Noticias

Biden presenta su plan de recuperación económica de 1.7 trillones de dólares

*El nuevo plan de 1.7 trillones de dólares para luchar contra el cambio climático y estimular la economía se une al plan de 1 trillón de dólares para infraestructura que deben ser debatidos y aprobados por el Congreso de los Estados Unidos.

El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden ha revelado su plan de recuperación económica y de lucha contra el cambio climático de 1.75 trillones de dólares, el cual ha dicho que unificaría a los demócratas rápidamente, pero que ha sido descartado o criticado por miembros de su propio partido.

“Tenemos una estructura económica histórica” que creará puestos de trabajo y hará que los Estados Unidos sean más competitivos, dijo Biden después de un viaje de último minuto para convencer a los miembros progresistas de su propio partido que han sido reacios a apoyar el plan de gasto. Biden salió luego para la cumbre de líderes del Grupo de los 20 en Italia.

Biden ha dejado al Congreso de los Estados Unidos batallando con sus propios conflictos y preguntas no respondidas, pero un Congreso que ahora parece inclinarse más hacia votar por su agenda económica, quizás dentro de algunos días.

Cómo podría ser eso exactamente, esa es una pregunta que aún permanece sin resolverse.

Es todavía poco claro si los demócratas moderados, quienes quieren un acuerdo bipartidista y relacionado con este, de 1 trillón de dólares para infraestructura, se unirán para apoyar este plan. Algunos demócratas progresistas votarán solamente por el proyecto de infraestructura, el cual contiene medidas de gasto más complicadas, y múltiples legisladores estarían deseosos de ver algunos cambios en el plan de Biden de recuperación económica.

Tampoco se sabe si un puñado de republicanos de la Cámara están todavía comprometidos para votar por la ley bipartidista, o si incluso esto importa. La vocera de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi ha discutido planes para votar el jueves en el proyecto de infraestructura, el Comité de Reglas de la Cámara publicó un texto preliminar del proyecto de ley de 1684 páginas.

“De manera que estamos a bordo para que este acuerdo llegue a su término”, dijo Pelosi. “Pero para aquellos que dijeron que querían ver el texto, el texto está allí. Para que ustedes lo revise, para que ustedes se quejen, para que ustedes añadan o sustraigan, cualquiera sea lo que quieran hacer con él”.

La lucha sobre los 2.75 trillones de dólares en gasto que podrían dar forma a la economía estadounidense en los próximos años se dará en los siguientes días con Biden, quien ha estado altamente involucrado en las negociaciones, a miles de millas de distancia. Él no retornará a Washington hasta el miércoles.

En una reunión de los demócratas de la Cámara el jueves, Biden pidió el apoyo de estos, de acuerdo con una persona familiar con el asunto.

“Necesito que ustedes me ayuden, necesito sus votos”, dijo la persona citando a Biden. “No pienso que sea una hipérbole decir que las mayorías de la Cámara (demócratas) y el Senado serán determinadas por lo que pase durante la siguiente semana”.

Biden se postuló a la presidencia con la promesa de frenar la creciente desigualdad en Estados Unidos, usando el gasto social y de educación, los cuales serían pagados por las compañías y los ricos. Él prometió alejarse del recorte de impuestos del 2017 y las reducciones fiscales que ocurrieron bajo el mandato de su predecesor, el republicano Donald Trump.

El presidente espera alcanzar un acuerdo antes de la cumbre de Roma, donde un impuesto mínimo global estará en la agenda, y de la conferencia del clima en Glasgow, donde Biden espera presentar el mensaje de que Estados Unidos está de vuelta en la lucha contra el calentamiento global.

“No todo el mundo tiene lo que quiere, ni siquiera yo”, dijo Biden en sus comentarios desde la Casa Blanca. “Pero eso es lo que el compromiso es. Eso es el consenso. Y para eso fue para lo que me presenté a la presidencia”.

La representante estadounidense Pramila Jayapal, quien preside el Caucus progresista del Congreso, dijo que el grupo necesitaría ver cualquier texto de ley de gasto antes de prometer votar en la legislación sobre infraestructura.

La Casa Blanca dijo que el plan de gasto más grande presentado por Biden el jueves podría ser completamente pagado al repeler ciertos descuentos de impuestos pasados en la administración Trump e imponiendo unos recargos en las recompras de acciones corporativas y a las ganancias de los individuos más ricos de Estados Unidos.

La estructura del proyecto incluye 555 mil millones en gasto para iniciativas destinadas a combatir el cambio climático y seis años de financiación de preescolar, entre otros ítems importantes de la agenda.

Pero esta estructura no incluye las vacaciones familiares extendidas propuestas o un impuesto a los multimillonarios. Algunos grupos influyentes de lobby y constituyentes estaban irritados por la ausencia de compromisos clave por parte de la administración Biden dentro del proyecto.

“Estamos indignados porque la estructura inicial del proyecto no reduce los costos de los medicamentos de prescripción”, dijo AARP, una organización activista a favor de los ancianos, en una declaración.

La ausencia de vacaciones familiares extendidas pagas, notaron los demócratas, dejando a los Estados Unidos como la única entre un puñado de naciones ricas en el mundo que no provee vacaciones o paga permisos pagos por maternidad.

“El acuerdo no está hecho hasta que el Senado actúe… esto no está hecho”, dijo el senador Ron Wyden, un defensor por los permisos de maternidad y paternidad pagos.

Algunos republicanos apoyan el proyecto de infraestructura, pero la mayoría de los legisladores en ese partido se oponen a ambas propuestas de ley, y Biden solo puede permitirse perder tres votos en la Cámara para hacer que cualquiera de los dos proyectos pasen.

En adición a su ligera mayoría en la Cámara, los demócratas solo controlan de forma estrecha el senado, con la vicepresidente de los Estados Unidos Kamala Harris sosteniendo el voto para romper los empates, lo que significa que cualquier legislación debe tener el apoyo de la amplia gama de legisladores del partido demócrata, tanto progresistas como moderados.

Con información de la agencia Reuters.

LO MÁS POPULAR

Arriba