferta pública inicial. Como resultado estas empresas, que denominamos compañías privadas en sentido estricto, no necesitan cumplir las estrictas regulaciones propias del mercado bursátil. En general, las acciones de estas compañías son menos líquidas (valen menos), y en muchas ocasiones su valor es más difícil de determinar. Las compañías estrictamente privadas emiten sus acciones por medio de rondas de financiamiento particulares en las que participan inversionistas de grandes entidades capitalistas de riesgo.

Cómo funcionan las empresas privadas

Las empresas privadas o compañías privadas frecuentemente son conocidas como compañías de propiedad privada. Hay grandes cuatro tipos principales de compañías privadas: Compañías de un solo propietario, de responsabilidad limitada (LLC), de subcapítulos, S, y las corporaciones C. Todas ellas tienen diferentes reglas para los accionistas, para sus miembros y para el pago de impuestos.

Todas las empresas en Estados Unidos comienzan como compañías de propiedad privada. Las empresas privadas varían en tamaño y alcance, conformando millones de negocios que son propiedad de una sola persona en Estados Unidos. Incluso firmas tan grandes como Cargill, Koch, Deloitte, Amway, con ingresos de más de USD 10.000 millones anuales son denominadas como empresas privadas.

Que las empresas que son de propiedad privada se mantengan como tales puede ser una tarea bastante difícil. Estas requieren la capacidad para obtener capital de fuentes particulares en lugar de dinero de accionistas del mercado público.

Sin embargo, los empresarios que desean obtener más dinero para sus compañías frecuentemente eligen ir al mercado público cuando sus compañías son lo suficientemente grandes. Mientras que las compañías privadas tienen acceso a préstamos bancarios, las compañías públicas pueden vender acciones o financiarse con bonos.

Tipos de empresas privadas

Las compañías de un solo propietario

Ponen la propiedad de la compañía en las manos de una sola persona. Una compañía de propiedad única no es solo una entidad legal. Sus bienes, sus responsabilidades y todas las obligaciones financieras son responsabilidad del propietario. Esto le da al propietario el control total de sus decisiones, pero el riesgo recae únicamente sobre él y le hace más difícil obtener financiamiento para el crecimiento de la empresa.

Sociedades

Son otro tipo de estructura de las empresas privadas. Ellas comparten la responsabilidad ilimitada que tienen las compañías de un solo propietario, pero incluyen al menos dos propietarios. Con una propiedad compartida el riesgo es mucho menor.

Compañías de responsabilidad limitada (LLC)

Frecuentemente tienen múltiples propietarios que comparten la responsabilidad y la propiedad. Esta estructura de propiedad mezcla algunos beneficios de las sociedades y las corporaciones, incluyendo la transferencia de impuestos sobre los ingresos y una responsabilidad limitada.

Corporaciones S y Corporaciones C

Son similares en su estructura a la de las compañías públicas con accionistas. Sin embargo estos tipos de compañías pueden permanecer como empresas privadas y no tienen la obligación de presentar reportes trimestrales o anuales.

Las corporaciones S, de subcapítulos no pueden tener más de 100 accionistas y estos no están sujetos al pago de impuestos por beneficios. Las corporaciones C pueden tener un número ilimitado de accionistas, pero estos están sujetos a doble tributación.

Desventajas de las compañías privadas que dan al paso al mercado público

Los altos costos de emprender una oferta pública inicial es una de las razones por las cuales muchas pequeñas compañías deciden mantenerse como privadas.

Las compañías públicas también requieren más transparencia y deben presentar declaraciones financieras públicamente y otros documentos sobre la base de ciertos periodos regulares. Estos documentos pueden incluir reportes anuales, reportes trimestrales, reportes de eventos importantes y declaraciones de representación.

Pérdida de control

Otra de las razones por las cuales las compañías se mantienen privadas es para mantener la propiedad familiar sobre la empresa. Muchas de las empresas privadas más grandes de hoy han sido propiedad de la misma familia por generaciones. Por ejemplo, Koch Industries, que ha permanecido como propiedad de la familia Koch desde su fundación en los años cuarenta.

Permanecer como una compañía privada significa que una empresa no tiene que responder a accionistas públicos o elegir diferentes miembros para la junta de directores.

Algunas empresas privadas familiares se han convertido en empresas públicas. Las familias mantienen la propiedad familiar y el control de estas empresas con una estructura de doble clase de propiedad. Esto significa que las acciones que posee la familia propietaria les confieren a los familiares mayores derechos de voto en las decisiones de la empresa.

Altas tarifas de inscripción en el mercado público

Convertirse en una compañía pública es el paso final para las empresas que son estrictamente privadas. Una oferta pública inicial de acciones cuesta dinero y toma tiempo para que una compañía la lleve a cabo.

Las cuotas asociadas que una compañía paga cuando se vuelve pública incluyen:

  • La tarifa de registro con la Comisión de Bolsa y Valores,
  • Tarifa de presentación o inscripción ante la Autoridad Regulatoria de la Industria Financiera,
  • Cuota de registro en la Bolsa de Valores, y
  • El dinero pagado a los suscriptores de la oferta.

Empresas privadas (como compañías públicas)

Las compañías públicas cotizan sus acciones en el mercado de valores.

Existen además de las compañías privadas que son propiedad de un pequeño grupo de accionistas o de unos pocos propietarios. Estas compañías, si bien son de propiedad privada ( de accionistas particulares), tienen un conjunto de acciones que se comercian en el mercado de valores.

Estas compañías continúan siendo empresas privadas, ya que su propiedad no hace parte de un estado: como con una empresa pública. Para efectos de diferenciación, las compañías cuyas acciones no se comercian en un mercado de valores o bursátil, se denominan compañías públicas. Las llamamos públicas porque cualquier persona con capital puede comprar sus acciones en la bolsa de valores.

¿Qué es una compañía pública de acciones?

Una compañía pública es una corporación en la que los accionistas pueden reclamar parte de los bienes de la compañía y de sus acciones. Las acciones de una compañía pública se comercian en el mercado secundario o bolsas de valores.

Por medio del comercio de acciones en los mercados bursátiles o extrabursátiles la propiedad de las compañías públicas es distribuida entre los accionistas del público.

Muchos estadounidenses invierten de manera directa en compañías públicas. Si eres un ciudadano americano con un plan pensional o un fondo mutuo, es probable que tu plan pensional o fondo posean acciones de compañías que cotizan en bolsa.

En adición al comercio público de sus acciones, de una compañía pública también se requiere que reporte su información financiera y operacional de forma regular. Si una compañía tiene requerimientos de presentar información al público es considerada una compañía pública por la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos.

Entendiendo el funcionamiento de las compañías públicas

La mayoría de las compañías que comercian sus acciones en el mercado de valores fueron una vez compañías privadas. Las compañías privadas, como lo vimos anteriormente, son propiedad de sus fundadores, sus administradores o de un grupo privado de inversores. Las compañías privadas tampoco tienen requerimientos de presentar información al público. Una compañía tendrá que reportar información al público cuando cumpla los siguientes criterios.

  • Cuando venda sus acciones en una oferta pública inicial.
  • Cuando sus inversores alcancen un número mínimo determinado.
  • Cuando la compañía se registre de forma voluntaria ante la SEC.

Una oferta pública inicial es el proceso mediante el cual una compañía privada ofrece sus acciones al público con la emisión de nuevas acciones. Previo a una OPI, una compañía es considerada como privada.

Acceso al financiamiento en el mercado público de acciones

Al comenzar a emitir sus acciones al público por medio de un OPI se puede considerar que la compañía da un paso importante. La empresa accede a un modo nuevo de financiamiento para invertir en su crecimiento.

Con el fin de completar la aplicación para una OPI, una compañía debe cumplir ciertos requisitos establecidos por los reguladores del mercado de valores. Las empresas que se presentan a una OPI esperan que sus acciones puedan ser listadas en bolsa, pero también tendrán la vigilancia de la SEC.

Una compañía usualmente contrata a un banco de inversión para hacer el mercadeo de su OPI. El banco determina el precio más justo de las acciones y establece la fecha de la emisión de las acciones.

Cuando una compañía hace una OPI, típicamente ofrece a sus actuales inversores la oportunidad de obtener mayores ganancias por la venta de acciones previamente adquiridas. Algunos ejemplos de compañías públicas que han tenido ofertas públicas iniciales de gran éxito incluyen Chevron, Google, Facebook y The Proctor & Gamble.

Dato importante: La Comisión de Bolsa y Valores de los Estados Unidos establece que cualquier compañía que este operando en EE.UU. y que tenga 2000 accionistas o más ( o 500 accionistas o más que no son inversores acreditados) debe registrarse públicamente con la SEC como una compañía pública y adherirse a los estándares y regulaciones de la entidad cuando se trata de reportar las operaciones financieras.

Ventajas de las compañías públicas

Las compañías públicas tienen ciertas ventajas sobre las compañías privadas.

Acceso a capital

Las compañías públicas tienen acceso a los mercados financieros para recolectar dinero por medio de acciones o bonos. Una acción es un valor que representa la propiedad de una fracción de una corporación.

Al vender acciones, los fundadores o los administradores de las compañías pueden liquidar algunos de sus valores en la compañía.

Un bono de una compañía por otra parte es un tipo de préstamo emitido por la compañía con el fin de recaudar dinero. Un inversor que compra un bono corporativo le está prestando dinero a la compañía a cambio de una serie de pagos con intereses fijos. En algunos casos, estos bonos pueden ser comerciados con mayor interés en los mercados secundarios.

Para que una compañía pueda ofrecer acciones en el mercado público debe haber alcanzado cierta capitalización, tamaño operacional, tamaño financiero y éxito comercial. De manera que, las compañías que comercian en los mercados públicos de acciones tienen ya cierta influencia y poder dentro del mercado. Después de esto, el precio de sus acciones fluctuar con las valoraciones que hagan los inversionistas sobre el precio de sus acciones.

Reconocimiento

Las compañías públicas también tienen acceso a un gran reconocimiento global. Compañías como Facebook, Google o Microsoft, han obtenido un alto grado de reconocimiento debido a su participación en el mercado público. Este reconocimiento a su vez es otro de los factores que posibilitan una alta expansión internacional.

Desventajas de las compañías públicas

Sin embargo, la habilidad de acceder al mercado público también viene con el incremento del escrutinio regulatorio. Este escrutinio viene en la forma de reportes administrativos y financieros, y los estatutos de gobernanza corporativa los cuales las compañías públicas deben cumplir estrictamente. Toda esta información se debe presentar a las agencias regulatorias correspondientes.

El hecho de ser una compañía pública también resulta en menos control de la compañía por parte de sus fundadores. En adición, hay costos importantes al llevar a cabo una OPI. Esto sin mencionar los costos legales, de contabilidad, de marketing y del mantenimiento de la compañía como pública.

Estándares regulatorios

Las compañías públicas también deben cumplir ciertos estándares regulatorios establecidos por el gobierno. Deben presentar reportes ante la SEC en plazos previamente estipulados. La SEC establece fuertes requerimientos de reporte para las compañías públicas.

Estos requerimientos incluyen:

  • Revelación pública de las declaraciones financieras en el reporte anual de la compañía, o formulario 10K. Este es un resumen comprehensivo del desempeño financiero de una compañía.
  • Reportes trimestrales de su desempeño financiero- llamados formularios 10Q , y
  • Reportes de eventos, bajo la forma 8K, los cuales reportan eventos como la elección de nuevos directores o adquisiciones.

Presentación de informes

Para las compañías que operan fuera de Estados Unidos, las autoridades regulatorias de cada país también exigirán reportes financieros anuales, trimestrales y de eventos importantes.

Responsabilidad ante los accionistas

Finalmente, cuando una compañía es hecha pública, debe responder ante sus accionistas. Los accionistas eligen a la junta de directores para que supervisen las operaciones de la compañía en nombre de ellos. Aún más, ciertas actividades – como las fusiones o las adquisiciones y cambios en la estructura corporativa y enmiendas, deben ser aprobadas los accionistas. Esto significa que de forma efectiva los accionistas pueden controlar las decisiones de la compañía.

Consideraciones especiales sobre las compañías públicas

Transición de una compañía pública a una compañía privada

Puede haber casos donde una compañía ya no quiera operar su negocio bajo el modelo que es requerido para una compañía pública. Hay muchas razones por las que una compañía pública puede desear ser una compañía privada de nuevo. Una compañía puede decidir que no quiere cumplir con los costosos y demandantes requerimientos de ser una compañía pública. Otras compañías pueden querer liberar recursos para investigación, gastos de capital, y planes de pensión para sus empleados, en lugar de privilegiar a los accionistas.

Cuando una compañía cambia a ser privada, una transacción de “toma privada” es necesaria.

En una “toma privada”, una firma privada de acciones, o varias firmas de acciones privadas puede adquirir todas las acciones sobrantes de la compañía pública.

Algunas veces esto requiere que la firma de acciones privadas asegure financiamiento adicional de un banco de inversión para llevar a cabo el acuerdo.

Una vez que se completa la compra de las acciones sobrantes, la compañía es deslistada de su bolsa de valores y vuelve a ser privada.

La empresa privada como el régimen ideal del libre mercado

Un tercer concepto de empresa privada corresponde con el régimen de empresa privada que sobresale en las economías de libre mercado. A este régimen se le conoce principalmente como la libre empresa.

Javier Milei, un ideólogo libertario. El libertarismo tiende a sacralizar el papel de la empresa privada en la sociedad.

Este término tiene connotaciones ideológicas y se usa de manera frecuente en los debates políticos y económicos. Durante la Guerra Fría, el término fue utilizado para referirse al modo de vida y producción capitalista. Actualmente es señalado por los economistas liberales, neoliberales y libertarios como el ideal moderno de producción. En este sentido, tanto la ética como el modo de vida de los empresarios privados se entiende como una forma de servicio a la comunidad. Por tanto, los economistas liberales y libertarios ven al emprendedor como el héroe moderno al que el estado y la sociedad deben proteger. Los liberales afirman que si el empresario es protegido, este estimulará el progreso general de la economía.

Esta ética liberal del empresariado y la libre empresa tiene sus raíces en el pensamiento liberal clásico. Existen varias referencias a Adam Smith al respecto.

Smith afirmó: “No es por la benevolencia del carnicero, del cervecero y del panadero que podemos contar con nuestra cena, sino por su propio interés.” De esta manera el interés de la empresa privada se convierte en el interés de la sociedad, al ser la empresa privada la entidad que de forma más eficiente provee los productos y servicios que la comunidad necesita.

Responsabilidad de la empresa privada

La idea del empresario como benefactor social ha generado un fuerte debate sobre su papel y sobre la responsabilidad de la empresa en la sociedad.

El economista estadounidense Milton Friedman argumentó que el deber de la empresa privada era brindar los más altos beneficios a los accionistas.. Si esto se da de esta manera, los accionistas tendrán mayores incentivos para invertir su dinero en la empresa privada. Con más inversiones, las empresas pueden producir con mayor calidad y eficiencia los bienes que la sociedad demanda.

Beneficios de la responsabilidad corporativa

Sin embargo, la empresa privada también ha sido observada por otros economistas, como Klaus Schwab, como una entidad que genera impactos indirectos. Estos impactos son las externalidades, y afectan a largo plazo la capacidad de la empresa privada para ofrecer mejores productos y servicios a la sociedad.

Un ejemplo de esto es el cambio climático: La producción de las empresas frecuentemente requiere de la quema de combustibles contaminantes. La contaminación por su parte conduce al cambio climático. Este calentamiento no solo afecta a la comunidad, sino que también afecta a largo plazo la capacidad de la empresa para sobrevivir.

Pero si la empresa actúa pensando solo en beneficio de sus accionistas, como proponía Friedman, lo que se obtendría serían grandes daños para la sociedad.

Por esto, Klaus Schwab ha argumentado que la responsabilidad de la empresa privada es responder a todas las partes interesadas de la sociedad (stake-holders). Al hacer esto, las empresas pueden asegurarse de no afectar otras cadenas de valor en la economía vitales para el libre mercado. Esta toma de responsabilidad se ha vuelto más común en el mundo empresarial y se denomina Responsabilidad Social Corporativa.

Con información de Investopedia.

LO MÁS POPULAR

Arriba