MastodonLos Secretos de la Mente Millonaria, resumen y reseña del libro de Hark Eker
Opinión

Los Secretos de la Mente Millonaria, resumen y reseña del libro de Hark Eker

Los secretos de la mente millonaria

Resumen de Los secretos de la mente millonaria

“Si tu patrón subconsciente del dinero no está “establecido” para el éxito, nada de lo que aprendas, nada de lo que sepas y nada de lo que puedas lograr, hará realmenete una diferencia”. T. Harv Eker, autor de Los Secretos de la mente millonaria.

Cómo piensan los ricos

Los ricos piensan de una determinada manera, mientras que los pobres lo hacen de una manera diferente. Las maneras de pensar de cada uno determinan sus acciones, y por lo tanto, sus resulatdos. Para llegar a ser rico, es necesario comenzar a pensar de la forma en que piensan los ricos.

Parte 1 del libro Los secretos de una mente millonaria

En la primera parte del libro, Harv Eker explica cómo cada uno de nosotros está condicionado para pensr y actuar en relación al dinero. Él luego presenta cuatro estrategias clave para revisar nuestro patrón sobre el dinero.

Lo que es clave en entender es que las raíces crean los frutos.

Así, haciendo un paralelo con las leyes de la naturaleza, Harv Eker explica que lo que está en la raíz es lo que determina lo que sale de las raíces. Lo que es invisible crea lo visible.

Imagina un árbol con frutos. Si los frutos no te gustan por una razón u otra, y tú quieres cambiarlos, tú tendrás que cambiar de árbol, y más particularmente sus raíces. Lo que tu le hagas a los frutos no cambiará su naturaleza. Tú no puedes cambiar los frutos que ya están en un árbol. Sin embargo, tú puedes cambiar los frutos del mañana, y para eso tienes que cabar en el suelo y fortalecer las raíces.

Vivimos en un mundo de causalidad

Nuestra existencia tiene lugar en al menos cuatro reinos: El mundo físico, el mundo mental, el mundo emocional y el mundo espiritual. Es sumamente importante entender que el mundo físico, el que podemos ver, solamente es consecuencia de los otros tres.

El dinero es un resultado, la riqueza es un resultado, la salud y la enfermedad son resultados. Nuestro mundo externo es solamente un resultado de nuestro mundo interno. Si las cosas no van bien en nuestra vida exterior, eso sucede porque las cosas no van bien en nuestra vida interior. Y la única manera de cambiarlas es cambiando nuestro mundo interior primero.

Como seres humanos, somos parte de la naturaleza. También tenemos un patrón interno del dinero que determina nuestros resultados financieros visibles.

Estamos determinados por nuestro patrón interno del dinero

Lo que T. Harv Eker llama el “patrón interno o mental del dinero” es un tipo de termoststo financiero que continuamente nos mantendrá en una zona financiera. Por lo tanto, si de repente nos encontramos con una gran suma de dinero sin estar internamente preparados, hay un gran riesgo de que ese dinero desaparacerá rápidamente. Todos han escuchado ese lema de los ganadores quienes, sin importar cuán grande sea el premio en dinero, rápidamente este retornan a su estado financiero original. Y este estado es el monto de dinero que ellos están acostumbrados a usar en sus vidas diarias.

Del mismo modo, los millonarios que deben sus fortunas a sus propios esfuerzos, tendrán la suficiente capacidad para recuperarse financieramente de manera rápida.

 Nosotros creamos nuestra propia realidad en cierta medida

Una fórmula muy importante resume cómo creamos nuestra propia realidad y nuestra situación financiera.

Esta fórmula es la siguiente:

P => S => A = R

Los pensamientos llevan a sentimientos. Los sentimientos llevan a acciones, y las acciones llevan a resultados.

Todo proviene de los pensamientos.

Y ¿De dónde vienen nuestros pensamientos?

Principalmente nuestros pensamientos vienen de información y programación que hemos recibido en el pasado. En cierta medida, para que sea completa, la fórmula que tenemos debería ser reescrita:

Pr => P => S => A = R

En donde Pr se refiere a la programación que has recibido en el pasado, la cual puede venir en forma de educación y experiencias del pasado.

Solo por medio de la transformación de nuestra programación es que seremos capaces de tomar el primer paso hacia la transformación de nuestros resultados. Pero antes de eso, veamos cómo surge la programación.

Tres factores que intervienen en nuestra programación

En cada campo de nuestras vidas, incluyendo el campo financiero, estamos condicionados en tres formas principales.

La primera influencia: La programación verbal

Todo lo que escuchamos acerca del dinero cuando somos jóvenes, permanece en nuestro subconsciente y dirige nuestra vida financiera.

Frases como “el dinero es la raíz de todos los males, los ricos son codiciosos, los ricos son criminales, tú tienes que trabajar demasiado duro para ganar dinero, eso no es para gente como nosotros, no podemos permitirnoslo”, continuamente tienen un impacto en nosotros como adultos y guían nuestras decisiones acerca del dinero. Si estamos condicionados verbalmente para creer que la riqueza es algo malo, o que es inaccesible para nosotros, la lealtad hacia nuestros amigos y familiares pueden hacer que nos prevangamos de alcanzar el estándar más alto de vida que el que tienen ellos.

La segunda influencia: El modelamiento

Aprendemos mucho por cuenta del ejemplo. En términos de dinero también, tendemos a actuar de la misma forma en que nuestros padres actúan. Por lo tanto, es interesante descubrir cómo nuestros padres se comportaron. ¿Ellos eran gastadores o ahorradores? ¿Invirtieron sabiamente o no del todo? ¿Tomaron riesgos o fueron conservadores? ¿Tenían dinero en el banco o esto era algo esporádico para ellos? ¿El dinero era fuente de alegría para ellos o causa de discusiones? ¿El dinero llegaba fácilmente o de forma difícil?

En términos financieros, la mayoría de nosotros tendemos a ser como uno de nuestros padres, o ambos. A menos que tú quieras adoptar una actitud totalmente opuesta, debido a la ira o la rebelón, serás muy parecido a como fueron tus padres. Cualquiera sea lo que hagamos, no es algo  sin relación alguna con lo que experimentamos en nuestra infancia.

La tercera influencia: Sucesos específicos

Las experiencias que tenemos en relación con las personas ricas, el dinero o la riqueza, cuando fuimos niños, formará las creencias que tengamos en la adultez. Dependiendo de si asociamos el dinero con placer, libertad, seguridad o cualquier otra cosa, nos comportaremos de manera diferente en términos financieros.

Si tú asocias el dinero con experiencias negativas, hay altas probabilidades de que tengas problemas para ganar dinero o para conservarlo. Por otra parte, si el dinero es una fuente de recuerdos placenteros, ciertamente te será más fácil atraerlo hacia ti.

En el mismo sentido, es importante encontrar una razón para hacer dinero o para tener éxito. Si el deseo está basado en el miedo, la ira o la necesidad de probarte a ti mismo algo, ciertamente el dinero no te traera felicidad. ¿Por qué ? Porque tú no puedes solucionar ninguno de estos problemas con dinero. El dinero solamente acentúa lo que ya está allí.

Si es miedo lo que tienes, más dinero solamente cambiará el tipo de miedo que tendrá que ser enfrentado. En vez de estar temeroso de no tener suficiente, tú tendrás miedo de ser atacado, robado, tendrás miedo de perder todo lo que tienes. A menos que enfrentes el miedo en su raíz, ningún monto de dinero será capaz de ayudarte.

En el caso de que las personas estén impulsadas por el deseo de probar algo, ningún monto de dinero podrá aliviar el dolor de sentirte sin valor. Dado que el mundo externo refleja nuestro mundo interno, la creencia de no ser suficiente crea la realidad de no tener suficiente. Lo “no suficiente” se convierte en el modo dominante en el que las personas operan.

En el caso de la ira como motivación para el éxito, esto llevará a una asociación de ideas entre dinero e ira. Por lo tanto, al tener más dinero, tú tendrás más ira. Y si tú quieres deshacerte de tu ira, de manera inintencionada te arriesgas también a perder tu dinero.

4 Estrategias para revisar tu patrón mental del dinero

Después de brindarnos un análisis sobre la forma en que somos programados, T. Harv Eker nos ofrece en su libro, unas estrategias fundamentales para transformar nuestros patrones mentales acerca del dinero.

En relación a cada una de las influencias que determinan nuestro patrón mental del dinero, Harv Eker nos propone 4 pasos clave para cambiar nuestra programación. Estos pasos son:

1/ Conciencia

Antes que nada, para ser capaces de cambiar de actitud, o de comportamiento, tú te debes dar cuenta de cómo funcionan estos comportamientos. Por lo tanto, es necesario observar dentro de nosotros mismos y examinarnos bajo un lente amplificador para identificar nuestros pensamientos, miedos, creencias, hábitos, acciones, e incluso a nosotros mismos en nuestras acciones.

2/ Entendimiento

Luego de eso, debemos tratar de entender de dónde vienen nuestros pensamientos. Reconocemos que estos no proceden de manera directa de nosotros mismos y que no son parte integral de nuestro ser. Es solamente un archivo que fue clasificado en nuestra mente hace mucho tiempo.

3/ Desasociación

Desde el momento en que nos damos cuenta que nuestra manera de pensar es externa a nosotros, podemos decidir mantenerla o dejarla ir, dependiendo de en qué nos hayamos convertido hoy y cuáles sean nuestros objetivos para el mañana.

4/ Declaración

Finalmente, de manera formal expresaremos nuestra intención de hacer o ser algo, y tomaremos las acciones necesarias para convertir esas intenciones en realidad. Una declaración es una afirmación positiva que es expresada abiertamente y con convicción, esto envía un poderoso mensaje a nuestro subconsciente y libera una fuerte energía a todas las celúlas de nuestro cuerpo.

Al concluir esta parte, T. Harv Eker desafía a los lectores al preguntarles cuál es su patrón del dinero. Para responder esta pregunta, el sugiere que las personas examinen sus resultados.

“Evalúa tu cuenta de ahorros. Evalúa tu ingreso y tu riqueza neta. Y evalúa tu éxito en inversiones. Evalúa tu éxito en los negocios. Evalúa si estás gastando o ahorrando dinero. Y evalúa si estás administrando tu dinero bien. Evalúa si eres consistente o inconsistente. Evalúa si trabajas duro para ganar dinero. Y evalúa tus relaciones a la luz del dinero”.

Y si no estás feliz con los resultados, tienes que saber que “la única manera de cambiar tu éxito financiero permanentemente es resetear tu termostato financiero, tu patrón interno del dinero”.

Parte 2 del libro Los Secretos de una mente millonaria

En esta parte del libro, Harv Eker presenta las diferencias entre la forma en que los ricos, los pobres y la clase media piensan acerca del dinero. El desarrolla diecisiete actitudes y acciones para adaptarnos permanentemente al cambio en nuestra vida financiera.

Como vimos en la primera parte, los pensamientos llevan a sentimientos, los sentimientos llevan a acciones, los cuales llevan a resultados. De manera que podemos elegir pensar en formas que promuevan nuestro éxito en lugar de hacer lo opuesto.

Podemos aprender a pensar como personas ricas para lograr los mismos resultados que las personas ricas. Esto es así porque los ricos pienan de modo muy diferente a cómo piensan la clase media y los pobres. Ellos piensan de modo diferente acerca del dinero, la riqueza, ellos mismos, los otros, y casi cada dimensión de sus vidas está marcada por un patrón de pensamiento diferente.

Par pensar como los ricos, debemos por lo tanto conocer cómo piensan los ricos. Esto es lo que Harv Eker nos presenta aquí, después de tener la precaución de declarar que él no quiere denigrar a las personas pobres o parecer como alguien que carece de compasión hacia ellos. El autor hace una advertencia al disculparse por las generalizaciones “enormes” que hará con el fin de que podamos entender y poner en práctica cada principio del que nos habla.

Las 17 grandes diferencias entre ricos y pobres

Aquí están cada una de las observaciones que T. Harv Eker hace en relación a las principales diferencias de acción y pensamiento entre ricos, la clase media y los pobres:

1. Los ricos creen: “Yo creo mi vida¸. El pobre cree: “La vida es algo que me sucede”.

2. Los ricos juegan el juego del dinero para ganar. Los pobres juegan el juego del dinero para no perder.

3. Los ricos se han comprometido a ser ricos. Los pobres no quieren ser ricos.

4. Los ricos piensan en grande. Los pobres piensan en pequeño.

5. Los ricos se enfocan en oportunidades. Los pobres se enfocan en los obstáculos.

6. Los ricos admiran a otros ricos. Los pobres se sienten resentidos hacia los ricos y las personas exitosas.

7. Los ricos se asocian con personas exitosass y positivas. Los pobres se asocian con personas negativas y de poco éxito.

8. Los ricos están dispuestos a promoverse a sí mismos y a hablar de su valor. Los pobres piensan negativamente acerca de promoverse a sí mismos y de hablar de su valor.

9. Los ricos son más grandes que sus problemas. Los pobres son más pequeños que sus problemas.

10. Los ricos son excelentes receptores. Los pobres son malos receptores.

11. Los ricos escogen ser  pagados por sus resultados. Los pobres eligen ser pagados por su tiempo.

12. Los ricos piensan en cosas como “quiero ambos”. Los pobres piensan en términos de “es esto o aquello”.

13. Los ricos se enfocan en su riqueza neta. Los pobres se enfocan en su ingreso ganado.

14. Los ricos manejan su dinero bien. Los pobres manejan su dinero de forma descuidada.

15. Los ricos hacen que su dinero trabaje duro para ellos. Los pobres trabajan duro para tener dinero.

16. Los ricos actúan a pesar del miedo. Los pobres dejan que el miedo los detenga.

17. Los ricos constantemente aprenden y crecen. Los pobres piensan que ellos ya saben todo lo que necesitan saber.

Conclusiones sobre el libro Los secretos de una mente millonaria

No solamente el libro Los Secretos de una mente millonaria puede a volverte más rico financieramente, sino que también es una guía para llevar riqueza y abundancia a todas las demás áreas de tu vida. Demuestra cómo el desarrollo personal se encuentra en la raíz de todo el desarrollo financiero.

Es fácil disfrutar el concepto de patrón interno del dinero. Este es un concepto bastante claro y directo. Aún más, lo que mucha gente ha encontrado en este libro es que tiene el poder de cambiar las cosas en sus propias vidas. Los Secretos de una Mente Millonaria provee soluciones concretas que todas las personas pueden aplicar de forma inmediata.

Entonces, la sugerencia al modelar a los ricos, es explicarnos cómo piensan ellos y llevar estos pensamientos y estructura de acción a nuestras propias vidas.

Algunas personas todavía pueden preguntarse ¿Es haciendo lo mismo que hacen los ricos la mejor forma de obtener los mismos resultados?

La conclusión es bastante obvía. Tienes que cambiar tu manera de pensar y guiarla por la forma en que piensan y actúan las personas más exitosas.

Del mismo modo en que el autor lo expresa: “Convertirse en alguien rico no tiene tanto que ver con ser financieramente rico, sino con el tipo de persona en la que nos convertimos, en el cáracter y la mente. De modo que la manera más rápida para ser rico es trabajar en mejorarte a ti mismo”.

Harv Eker elabora algunos de los principios que son importantes para cada persona que desee ser libre financieramente y alcanzar un gran éxito en su vida. De este libro se extraen dos principios básicos: Las personas deben hacerse responsables de sus vidas y deben comprometerse en cambiar su modo de pensar y actuar.

Este resumen del libro en profundidad podría darte la impresión de que ya sabes suficiente del tema y que no tienes que leer el libro. Sin embargo, sería un error no leerle y pasar por todos los ejercicios prácticos que Harv Eker nos propone. Y como tú ya debes saber, no es el conocimiento lo que crea el cambio, es la acción.

Puntos fuertes del libro

Tiene un enfoque real del desarrollo personal para incrementar tus ingresos, especialmente en el contexto de los negocios.

Posee un estilo directo que es simple y fácil de entender.

Es divertido.

Contiene ejemplos concretos, testimonios personales impresionantes y metáforas reveladoras para ilustras los puntos del libro.

En cada etapa, hay ejercicios específicos para aplicación inmediata de todo lo que se ha dicho.

Tiene conceptos interesantes para aplicar en tu vida financiera, pero también es válido para todas las áreas de tu vida.

Posee un contenido muy rico.

Puntos débiles del libro

Contiene una estructura un poco desordenada, especialmente en la primera parte.

Es difícil de resumir porque casi todo lo que dice es importante.

Del mismo modo, el libro carece de una alerta que nos informe de que cada uno de estos elementos tendrán una aplicación diferenciada dependiendo del contexto social de cada persona. Puede sentirse en ciertos puntos de la lectura, sino en su gran mayoría, que se culpa a las personas pobres por su condición, en lugar de reconocer que gran parte de su condicionamiento frente al dinero y de las limitaciones que las personas pobres experimentan vienen marcadas por su educación, experiencias de vida y contexto particular, los cuales en muchas ocasiones son difíciles de cambiar.

Aún así, este libro puede ser de especial ayuda para todas las personas que están buscando crecer financieramente y llevar su desarrollo personal al siguiente nivel. Sin lugar a dudas se trata de una lectura recomendada con un contenido emporedador que vale la pena explorar.

Con información de Medium.

Arriba