Mastodon Puntos básicos en finanzas. ¿Qué son y cuál es su utilidad?
Conceptos

Puntos básicos en finanzas. ¿Qué son y cuál es su utilidad?

puntos básicos

Los puntos básicos son un concepto común cuando los bancos centrales y diversos negocios hablan sobre política monetaria o indicadores de crecimiento. Aún así, este concepto sencillo, puede resultar algo complejo para los no iniciados en finanzas. 

En esta revisión explicaremos este concepto y su importancia para las definiciones matemáticas en las finanzas. 

¿Qué son los puntos básicos? 

Los puntos básicos, también conocidos como pb, o en habla inglesa bp, bps, o bips, son una unidad de medida usada en las finanzas. Esta unidad se usa para describir un cambio de porcentaje en el valor de instrumentos financieros. Así, puede describir el cambio en una tasa, un índice u otra medida de referencia. 

¿A cuánto equivale un punto básico? 

Un punto básico equivale a 0.01 por ciento (1/100 por ciento), o a 0.0001 en su forma decimal. De la misma manera, un punto básico fraccional tal como 1.5 puntos básicos es equivalente a 0.015% o a 0.00015 en su forma decimal.

En la mayoría de los casos, los puntos básicos se refieren a los cambios en las tasas de interés de los bancos centrales o al rendimiento de los bonos. 

Ideas clave 

Los puntos básicos, también conocidos como pb o bp, son una unidad de medida usada en las finanzas para describir el cambio de porcentaje en el valor o en la tasa de un instrumento financiero. 

Un punto básico es equivalente a 0.01 por ciento (1/100 por ciento) o a 0.0001 en su forma decimal. 

En el mercado de los bonos de deuda, un punto básico es usado para referirse al rendimiento que ese bono paga al inversor. 

Entendiendo los puntos básicos 

Para entender el uso práctico de los puntos básicos consideremos el siguiente ejemplo. En junio de 2017, el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) incrementó su tasa de referencia por 25 puntos básicos en un rango de 1% al 1.25%. Esto significa que las tasas se incrementaron en un 0.25 puntos porcentuales, desde el rango de 1% a 1.25%. 

En el mercado de bonos, los puntos básicos son usados para referirse a los rendimientos que los instrumentos de renta fija pagan a los inversores. Por ejemplo, si el rendimiento de un bono salta del 7.45% al 7.65%, se dice que se ha incrementado en 20 puntos básicos. 

Consideremos la siguiente declaración: “El rendimiento de los bonos fue de 10% antes de incrementarse un 5%. Esta expresión podría ser interpretada en dos formas completamente diferentes. En un escenario, el incremento del 5% es absoluto, en cuyo caso el nuevo rendimiento es del 15%. Alternativamente, el incremento podría ser relativo, donde 5% de 10% es solamente 0.5%. En este escenario, el nuevo rendimiento de los bonos sería de solamente el 10.5%. 

Eliminando la ambigüedad 

Dado que los puntos básicos siempre son iguales a una parte de cada 100 o el 1% de una unidad, o 0.01%, el ejemplo anterior demuestra cómo ellos pueden eliminar la ambigüedad y crear una medida universal que pueda ser aplicada a los rendimientos de cualquier bono. El incremento desde el 10% es, o bien 50 puntos básicos (lo cual es 10.5%) o 500 puntos (lo cual es hasta el 15%). 

Aunque los puntos básicos primariamente se usan para designar rendimientos y tasas de interés, pueden ser usados igualmente para referirse al cambio del porcentaje en el valor de un activo tal como una acción. Por ejemplo, un analista podría describir cómo un índice de acciones ascendió 134 puntos básicos a lo largo de una jornada de trading. Esto representa un incremento del 1.34% en el valor del índice. 

Conversión de puntos básicos a porcentajes 

La forma más fácil de convertir puntos básicos a su forma porcentual es simplemente tomar los puntos básicos y multiplicarlos por 0.0001, lo cual entregará el porcentaje en su forma decimal. Por ejemplo, si uno desea convertir 384 puntos básicos a su forma porcentual, simplemente se multiplica 384 por 0.0001. Esto nos dará como resultado 0.0384, lo cual es equivalente a 3.84 por ciento (0.0384 X 100). 

Esta conversión también puede hacerse en sentido inverso con el fin de obtener el número de puntos básicos que un porcentaje representa. Para hacer esto hay que dividir el porcentaje ( en su forma decimal) por 0.0001. Por ejemplo, asumiendo que una tasa o bono ha incrementado su referencia en 2.42%, uno podría tomar  la cifra 0.0242 (2.42%/100) y dividir por 0.0001, lo cual nos da 242 puntos básicos. 

Con información de Investopedia

LO MÁS POPULAR

Arriba