Mastodon ¿Qué son los ETFs del S&P 500 y cómo puedes invertir en uno de ellos?
Conceptos

¿Qué son los ETFs del S&P 500 y cómo puedes invertir en uno de ellos?

ETFs del S&P 500

El índice S&P 500 es probablemente es cuantificador más exacto y confiable de la economía estadounidense, midiendo la capitalización de mercado ajustada y acumulada de las 500 empresas más grandes de Estados Unidos. Mientras que otros índices de referencia miden simplemente los precios de las acciones, lo cual puede ser algo limitante, el S&P 500 ha sido considerado el estándar del mercado contra el cual muchos fondos son comparados.

Con la llegada de los fondos cotizados en bolsa, o ETFs, a finales de la década de los ochenta, solamente parecía algo natural crear un ETF que comprendiera los ratios proporcionados de las acciones que conforman al índice S&P500. De hecho, el más antiguo de todos los ETFs fue creado para rastrear el comportamiento del S&P 500 de la misma forma en que este índice mide el comportamiento de las 500 empresas más grades de Estados Unidos. Mientras que dicho ETF fue rápidamente sacado de circulación en el mercado, en el año 1993, la compañía de administración de inversiones State Street Global Advisors desarrolló un ETF equivalente, El Standard & Poor’s Depositary Receipts (SPY).

Mejor conocido por su acrónimo arácnido SPDR (que recuerda a Spider) el SPY es el ETF más grande y más comerciado del mundo, con activos netos de al menos 374 mil millones de dólares. De hecho, SPDR se ha expandido es toda una familia de ETFs conocidos como los fondos SPDR, cada uno de los cuales se enfoca en una región geográfica particular o en un sector del mercado.

El SPDR explicado

Desde su debut en 1993, el ETF del S&P 500 SPDR, en adelante SPDR, ha comprado y vendido los componentes contingentes y cambiantes que hacen parte del índice subyacente S&P 500. Esto significa que SPDT tiene que cambiar cerca de una docena o una cifra cercana de componentes cada año dependiendo en los últimos rankings de las compañías que conforman el índice, para luego rebalancearse de manera acorde. Algunos de estos componentes son comprados por otras compañías, y algunos pierden su lugar en el S&P 500 al fallar al cumplir los estrictos requerimientos del índice. Cuando esto sucede, State Street vende el componente saliente del índice ( o al menos lo remueve de sus tenencias en SPDR) y entonces los reemplaza con los componentes nuevos. El resultado de esto es un ETF que rastrea el S&P 500 de un modo que es muy cerca de la perfección.

Otros ETFs del S&P 500

Como el ETF definitivo para el S&P 500, SPDR ha inspirado a un par de imitadores.

Los siguientes son los dos ETFs del S&P 500 más populares después del SPDR de State Stret:

Vanguard tiene su propia versión del fondo del S&P 500, el ETF de Vanguard del S&P 500 (VOO), de la misma manera BlackRock tiene un ETF similar para el S&P 500 (el IVV). Con activos netos de más de 753 mil millones de dólares y 286 mil millones, respectivamente, ellos junto con el SPDR dominan este mercado de fondos que no son necesariamente de bajo riesgo, pero que el menos se mueven en sincronía con el mercado de valores como un todo.

Habiendo dicho todo esto, un ETF del S&P debería ser tan bueno como todos los que siguen este mismo mercado. Al fin y al cabo ¿Por qué no habría de serlo? Como casi toda persona que ha construido una fortuna sabe, tú puedes acumular riqueza al gastar menos de tus ingresos. Esto nos lleva a los ratios de gastos de los ETFs del S&P 500.

Prestando atención a los ratios de gastos

State Street cobra un ratio de administración o de gastos del 0.0945%, lo cual es casi el triple de lo que cobra Vanguard para su ETF del mismo tipo (0.03). BlackRock con su ETF IVV tiene un ratio comparable de 0.03. Esto debería hacer que la respuesta sea obvia, si tu pregunta es “¿Cuál ETF del S&P 500 debería comprar?”.

Esto sería así si nuestro único criterio fueran los costos. Si tomamos como virtud la originalidad o el tamaño de los fondos, o algunos otros factores, las acciones de SPDR son de lejos las más altamente comerciadas de cualquiera de los ETFs del S&P 500. Estas acciones se comercian con una frecuencia muchísimo mayor a la de las acciones de los ETFs similares de Vanguard o BlackRock, haciendo que sea prospectivamente mucho más fácil para el tenedor de las acciones, venderlas y tener de vuelta su dinero en efectivo. Pero de nuevo, un ETF del S&P 500 con menor comercio todavía comercia cerca de un millón de acciones al día. Así que es posible que solo tengas que esperar unos minutos o pocas horas para tener liquidez de la venta de tus acciones del respectivo ETF. A menos que tú pienses que podrías necesitar pagar por una emergencia bastante grande en el futuro cercano, hay pocas razones para que tengas que cambiar tus acciones del ETF de Vanguard por las acciones de SPDR.

Aún así, incluso un ratio de gastos del 0.09% ( como el de SPDR) es todavía muy bajo. De hecho es fácil encontrar fondos mutuos cuyos ratios de gastos sean veinte veces ese número. Aunque hay que conceder que a diferencia de los ETFs, los fondos mutuos son un tipo de fondo que requiere un grado mucho mayor de administración activa, mientras que los ETFs simplemente rastrean las acciones que componen un índice cuyos componentes son seleccionados por un tercero.

UIT versus ETFs

Otra diferencia importante entre el ETF SPDR y los otros dos ETFs del S&P 500 es que el primero es técnicamente un fideicomiso de inversión unitaria. Aquí es donde ser un creador original y un primer participante en el mercado puede ser una desventaja; SPDR está atado a una estructura legal anticuada que no había previsto la creación de una miríada de ETFs. State Street por lo tanto deben mantener todas las acciones que compra dentro de esta compañía. Los ETFs de Vanguard y BlackRock del S&P 500 han sido establecidos de manera diferente y ellos tienen permitido prestar y vender sus acciones a otras firmas y ganar el interés respectivo asociado.

Quinientas acciones en un portafolio significan varios cientos de pagos de dividendos también. Pero en vez de entregar estos dividendos a los inversores al final del año lo cual puede llegar a ser algo más que un poco incómodo, SPDR retiene los pagos de dividendo en efectivo y los reparte en cada fecha de distribución. BlackRock por su parte, reinvierte los dividendos, lo cual puede ser benéfico en un mercado alcista. Mientras tanto, Vanguard invierte su efectivo diario en sus propios vehículos de inversión de riesgo extremadamente bajo.

Cómo invertir en los ETFs del S&P 500

Sea que quieras invertir en el S&P 500 mediante el ETF de State Street (SPDR) o el de BlackRock (IVV) o el de Vanguard (VOO) puedes acceder a estos productos financieros invirtiendo por medio de un exchange o bróker del mercado regulado.

Algunos brókers con los que puedes invertir en estos ETFs son eToro, bróker de origen israelí y regulado por la por la ASIC en Australia y la CySEC en Chipre y Europa. Otro bróker reconocido es RobinHood Markets, propio del mercado estadounidense y regulado por la SEC. Así mismo, otro bróker importante y accesible para el mercado latinoamericano en el que se pueden comprar acciones de los ETFs que siguen el S&P 500 es XTB. En este último intercambio se pueden comprar las acciones de los ETFs mediante CFDs. XTB está regulado por la FCA y la CMNV.

En definitiva, puedes invertir en los ETFs del S&P 500 mediante cualquier bróker regulado que ofrezca estos productos dentro de su lista de instrumentos financieros.

Concluyendo

Para aquellos que rechazan el concepto de vencer al mercado, o todo el trabajo que esto supone, invertir en un ETF del S&P 500 tiene sentido. Las personas pacientes y que siguen el mercado, pueden tener excelentes resultados a lo largo del tiempo. Lo mejor de todo, las firmas de inversión ya han llevado a cabo la tarea de comprar los respectivos montos de cada componente del S&P 500, compilándolos todos dentro de una sola unidad, y los hacen disponibles en pequeñas unidades divisibles de manera que cualquier persona que quiera pueda comprar una de ellas o una parte de ellas. Teniendo los ratios de gastos más modestos, y teniendo en cuenta que no haya un mercado bajista, estos ETFs ofrecen una excelente oportunidad de inversión a un bajo coste.

Con información de Investopedia.

LO MÁS POPULAR

Arriba