Mastodon ¿Qué son las leyes antimonopolio y cómo funcionan? 
Conceptos

¿Qué son las leyes antimonopolio y cómo funcionan? 

Leyes antimonopolio

¿Qué es una ley antimonopolio? 

Las leyes antimonopolio son regulaciones que animan la competencia  al limitar el poder de mercado de una firma en particular. Esto frecuentemente involucra asegurar que las fusiones y las adquisiciones no concentren abiertamente un gran poder de mercado o que formen monopolios. Las leyes antimonopolio también pueden impulsar la división de firmas que se han convertido en monopolios. 

Las leyes antimonopolios también buscan prevenir que múltiples firmas se asocien para formar un cártel que limite la competencia por medio de prácticas como la fijación de precios. Debido a la complejidad de decidir qué prácticas limitan la competencia, las leyes antimonopolio se han convertido en un campo especializado de la legislación. 

Ideas clave 

Las leyes antimonopolio fueron diseñadas para promover y alentar la competencia dentro de todos los sectores de la economía. 

En Estados Unidos, la ley Sherman, la ley de la Comisión Federal de Comercio y la Ley Clayton son las principales leyes antimonopolio.

Hoy, la Comisión Federal de Comercio, algunas veces de manera conjunta con el Departamento de Justicia, tiene la tarea de aplicar las leyes antimonopolio en Estados Unidos. 

Entendiendo las regulaciones antimonopolio 

En Estados Unidos, las leyes antimonopolio son un amplio grupo de leyes estatales y federales diseñadas para garantizar que los negocios compitan justamente. El “monopolio”, en antimonopolio, se refiere a un grupo de negocios o a un negocio que forma un monopolio con el fin de dictar el precio en un mercado en particular. 

Los defensores de estas medidas dicen que las leyes antimonopolio son necesarias y que la competencia entre los vendedores les da a los consumidores precios más bajos, productos y servicios de mejor calidad, más elecciones, y mayor innovación. La mayoría de las personas están de acuerdo con este concepto y con los beneficios de un mercado abierto. Sin embargo, hay quienes reclaman que permitirle a las empresas competir como mejor les parezca les daría a los consumidores finalmente los mejores precios. 

Siguiendo el ejemplo de Estados Unidos, otras jurisdicciones como los países de la Unión Europea, los países latinoamericanos, las naciones africanas, China y sus contrapartes asiáticos han creado sus propias versiones de leyes antimonopolios con el fin de evitar que las compañías abusen de su poder de mercado. Este abuso de la posición de mercado generalmente se ve reflejado en mayores costos o servicios de mala calidad para los consumidores cuando las empresas que proveen un servicio en particular no tienen competencia. 

Leyes antimonopolio 

La Ley Sherman, la Ley de la Comisión Federal de Comercio, y la Ley Clayton son las principales leyes que establecieron las bases de la regulación antimonopolio en Estados Unidos. Antes de la Ley Sherman, la ley Interestatal de Comercio fue también benéfica en el establecimiento de regulaciones antimonopolio, aunque fue menos influyente que algunas de las otras. 

El Congreso de Estados Unidos emitió la Ley Interestatal de Comercio en 1887 en respuesta a la creciente demanda pública de que las líneas ferroviarias fueran reguladas. Entre otros requerimientos, la ley ordenó a las líneas ferroviarias cobrar una tarifa justa a los pasajeros y publicar estas tarifas públicamente. Fue el primer ejemplo de una ley antimonopolio, pero fue menos influyente que la Ley Sherman, que fue aprobada en 1890. 

La Ley Sherman ilegalizó los contratos y las conspiraciones que frenaban el comercio y/o monopolizaban industrias en un intento para detener la competencia de nuevos actores o para la fijación de precios. En ese entonces las empresas se dividían los mercados y fijaban precios en cada uno de ellos a su antojo. De la misma manera, las empresas amañaban las ofertas de contratos públicos para ganar posición de mercado. La Ley Sherman estableció penalizaciones específicas y multas para aquellos que intentaban acaparar poder de mercado o se beneficiaban de su poder de mercado a costa de los consumidores. 

En 1914, el Congreso emitió la Ley de La Comisión Federal de Comercio, prohibiendo las prácticas de competencia desleales y las prácticas y acciones engañosas. La Ley Clayton fue también emitida en 1914, enfrentando prácticas específicas que la Ley Sherman no había prohibido. Por ejemplo, la ley Clayton prohíbe el nombramiento de la misma persona para tomar las decisiones de negocios en compañías que se encuentran compitiendo entre sí. 

Consideraciones especiales 

En Estados Unidos, la Comisión Federal de Comercio y el Departamento de Justicia tienen la tarea de aplicar las leyes federales antimonopolio. En algunos casos, estas dos autoridades también pueden trabajar con otras agencias regulatorias para asegurar que ciertas fusiones corporativas sean beneficiosas para el interés público. 

La FTC generalmente se enfoca en sectores de la economía en los que el gasto del consumidor es alto, incluyendo el cuidado de salud, las medicinas, alimentos, energía, tecnología, y cualquier cosa relacionada con las comunicaciones digitales. Los factores que podrían impulsar una investigación de la FTC incluyen los documentos y notificaciones de fusiones, ciertas correspondencia de consumo del público y los negocios, investigaciones del Congreso, o artículos sobre temas económicos y relacionados con los consumidores. 

Si la FTC cree que una ley ha sido violada, la agencia tratará de detener las prácticas cuestionables o de encontrar una resolución para el actor que esté ejecutando las prácticas anticompetitivas, por ejemplo, una fusión propuesta entre dos competidores. Si no se encuentra una resolución, la FTC podría presentar una queja administrativa y/o buscar la implementación de medidas cautelares en una corte federal. 

La FTC podría también referir la evidencia de las violaciones antimonopolio al Departamento de Justicia. El Departamento de Justicia tiene el poder de imponer sanciones criminales y mantiene la jurisdicción antimonopolio en ciertos sectores, tales como las telecomunicaciones, los bancos, las líneas ferroviarias y las aerolíneas. 

Ejemplo de violación de las leyes antimonopolio 

Durante mucho tiempo Google ha sido un actor dominante en el mercado de anuncios para búsquedas web. Este enorme poder de mercado ha hecho que la empresa haya sido objeto de gran atención por parte de las autoridades regulatorias, tanto en Estados Unidos como en la Unión Europea. 

A principios de 2014, Google propuso un acuerdo antimonopolio con la Comisión Europea. Google dijo que podría desplegar resultados de al menos tres competidores cada vez que mostrara resultados para búsquedas especializadas relacionadas con productos, restaurantes, y viajes. Los competidores, en cambio, podrían ser responsables de pagarle a Google cada vez que alguien hiciera clic en tipos específicos de resultados mostrados al lado de los resultados de Google, con el motor de búsqueda eligiendo a un monitor independiente para que decidiera el monto del pago. 

La propuesta estipuló que proveedores de contenido como Yelp podrían optar por remover su contenido de las búsquedas especializadas de Google sin enfrentar penalizaciones. El gigante de búsqueda también sugirió remover las condiciones que hacían difícil para los anunciantes mover sus campañas publicitarias hacia sus competidores; los sitios que usan las herramientas de búsqueda de Google podrían haber mostrado anuncios de otros servicios. La propuesta de Google finalmente no fue aceptada. 

Dato de interés: El 20 de octubre de 2020, el Departamento de Justicia de Estados Unidos presentó una demanda antimonopolio contra Google por prácticas anticompetitivas relacionadas con su supuesta dominancia en el mercado de anuncios en las búsquedas web. 

Prácticas que las leyes antimonopolio enfrentan 

Las leyes antimonopolio están dirigidas a enfrentar toda una serie de prácticas que maximizan de manera significativa los beneficios de las corporaciones a costa de los consumidores. 

Las principales prácticas que las leyes antimonopolio enfrenta son: 

División de mercados 

La división de mercados es un esquema ideado por dos o más entidades para mantener sus negocios en territorios geográficos específicos o en tipos de clientes. Este esquema también podría denominarse como monopolio regional. 

Para ilustrar esto, supongamos que una compañía opera en el Noreste y otra compañía opera en el suroccidente. Si la compañía A acuerda permanecer en el Noreste, la compañía B no entrará en el Noreste, y dado que los costos de hacer el negocio son tan altos que las startups no tienen oportunidad de competir, ambas compañías tienen un monopolio de facto. 

En el 2000, la Comisión Federal de Comercio encontró a FMC culpable de colusión con Asahi Chemical Industry por dividirse el mercado para la celulosa microcristalina, un mezclador principal para las tabletas farmacéuticas. La Comisión prohibió a FMC distribuir celulosa microcristalina a cualquier competidor por diez años en Estados Unidos, y también le prohibió a la compañía la distribución de cualquier producto de Asahi por cinco años. 

Manipulación de licitaciones 

La práctica ilegal entre dos o más compañías de colusión para ganar un contrato es llamada manipulación de licitaciones. Cuando se hacen licitaciones, las partes “perdedoras” generalmente hacen ofertas de menor calidad con el fin de permitir que “el ganador” tenga éxito para asegurar un acuerdo. Esta práctica es un delito en Estados Unidos y viene con sanciones monetarias e incluso prisión. 

Como ejemplo de esto podemos suponer que hay tres compañías, y que todas las tres han decidido operar secretamente como un cártel. La compañía 1 ganará la licitación actual, en la medida en que permita a la compañía 2 ganar la siguiente y a la compañía 3 ganar la que sigue después de esta. Cada compañía juega el mismo juego de manera que todas las tres retienen su poder de mercado y sus precios, por lo que previenen la competencia. 

Formas de manipulación de licitaciones

La manipulación de licitaciones puede dividirse en las siguientes formas: Supresión de ofertas,  ofertas complementarias, y rotación de ofertas. 

Supresión de ofertas: Los competidores se abstienen de una licitación o se retiran de una licitación, de manera que un ganador designado de la licitación sea aceptado. 

Ofertas complementarias: También conocidas como cubiertas o ofertas de cortesía, la oferta complementaria tiene lugar cuando  los competidores coluden para presentar ofertas inaceptablemente altas para el comprador o incluyen provisiones especiales en la oferta que efectivamente la hacen imposible de aceptar. Las ofertas complementarias son la forma más frecuente de manipulación de licitaciones y son diseñadas para defraudar a los licitadores al crear la ilusión de que hay un ambiente de genuina competencia. 

Rotación de ofertas: En las rotaciones de ofertas, los competidores toman turnos para ser el oferente más barato sobre varias especificaciones de los contratos, tales como tamaño del contrato y volúmenes. Los modelos de rotación estricta de contratos violan la ley del azar y señalan la presencia de una actividad de colusión en las ofertas de licitaciones. 

Fijación de precios

La fijación de precios ocurre cuando el precio de un producto o servicio es establecido por un negocio de modo intencional en lugar de dejar que las fuerzas del mercado determinen los precios naturalmente. Varios negocios pueden unirse para fijar precios y asegurar su rentabilidad. 

Como ejemplo podemos decir que dos compañías son los únicos proveedores de una determinada industria, y sus productos son tan similares que al consumidor le es indiferente cualquier opción, excepto por el precio. Con el fin de evitar una guerra de precios, las compañías deciden vender sus productos al mismo precio para mantener el margen de ganancias, lo cual resulta en costos más altos que los que el consumidor podría asumir de otra manera. 

Por ejemplo, Apple perdió una apelación en consideración a un fallo del 2013 del Departamento de Justicia que encontró a la empresa culpable de fijación de precios para ebooks. Apple fue encontrada responsable y tuvo que pagar 450 millones de dólares en daños. 

Monopolios 

Usualmente, cuando la mayoría de la gente escucha el término “antimonopolio” ellos piensan en los monopolios. Los monopolios se refieren a la dominancia de una industria o sector por una compañía o por una firma que no tiene competencia. 

Una de los casos más conocidos en la legislación antimonopolio en la memoria reciente involucra a Microsoft, empresa que fue encontrada culpable de acciones anticompetitivas y monopolizadoras al forzar la implementación de sus navegadores en los computadores en los que se instalaba su sistema operativo Windows. 

Los reguladores también deben asegurar que los monopolios sólo surjan en un ambiente naturalmente competitivo y ganen su parte del mercado simplemente por medio de la innovación y la agudeza comercial. Es solamente adquirir poder de mercado por medio de prácticas exclusivistas o predatorias lo que es ilegal. 

Comportamientos monopolísticos  

A continuación hay algunos de los comportamientos monopolísticos que son objeto de la acción legal criminal. 

Acuerdos de proveedor exclusivo: Esto ocurre cuando un proveedor no puede vender a diferentes compradores. Esto ahoga la competencia contra el monopolista en la medida en que la compañía será capaz de comprar suministros a costos más bajos y puede prevenir que los compradores produzcan productos similares. 

Atar la venta de dos productos: Cuando un monopolio tiene dominancia en el mercado de un producto pero desea ganar poder de mercado con otro producto, puede atar las ventas del producto dominante al segundo producto. Esto fuerza a los clientes a comprar el segundo producto, el cual ellos pueden no querer o necesitar. 

Precios predatorios: Esto es algo difícil de probar y requiere un examen exhaustivo por parte de la FTC. Los precios predatorios suceden cuando una compañía baja los precios artificialmente a lo largo del tiempo. Esta práctica puede considerarse monopolística si la compañía que la ejecuta tiene suficiente poder de mercado para recuperarse de las pérdidas.

Negación a acuerdos: Como cualquier otra compañía, los monopolios pueden elegir con quién hacen negocios. Sin embargo, si ellos usan su poder de mercado para prevenir la competencia, esto puede ser considerado una violación de las leyes antimonopolio. 

Dato de interés: En 2020, El Departamento de Justicia de Estados Unidos demandó al gigante de las búsquedas por internet, Google. Supuestamente Google se habría involucrado en prácticas monopolísticas en el mercado de anuncios para búsquedas en línea 

Fusiones y adquisiciones 

Ningún tipo de ley antimonopolio sería completa sin tener en cuenta el problema de las fusiones y adquisiciones. Estas pueden ser divididas entre horizontales, verticales, y fusiones con competidores potenciales. 

Veamos cómo opera cada una de estas prácticas: 

Fusiones horizontales 

Cuando las firmas con dominancia de mercado se preparan para una fusión, los reguladores deben decidir si la nueva empresa puede convertirse en un monopolio. Con el poder monopolístico pueden venir las prácticas anticompetitivas para las firmas que aún quedan en el mercado. Por ejemplo, la compañía que hace el ron Malibu  y tiene una porción del mercado del 8% del total de las ventas de ron, había propuesto comprar a la compañía que fabrica el ron Captain Morgan, el cual tiene una porción de las ventas del mercado de ron del 33%. La nueva compañía tendría una porción del mercado del 41%. 

Mientras tanto, la firma dominante tendría el 54% del total de las ventas. Esto significaría que el mercado del ron premium estaría compuesto solamente por dos competidores responsables por el 95% del total de la producción de ron. Los reguladores decidieron que la fusión era inconveniente ya que las dos compañías restantes podrían coludirse para incrementar los precios. Como resultado se obligó Malibú a deshacerse de su negocio de ron para que pudiera continuar con la fusión.

Efectos unilaterales 

En Estados Unidos, la FTC frecuentemente se opondrá a las fusiones entre dos firmas rivales que ofrecen productos muy similares. El argumento que usa la FTC es que la fusión eliminará la competencia benéfica y la innovación. En 2004, la FTC hizo justo esto, al desafiar la fusión propuesta entre General Electric y una firma rival. La firma rival fabricaba equipamiento competitivo para ensayos no destructivos. Con el fin de ir adelante con la fusión, General Electric acordó deshacerse de su negocio de equipamiento de pruebas no destructivas. 

Fusiones verticales 

Las fusiones entre compradores y vendedores pueden mejorar la eficiencia de los negocios, las cuales se trasladan en precios más bajos para los consumidores. Pero cuando la fusión vertical tiene un efecto negativo en la competencia debido a la incapacidad de los competidores para acceder a suministros, los reguladores podrían requerir ciertas condiciones para seguir adelante con las fusiones. Por ejemplo, Valero Energy tuvo que deshacerse de ciertos negocios y formar un cortafuegos informativo cuando adquirió a un operador terminador de etanol. 

Fusiones con posibles competidores 

A lo largo de los años, los reguladores han desafiado las fusiones presuntivas con potenciales competidores, especialmente en la industria farmacéutica. Generalmente estas presuntivas fusiones tienden a proponerse entre jugadores dominantes del mercado y nuevos jugadores. Los nuevos jugadores son los competidores potenciales al actor dominante. Al impedir las fusiones, los reguladores se aseguran de que la competencia se produzca en el mercado. De esta manera se generan mejores precios y servicios de los que se habrían producido si las fusiones hubiesen seguido adelante. 

¿Por qué son necesarias las leyes antimonopolio?

Las leyes antimonopolio fueron implementadas para prevenir que las compañías se volvieran codiciosas y abusaran de su poder. Sin estas regulaciones, muchos políticos afirman que los grandes negocios serían capaces de acabar con los más pequeños. Esto podría resultar en menos competencia y menores elecciones para los consumidores. Así mismo, las prácticas monopolísticas llevarían a precios más altos, menor calidad en los productos y menos innovación, entre otras desventajas. 

¿Cuáles son las tres grandes leyes antimonopolio? 

En Estados Unidos hay tres grandes leyes a favor de la justa competencia. Estas son la Ley Sherman, la Ley de la Comisión Federal de Comercio y la Ley Clayton. 

¿Quién hace que se cumplan estas leyes? 

La Comisión Federal de Comercio (FTC) y el Departamento de Justicia (DOJ)  son los responsables principales de hacer que las leyes antimonopolio sean obedecidas. La FTC se enfoca en segmentos de la economía donde los gastos de los consumidores son altos. Por otra parte, el DOJ mantiene la única jurisdicción antimonopolio en sectores como las telecomunicaciones, los bancos, las líneas de trenes, y las aerolíneas. El DOJ tiene también el poder de imponer sanciones criminales. 

Legislación antimonopolio en la Unión Europea 

La Legislación Europea de competencia es la ley antimonopolio en uso dentro de la Unión Europea. Esta ley promueve el mantenimiento de la competencia dentro del Mercado Único Europeo al regular las conductas anticompetitivas de las compañías. Esto con el fin de garantizar que no se creen cárteles o monopolios que dañen los intereses de la sociedad en general. 

La ley de competencia Europea hoy se deriva principalmente de los artículos 101 hasta el 109 del Tratado Para el Funcionamiento de la Unión Europea (TFEU), así como de una serie de regulaciones y directivas. Las cuatro principales áreas de política de la legislación antimonopolio de la Unión Europea incluyen: 

Cárteles, o el control mediante colusión y otras prácticas anticompetitivas bajo el artículo 101 del TFEU. 

Posición Dominante de Mercado: O la prevención del abuso por parte de las firmas con una posición dominante en el mercado. Esto bajo el artículo 102 del TFEU. 

Fusiones y adquisiciones: Control de las fusiones propuestas, adquisiciones y empresas conjuntas que involucran a compañías que tienen un cierto y definido  monto de mercado en la Unión Europea. Esto de acuerdo con la Ley de la Unión Europea de Fusiones. 

Ayuda estatal: Control de la ayuda directa e indirecta dada por estados miembros de la Unión Europea a las compañías. Esto bajo el artículo 107 del TFEU. 

La autoridad primaria para aplicar la legislación antimonopolio en la Unión Europea es la Comisión Europea y su Directorio General para la Competencia. Aunque los estados ayudan en algunos sectores, tales como la agricultura, y estos son manejados por otros Directorios Generales. Los Directorios pueden ordenar que la ayuda impropia de los estados sea devuelta, tal como fue el caso en el 2012 con Malev Hungarian Airlines. 

Con información de Investopedia

LO MÁS POPULAR

Arriba