MastodonCómo la pandemia del COVID19 está impulsando una nueva era de innovación
Análisis

Cómo la pandemia del COVID19 está impulsando una nueva era de innovación

Este 10 de marzo la revista británica The Economist ha presentado un pequeño documental en el que destaca cómo la pandemia del COVID19 está mostrando una cara más amable y que los medios de comunicación no habían registrado: la de la innovación.

Cuando hace un año la pandemia golpeó al mundo, todos nos vimos forzados a vivir en un estricto confinamiento por varios meses. Los decretos gubernamentales causaron el cierre de múltiples negocios, pero también llevaron a la aceleración tecnológica y a una rápida transición en otros negocios que se adaptaron y que están mostrando cómo sobrevivir y prosperar en esta nueva era.

La crisis ha llevado por ejemplo al lanzamiento y el crecimiento de una nueva compañía de envíos, Zipline. La empresa se dedica a la operación de drones para la entrega de mercancías. La empresa se ha centrado especialmente en la entrega de suplementos médicos. Durante los últimos meses la empresa ha hecho más entregas que durante los últimos tres años, ya que la necesidad de distancia social ha hecho que la entrega de medicamentos en el hogar sin recurrir a operarios humanos sea más conveniente que nunca. La pandemia significó un completo despegue para esta compañía que no esperaba tener este crecimiento de forma tan rápida.

Los profundos cambios e innovaciones tecnológicas que hemos visto como resultado de la pandemia han llevado a la emergencia de un nuevo concepto tech-celeration, o aceleración tecnológica. Por ejemplo, el sistema nacional del Reino Unido pudo diseñar un sistema de videollamadas para la atención médica en unas cuantas semanas y lo puso en funcionamiento de manera muy rápida debido a que la nueva coyuntura planteaba que todo el mundo prefería el distanciamiento social. La revista The Economist estima que la pandemia y los cambios provocados por la misma han hecho que en términos de aceleración tecnológica nos encontremos hoy en un desarrollo que antes nos hubiera tomado alrededor de cinco años, de manera que los actuales cambios tecnológicos son como estar ya en el 2025.

La innovación que estamos viendo es algo propio de los periodos de crisis. Por ejemplo, la computación en la nube era algo que ya estaba disponible desde principios de los 2000, pero solamente fue hasta la crisis financiera de 2008, cuando esta tecnología empezó a usarse de forma masiva. Otros de los ejemplos de innovación con los que nos podemos encontrar en la historia son los desarrollos de la Segunda Guerra Mundial como la computación para romper códigos criptográficos, la energía nuclear y el desarrollo de cohetes espaciales, innovaciones que demuestran que los periodos de crisis son beneficiosos para la transformación tecnológica y su adopción masiva.

El desarrollo de vacunas por ejemplo, es algo que ahora ha tomado meses en lugar de años. La singularidad de la crisis forzó una gran cooperación internacional como un asunto de supervivencia.

Con los cierres de los negocios, especialmente de los restaurantes, vimos como muchos de ellos fueron forzados a realizar también una transición en su modo de operación. En el Reino Unido, un restaurante de alta cocina llamado Michelin, se vio en la necesidad de pasar más del 90% de sus ventas a entregas a domicilio. El cambio de modelo creó productos completamente novedosos que ahora las personas podrían disfrutar en la comodidad de sus casas y que antes solamente estaban disponibles para aquellos que podían salir a un restaurante.

Pero la pandemia también ha impuesto otros fenómenos económicos sobre la mesa y que deben ser discutidos. La desigualdad entre compañías ha hecho que sean las más grandes las que pueden sobrevivir, lo cual fuerza a las pequeñas compañías a quedar acogidas en adquisiciones por parte de su competencia. Las adquisiciones hechas por grandes compañías frecuentemente pueden matar el empuje y la innovación que solamente se produce en las pequeñas nuevas compañías.

Otras de las grandes innovaciones que hemos visto durante la pandemia han sido el trabajo desde casa y el surgimiento en pleno furor de la educación en línea. Compañías como Zoom, que hace unos años apenas eran nombradas, han visto un gran auge, mientras que ahora también los estudiantes deben adaptarse a la educación desde el hogar con el uso de las nuevas herramientas. En el caso de la educación, esto puede suponer un gran desafío para las familias en las que varios hijos deben hacer uso de estas herramientas y no todos poseen conexión a internet o los equipos disponibles. La creciente irrupción de la tecnología también ha supuesto en cierta medida que tengamos que reconocer las desigualdades existentes y la exclusión que estas producen.

Puedes ver el programa de The Economist en donde se abordan todos estos temas a profundidad a continuación, los subtítulos están disponibles en inglés:

comentarios

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Arriba