MastodonRobert Reich arremete contra Jeff Bezos y su plan filantrópico: “No es caridad”
Noticias

Robert Reich arremete contra Jeff Bezos y su plan filantrópico: “No es caridad”

Robert Reich

Robert Reich, ex-secretario del trabajo de los Estados Unidos bajo la administración de Bill Clinton, ha arremetido nuevamente contra los millonarios. Reich es un reconocido defensor de las causas y progresistas y se ha comprometido seriamente a denunciar las acciones de codicia corporativa y su impacto en la sociedad. Así mismo, es un gran defensor de los derechos de los trabajadores y de los movimientos unionistas o sindicalistas.

En esta ocasión, Reich ha puesto la mira en la decisión de Jeff Bezos, el CEO y principal accionista de Amazon, de dar su fortuna a obras filantrópicas. Hace unas dos semanas, Bezos, uno de los hombres más ricos del mundo, anunció que daría la mayoría de su dinero a actividades filantrópicas durante lo que le reste de vida.

El empresario estadounidense tiene una fortuna estimada de 124.000 millones de dólares según datos de Forbes. Anteriormente los críticos de Bezos lo habían fustigado por no unirse a la iniciativa de Bill Gates y Warren Buffett, Giving Pledge.

La Giving Pledge de Gates y Buffett es una iniciativa que anima a los millonarios de todo el mundo a donar sus fortunas durante sus vidas.

Sin embargo, esta vez la crítica a Bezos no ha venido de quienes le reprochan su falta de filantropía, sino más bien de una persona altamente crítica de la filantropía, Robert Reich.

Robert Reich expresó sus comentarios contra el millonario en un video publicado en sus redes sociales.

Aquí presentamos un extracto de la cuenta de Reich en Twitter:

Robert Reich señala que las actividades filantrópicas son una forma en la que los millonarios lavan su imagen. En otras palabras, ellos, en lugar de solucionar realmente los problemas que agobian a la humanidad, lo único que terminan haciendo es un ejercicio de relaciones públicas. Este ejercicio de relaciones públicas les permite seguir siendo intocables y afianzar su poder, al mismo tiempo que perpetúan las acciones y el sistema de control de las grandes corporaciones.

De hecho, deberíamos recordar que apenas hace una semana, Amazon enfrentaba una de las huelgas más llamativas a escala mundial, justo durante el Día de Acción de Gracias y el Black Friday. Miles de trabajadores de las bodegas de Amazon en 40 países se unieron para protestar por las pobres condiciones de trabajo, las altas tasas de accidentes durante las festividades de compras masivas y los bajos salarios.

En este sentido, mientras Bezos da la mayor parte de su dinero a obras filantrópicas, las cuales serán elegidas por él y sus asesores, sus trabajadores siguen enfrentando condiciones bastante pobres o indignas.

El ex-secretario del trabajo estadounidense también destacó que los grandes millonarios son elegibles para descuentos de impuestos por sus contribuciones filantrópicas.

¿Cuál es la solución? En lugar de buscar que los millonarios regalen su dinero, Reich propone que los empresarios den mejores salarios a sus empleados, que garanticen condiciones dignas como la paga por enfermedad o accidentes, que reduzcan la jornada laboral y que paguen más impuestos.

Estas acciones tendrían un impacto significativo en las vidas de los trabajadores, mejorarían su estado de ánimo, con mejoras en la productividad, lo cual sería incluso beneficioso para Amazon. Además, con mejores salarios, los trabajadores podrían gastar más en bienes y servicios que necesitan, impulsando la actividad económica y los empleos en otros sectores. Por otra parte, los impuestos que paguen los millonarios, le servirían a los Estados Unidos para desarrollar proyectos de infraestructura que mejoren la cadena de suministros, impulsar la educación y una mejora en las habilidades de los futuros trabajadores, entre otros beneficios.

En definitiva, una menor filantropía y una mayor justicia a lo largo de todos los sectores sería una propuesta gana-gana para todos, tanto para trabajadores como para empresarios. Sin embargo, tal y como lo demuestran las protestas en las bodegas de Amazon, los millonarios aún parecen no darse cuenta de los beneficios.

Arriba