MastodonLas grandes mentiras de Robert Kiyosaki sobre el bitcoin y la Reserva Federal
Opinión

Las grandes mentiras de Robert Kiyosaki sobre el bitcoin y la Reserva Federal

Mientras el bitcoin ha rondado esta semana el precio los 15000 dólares y parece posicionarse para llegar a los USD 20.000 según las estimaciones de los analistas, Robert Kiyosaki intenta aprovechar el furor de la criptomoneda para posicionarse como un experto en la misma, creando contenido constante en su página Rich Dad, la cual por supuesto no tiene como objetivo apoyar a las personas con las inversiones en criptomonedas, sino seguir vendiendo los productos que en el pasado lo hicieron famoso, el juego Cash Flow y sus libros de autoayuda financiera.

Si damos una mirada atenta a la página de Kiyosaki, veremos que lo único que ofrece sobre el bitcoin son entradas de opinión, algunas de las cuales tienen cierto respaldo, pero que no ofrecen una guía detallada a las personas sobre cómo invertir correctamente. Continuamente Kiyosaki omite señalar el carácter especulativo de la moneda digital, presentándola como potencialmente la moneda de curso legal del futuro y hace muy poco énfasis en la poca adopción que la criptomoneda ha tenido como forma de pago global.

La semana anterior, concretamente el 2 de noviembre, Kiyosaki publicó una entrada en su blog, en la que continuaba recomendando la compra de la criptomoneda como un refugio frente a la actual y crisis y señalando que “el dólar estaba muriendo”. Además de estas afirmaciones bastante engañosas, emitió algunos juicios que son en sentido estricto una mentiras descaradas. Kiyosaki dijo que la Reserva Federal continúa emitiendo dinero y que con ello lo único que hacía era devaluar el poder adquisitivo de los ciudadanos estadounidenses y que el alza en los salarios no estaba compensando el valor de la inflación. Además señaló las actuaciones de la Reserva Federal como un juego de mentiras y engaños y que “los impuestos continúan aumentando y continuarán haciéndolo”.

Vamos a analizar aquí cada una de estas declaraciones parte por parte:

¿El dólar está muriendo?

Primero que nada, no es cierto que el dólar esté muriendo como moneda del sistema de pagos y reservas internacionales. Si analizamos el precio del dólar, contra su mayor referente en ascenso – el Yuan- observamos que durante los últimos cinco años el valor del dólar se ha incrementado, yendo desde los 6, 38 yuanes hasta los 6.65 yuanes. Las oscilaciones y la volatilidad han sido altas, aún así, no se observa una devaluación marcada del dólar, y esto teniendo en cuenta el gran crecimiento de la economía china. La única disminución que encontramos en el precio del dólar es contra el euro, pero aún allí la disminución del valor tampoco es muy alta. Durante los últimos cinco años el descenso del precio del dólar solo va desde los 0.93 euros hasta los 0.85 euros.

Ahora bien, el dólar continúa siendo la principal moneda en el sistema de reservas internacionales, constituyendo un 60% de todas las reservas, seguida del euro con un 20%, según los datos del Fondo Monetario Internacional y es la moneda preferida para la deuda, con un 40% de la deuda total del mundo emitida en esta moneda. Así que a menos que se produzca una disrupción muy grande en el sistema económico internacional, todavía podemos esperar que el dólar sea la moneda dominante a nivel internacional por varios años más.

¿La Reserva Federal le está robando su dinero a los ciudadanos estadounidenses?

Es cierto que la Reserva Federal ha mantenido sus tasas de interés bajas con el fin de estimular la economía estadounidense. A esto se le llama política monetaria y Robert Kiyosaki debería saberlo.

No se trata de un juego de mentiras y engaños. Si por algo se caracteriza el banco central estadounidense es por su independencia y por haber desempeñado un papel muy importante en las recuperaciones económicas que ha tenido Estados Unidos luego de las recesiones provocadas por los que sí son los juegos y engaños de los mercados de valores. Basta recordar cómo durante el periodo 2000- 2007, los grandes bancos y accionistas de Wall Street aprovecharon la desregulación en el sector inmobiliario y financiero para promover una burbuja sin precedentes que finalmente terminó afectando a todos los ciudadanos.

Ahora bien, a pesar de la presión que la Reserva Federal tuvo por parte de la administración Trump para disminuir sus tasas de interés durante el 2019, Jerome Powell – Presidente de la FED- no cedió y mantuvo sus tasas inalteradas, al menos hasta antes de la pandemia, cuando la situación cambió y la Reserva Federal se vio obligada a intervenir para aumentar la liquidez de la economía. Así que no es cierto que la Fed esté actuando deliberadamente para disminuir el valor del dinero. Las actuaciones de esta entidad han respondido a las necesidades de cada momento.

Por otra parte, la emisión del dinero por parte de la Fed y el Tesoro de los Estados Unidos no ha sido inflacionaria. Los últimos registros indican que la inflación se mantiene en un punto muy bajo y podría no alcanzar el objetivo del 2%. Mientras esto sucede, varios estados han introducido aumentos del salario mínimo con miras a que este alcance los 15 dólares la hora en el próximo año. En California, por ejemplo, el salario mínimo ha aumentado a 13 dólares la hora, En Maine el salario ya ascendido a 12 dólares la hora, y todo parece indicar que continuará subiendo muy por encima de los 7.5 dólares de promedio que tenían los estados en el 2019. Por lo tanto podemos decir claramente que no es cierto que la FED le este robando el dinero a los ciudadanos de sus bolsillos, de hecho el salario a empezado a aumentar en muchos estados y continuará haciéndolo a medida que las demandas de los congresistas demócratas y los movimientos sociales por un salario mínimo de 15 dólares por hora sigan ganando apoyo en todo el espectro político.

¿Los impuestos están subiendo demasiado?

Tal vez esta es la única de todas las afirmaciones de Kiyosaki en su blog que tengan sentido. Pero hay un detalle interesante aquí. Hace cuatro años el entonces candidato republicano, Donald Trump, ascendió a la presidencia con la promesa de bajar los impuestos para estimular la actividad económica. En honor a la verdad hay que decir que Trump cumplió su promesa de reducir los impuestos (¡a los más ricos!) mientras que las nuevas legislaciones introducidas por los republicanos apostaron por más impuestos a los ciudadanos comunes y corrientes a principios de 2021. Tal vez estas medidas de aumento que castigan a los más pobres puedan ser revertidas en el marco de una nueva administración presidida por Joe Biden y si es que logra el consenso necesario para hacerlo, pero aún es muy pronto para saberlo.

Lo interesante aquí es que esos impuestos fueron apoyados por Trump y su séquito de amigos que profesan la ideología corporativista de que las empresas privadas son la auténtica fuente de desarrollo de un país, desestimando el papel del estado y de los trabajadores. Y más interesante aún es que Kiyosaki se ha mostrado como un entusiasta defensor de las ideas de Trump y su forma de hacer negocios (¡Sí, ese presidente que le está subiendo los impuestos a los más pobres justo ahora!). Por este motivo podríamos decir que el descaro de Kiyosaki cuando habla de impuestos nocivos para los ciudadanos no puede ser menos que monumental.

¿El bitcoin, la gran revolución?

Tal vez la declaración más interesante de todas es que el bitcoin es la gran revolución tecnológica y la gran inversión del futuro. En palabras del propio Kiyosaki “el nuevo refugio” frente a un dólar que muere. Si bien es cierto que el bitcoin ha implicado una serie de desafíos globales para las instituciones globales y que su entrada ha sido disruptiva en múltiples sentidos, lo cierto es que su implementación se ha venido dando de la mano de un fuerte mercado especulativo y su uso práctico aún está lejos de materializarse y masificarse.

Hoy, las tecnologías financieras siguen usando las monedas fiduciarias para sus operaciones, lo cual es algo que la mayoría de las personas hacemos en nuestras compras diarias por internet, pagamos en dólares, euros, libras, rupias, yuanes, yenes, etc. Y mientras que la capitalización del mercado del bitcoin es de unos 275.000 millones de dólares, (lo cual no es despreciable), las transacciones ¡diarias! en el mercado de divisas fiduciarias son de al menos unos 5 trillones de dólares (Esto en datos de 2019).

Ahora bien, la entrada en el juego de las nuevas monedas digitales de los bancos centrales (CBDC) podría suponer en cualquier momento un fuerte revés para el bitcoin. En China las operaciones con bitcoin están prohibidas y lo más seguro es que esto continúe así en el largo plazo. Y mientras este tipo de monedas están prohibidas en el país asiático, el Banco Central ya ha lanzado una versión digital del yuan o renminbi, al cual se le denomina DCEP. Se espera que esta moneda pueda entrar a ser usada masivamente luego de los Juegos Olímpicos de Tokio en 2021, tal y como han señalado las autoridades bancarias de China.

Otros bancos como el Banco Central Europeo, el Banco de Inglaterra, el Banco Central Noruego y el Banco Central de Brasil ya han anunciado su interés de lanzar versiones digitales de sus monedas fiduciarias. Así que mientras que el bitcoin queda reducido a un juego especulativo, las tecnologías financieras avanzan hacia el uso masivo y real del dinero en las transacciones que implican la compra de bienes y servicios reales.

No se puede desestimar el papel que ha tenido el bitcoin en la implementación de nuevas tecnologías para las finanzas, pero para ser honestos lo que podemos esperar de esta moneda es que continúe con su volatilidad y poca estabilidad en el mercado debido a su uso especulativo, y probablemente un crash masivo cuando las monedas de los bancos centrales entren en circulación.

Es cierto que el bitcoin ha venido ascendiendo y continuará haciéndolo durante algún tiempo más, pero es realmente exagerado decir que constituya un refugio frente al dólar y la actual situación. Si una persona tiene dinero y desea invertirlo, lo más sensato es que en vez de seguir el furor del momento, siga los consejos de la inversión en valor – y diversificada – de grandes oráculos de nuestro tiempo como Warren Buffett, esto es algo que seguramente será más aburrido y esforzado, pero en todo caso no resultará en una gran decepción como las que han experimentado aquellos que apostaron todo en criptomonedas en diciembre de 2017, justo cuando el precio se desplomó masivamente al caer desde los USD 19.000 hasta los USD 13.000, perdiendo más de un tercio de su valor.

Muchas personas se enriquecieron con bitcoin. Pero seamos honestos, fueron casos de suerte. Un inversor profesional jamás hará apuestas únicas, seguirá un método y estará muy atento a las señales de los fundamentales del mercado. En este sentido, el consejo clásico de invertir en acciones de valor y con un portafolio diversificado sigue siendo la mejor opción.

En este momento a Kiyosaki podrá funcionarle muy bien su estrategia de posicionarse como un experto en criptomonedas. Con esto ganará mucha publicidad para sus cursos, libros y juegos de mesa, todos los cuales le generan mucho dinero. Pero es poco probable que si un ciudadano común sigue sus consejos respecto al bitcoin y las criptomonedas pueda ver un éxito sostenido en el tiempo y una estabilidad financiera soñada. El bitcoin y el ethereum han demostrado ser demasiado volátiles, y para nada sustentados en una economía real, como para que puedan ser tomados en serio a la hora de construir nuestro portafolio de inversiones para la jubilación.

1 Comentario

1 Comentario

  1. Cristian marcelo

    15 de diciembre de 2020 en 10:13 pm

    Quien escribe este comentario no ha leído al Premio Nobel Von Hayek ni a ningún economista serio. Está absolutamente adoctrinado por el Keynesianismo y las creencias populares sobre economía de esas que enaltecen a los políticos como vendedores de dinero ajeno. Este periodista no entiende como funciona el sistema de reserva fraccionaria de los bancos centrales, no entiende que el USD puede exportar su inflación a las economías con las que comercia, no entiende que el yuan no es una moneda dura y que también de devalúa. ¿Los periodistas aprenden economía con políticos de izquierda? Deberían formarse mejor o al menos entender lo que significa la ley de oferta y demanda y lo que significa reserva de valor y que entienda lo que significa dinero, valor, precio, inflación, etc

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Arriba