Mastodon¿Qué son los sindicatos y cómo funcionan?
Conceptos

¿Qué son los sindicatos y cómo funcionan?

Sindicatos

Las uniones sindicales u organización obrera son una estrategia de unir a los trabajadores para comprometerse en acciones de negociación colectiva. Esta negociación tiene como fin salarios más altos, beneficios laborales, o mejores condiciones de trabajo. Las asociaciones de trabajadores son también conocidas como sindicatos. En Estados Unidos y los países de habla inglesa se les conoce simplemente como uniones.

Ideas clave

Las organizaciones de trabajadores son una estrategia que tiene como fin unir a los trabajadores para comprometerse en acciones de negociación colectiva con sus empleadores.

Los sindicatos tienen en su historial de hitos, logros tales como salarios más altos, menores horas de trabajo. Así mismo, ellos son responsables por las mejoras de condiciones para los trabajadores en muchas industrias.

En la mayoría de países, la creación de sindicatos es regulada por una agencia gubernamental, tal como el Ministerio del Trabajo o la Junta de Relaciones de Trabajo en Estados Unidos.

En muchos países también, los trabajadores que buscan formar sindicatos deben recolectar un número significativo de firmas antes de poder celebrar la elección sindical en el lugar de trabajo.

Muchas compañías tratan de desanimar a los trabajadores de unirse a los sindicatos porque esto incrementará el costo de la fuerza laboral.

Cómo funcionan los sindicatos

Los trabajadores participan en las uniones sindicales al unirse a un sindicato o una unión que negocia con su empleador en su nombre. Dado que los sindicatos representan a un gran número de trabajadores, ellas son capaces de alcanzar salarios más altos y beneficios que la mayoría de los trabajadores podrían conseguir negociando solos.

En la mayoría de los países, la formación de sindicatos es regulada por una agencia gubernamental, tal como la Junta De Relaciones para el Trabajo Nacional en Estados Unidos. Los empleados que quieran organizarse en su lugar de trabajo deben primero firmar una tarjeta concediendo al sindicato el derecho a representarlos.

Una vez que los trabajadores alcanzan suficientes firmas, pueden presentarse para una elección de sindicato en su lugar de trabajo. Si la mayoría de los trabajadores no administrativos vota a favor del sindicato, esto le dará a la entidad recién formada el poder para negociar con la administración en nombre de todos los empleados. Hay dos tipos de sindicatos: Los sindicatos horizontales, en los cuales todos los miembros comparten unas habilidades comunes, y los sindicatos verticales, compuestos por trabajadores de varias compañías y ramas de la misma industria.

La Asociación de Educación Nacional (NEA) es el sindicato más grande de los Estados Unidos, con cerca de tres millones de miembros. Su objetivo es abogar por los profesionales de la educación y unir a sus miembros para cumplir la promesa de la educación pública.

Las leyes federales de Estados Unidos prohíben a los empleados castigar o desarrollar actividades de retaliación contra cualquier empleado que desarrolle actividades sindicales.

Historia de los sindicatos

Las organizaciones de trabajadores crecieron durante la Revolución Industrial. En la medida en que la producción cambiaba desde la agricultura a las crecientes fábricas, la búsqueda de ganancias más altas llevaron a condiciones de trabajo horrible y largas jornadas laborales.

Obreros de la revolución industrial
La revolución industrial significó una mayor demanda de trabajadores pero también una creciente explotación laboral.

En los primeros días de la industrialización, no era extraño que los empleados pasaran en el trabajo siete días a la semana, trabajando en turnos de doce o incluso catorce horas. Dado que los trabajadores podrían ser fácilmente reemplazados, ellos no podían demandar menores condiciones y frecuentemente eran despedidos si sufrían un accidente laboral. El trabajo infantil, el robo de salarios, y otras prácticas injustas también eran comunes.

14 Millones

Para el año 2021, la cifra de trabajadores sindicalizados en Estados Unidos alcanzó los 14 millones. Esto es cerca del 10.3% de la fuerza laboral.

Los primeros sindicatos exitosos en los Estados Unidos organizaron a los trabajadores con habilidades técnicas, tales como los trabajadores de las compañías ferroviarias. La Federación Estadounidense del Trabajo, fundada en 1881, buscaba unir a las nacientes uniones sindicales de Estados Unidos en una sola asociación. En ese mismo momento, los sindicatos radicales, tales como los Trabajadores Industriales del Mundo buscaron organizar a todos los trabajadores  independientemente de sus habilidades.

Los empleadores se resistieron fuertemente y combatieron a los sindicatos, frecuentemente usando “rompehuelgas” e infiltrados para prevenir que los trabajadores se organizaran. En algunos casos, el gobierno y las autoridades policiales recurrieron a la violencia para reprimir a los sindicatos.

Finalmente, los sindicatos fueron capaces de  ganar mejoras significativas en la vida de los trabajadores. Algunas de estas mejoras incluyen la jornada laboral de ocho horas diarias, los fines de semana pagados, y la seguridad laboral. La Ley Wagner, firmada por Franklin Roosevelt en 1935, reconoció los derechos de los trabajadores a organizarse y a formar sindicatos.

¿Quién se opone a los sindicatos?

En Estados Unidos, los grupos industriales frecuentemente se oponen a los sindicatos y sus objetivos legislativos. La Cámara de Comercio de Estados Unidos dice que su objetivo en relación a las uniones sindicales es “luchar contra la agenda anti-empleador y sesgada de organizaciones especiales de intereses”. El grupo de negocios se encuentra fuertemente opuesto a las legislaciones que proveen protecciones adicionales para los trabajadores sindicalizados.

En 27 estados de Estados Unidos, las leyes del “derecho a trabajar” permiten a los trabajadores que no son miembros de los sindicatos obtener beneficios de las negociaciones colectivas de los sindicatos sin tener que pagar las tarifas sindicales. Estas leyes sirven para minar la financiación sindical y su organización.l

Los empleadores hostiles a los sindicatos frecuentemente aseguran que estas organizaciones no aseguran mejores pagos y condiciones de trabajo de las que ya se provee a los trabajadores.

En China, las uniones sindicales independientes son ilegales mientras que las oficiales son controladas por un sindicato gubernamental conocido por abogar en nombre de los trabajadores y sus derechos.

¿Funcionan los sindicatos?

A nivel internacional, los salarios de los empleados que pertenecen a sindicatos generalmente son más altos de quienes no pertenecen a ellos. De acuerdo a la Oficina Nacional de Estadísticas de los Estados Unidos, los miembros de tiempo completo de los sindicatos tuvieron ganancias semanales medias de 1.169 dólares en 2021, versus los 975 dólares para aquellos que no son miembros de las uniones sindicales. También hay evidencia de que los sindicatos incrementan los salarios para los trabajadores que no son miembros de los sindicatos.

Como cualquier institución democrática, los sindicatos están enfocados en las necesidades de sus miembros actuales. Este enfoque puede resultar a veces en grandes incrementos en el largo plazo en los costos de los empleadores, tanto privados como públicos.

Las dos partes (sindicatos y empresarios) tienen que sentarse siempre a la mesa para llegar a acuerdos negociados. Sin embargo, de manera más frecuente, la negociación colectiva conduce a un compromiso para enfrentar las necesidades de largo plazo de los empleadores y de los empleados.

En 2021, la fuerza laboral sindicalizada, y con altos salarios se convirtió en una ventaja para United Parcel Service Inc. (UPS) contra su rival sin sindicatos FedEx (FDX) lo cual resultó en menores renuncias de empleados en medio de una escasez de trabajadores.

Ventajas y desventajas de los sindicatos

Los sindicatos desempeñan un rol importante en la protección de los derechos de los trabajadores. Los defensores de las uniones reclaman que los trabajadores en las industrias sindicalizadas típicamente disfrutan de salarios más altos, vacaciones más largas, y mejores beneficios que aquellos que no están representados por un sindicato. Incluso los trabajadores que no son miembros de un sindicato tienden a tener salarios más altos como resultado de la actividad sindical de sus industrias.

Naturalmente, las compañías son menos entusiastas sobre las uniones sindicales. Algunas dicen que el costo incrementado por cuenta de la fuerza laboral sindicalizada lleva a que se incremente el precio de sus productos. Esto, desde la  perspectiva de las compañías, hace que las empresas sean menos competitivas en sus respectivos mercados. Muchos indican que el declive en la industria automotriz americana, se debió a los sindicatos en la medida en que las compañías fueron incapaces de evolucionar efectivamente debido al alto costo de adherirse a los contratos de sus sindicatos.

Algunas compañías, tales como Starbucks y Amazon, han gastado cada una de ellas millones de dólares para derrotar los esfuerzos de sindicalización. Walmart, por ejemplo, reclamó que los costos incrementados, resultado de su fuerza laboral sindicalizada, podrían hacer que ellos incrementaran sus precios.

Otras compañías de ventas minoristas usan el ejemplo de Walmart como un punto de apalancamiento para renegociar con sus sindicatos. Estas empresas reclaman que deben recortar los salarios o eliminar empleos con el fin de competir con las grandes compañías minoristas. A esto se le conoce como el Efecto Wal-Mart.

Pros y contras de los sindicatos

Pros

Los sindicatos pueden negociar salarios más altos y beneficios para  la mayoría de los trabajadores en su nombre.

Los negociaciones sindicales pueden resultar en salarios más altos, incluso para aquellos que no son miembros de los sindicatos.

Contras

Los altos salarios logrados por los sindicatos pueden incrementar los costos de producción de las compañías.

Las compañías con uniones sindicales pueden reducir el número de empleados con el fin de permanecer competitivas en el mercado.

Preguntas frecuentes sobre las uniones sindicales

¿Cuál es el principal propósito de los sindicatos?

El principal propósito de los sindicatos es mejorar las condiciones y el poder económico de la clase trabajadora. Los sindicatos pueden negociar en nombre de sus miembros y pedir salarios más altos para ellos, mejores beneficios, y protecciones contra el despido. En adición, ellos también pueden hacer lobby político con el fin de lograr mejores leyes por parte de las instituciones legislativas.

¿Los sindicatos han sido exitosos?

En Estados Unidos, las uniones sindicales han sido exitosas al mejorar las vidas de millones de trabajadores en los sectores agrícolas y de las manufacturas. En 1979, la membresía a  los sindicatos era considerada un boleto rápido a la clase media, y habían más de 20 millones de miembros de las uniones sindicales en Estados Unidos.

¿Qué ha causado el declive de los sindicatos?

En Estados Unidos, las uniones sindicales comenzaron a declinar en 1980 debido a las políticas anti sindicalistas del gobierno y a la creciente competencia en la economía internacional. Uno de las primeras acciones de Ronald Reagan fue despedir a todos los 11.300 controladores de tráfico aéreo que estaban en huelga contra la Administración Federal de Aviación. En las siguientes décadas, los acuerdos de libre comercio y la globalización han hecho para las compañías que sea más fácil realizar sus operaciones en el exterior, donde no hay sindicatos, y por lo tanto reducir así el poder de negociación de los sindicatos nacionales.

Sindicatos en América Latina y resto del mundo

Mientras que en Estados Unidos y en Europa las luchas sindicales han sido complejas, pero han logrado grandes resultados para los trabajadores, en América Latina la situación de las organizaciones sindicales es mucho más difícil.

En América Latina la libertad sindical ha sido fuertemente amenazada, incluso con el ejercicio de una gran violencia. Esto ha sido así, al punto que la Organización Internacional del Trabajo ha hecho múltiples llamados y lobby político para que los gobiernos y los actores armados paraestatales respeten la libertad sindical.

La OIT creó el Comité de la Libertad Sindical en 1951 para examinar las acusaciones de violaciones a los derechos de los miembros de las organizaciones sindicales. Por medio de este comité, la OIT y por medio de los órganos de supervisión de la OIT, la entidad ha luchado en la defensa de los derechos de los trabajadores.

Defensa y amenazas a los líderes sindicales en el mundo

Respecto a la libertad de formar sindicatos, la OIT indica:

“Los derechos a la organización laboral y de negociación colectiva son habilitantes y permiten promover la democracia, una buena gobernanza del mercado de trabajo y unas condiciones de trabajo dignas. Las organizaciones sindicales también son importantes para el desarrollo de los sistemas económicos y sociales”.

De acuerdo a Global Rights Index, en 2021 se presentaron asesinatos de sindicalistas en 13 países. Estos países eran Bangladesh, Colombia, Ecuador, Eswatini, Filipinas, Guatemala, Haití, Iraq, India, Italia, Lesotho, Myanmar y Sudáfrica.

El país de América Latina en que más asesinatos de líderes sindicales se registraron fue Colombia. 13 Sindicalistas fueron asesinados en 2021 en este país. En el caso colombiano, el recrudecimiento y la violencia contra los líderes sociales se ha encontrado históricamente asociado al conflicto armado, en el que los líderes sindicales son vistos como simpatizantes o colaboradores, sino como miembros activos, de los grupos armados insurgentes de izquierda. Es importante señalar que generalmente dichas acusaciones son infundadas y los sindicalistas no tienen ninguna asociación con grupos al margen de la ley.

Conclusiones

Las uniones sindicales representan una gran fuerza política para la clase trabajadora. Al unirse y al abogar por objetivos compartidos, los trabajadores sindicalizados pueden negociar mejores salarios y condiciones de trabajo. Sin embargo, el poder de los sindicatos ha declinado en las décadas recientes, principalmente debido a la creciente competencia de trabajadores de menores salarios del extranjero.

También se puede decir que los sindicatos han dejado su marca en la economía y continúan siendo una fuerza significativa para dar forma a los negocios y la política. Los sindicatos existen en una variedad de industrias, desde las manufacturas complejas hasta los gobiernos, y ellos ayudan a los trabajadores a conquistar las promesas de la globalización y el liberalismo.

La necesidad de defender los derechos humanos de los sindicalistas

Si bien los sindicatos proveen grandes beneficios a los trabajadores, no es extraño que las organizaciones sindicales sean vistas frecuentemente como una amenaza. Esta perspectiva es la que tienen muchos líderes empresariales, los cuales sienten que los sindicatos minan la competitividad de las empresas. 

Muchos líderes gubernamentales, influenciados por economistas y grupos de lobby empresarial o ideológicos, también sostienen que los sindicatos y sus demandas por salarios más altos son una amenaza para el crecimiento económico. La perspectiva que exponen los economistas a favor del fundamentalismo de mercado, es que los salarios más altos conducirán a mayor inflación, mayor desempleo y costos más altos para los empleadores. Todo esto, afirman ellos, mina el crecimiento económico.

Al mismo tiempo, muchos grupos sociales elitistas de los países del tercer mundo ven en los sindicatos una amenaza al orden establecido y al sistema cultural de clases. En este sentido, los sindicatos promueven la movilidad y el mestizaje social.

Todas estas perspectivas han conducido a una elevada hostilidad contra los sindicatos, especialmente en las economías altamente desiguales como Colombia o Haití.

Por esto, se hace necesario que a nivel internacional, los líderes sociales y políticos progresistas, así como la comunidad internacional, defiendan los derechos humanos y la libertad de los sindicalistas. Sin ellos, el mundo se vería privado de grandes avances sociales que conciben al lugar del trabajo como un espacio creativo y de realización personal antes que de explotación.

Con información de Investopedia, OIT y Global Rights Index.

Arriba