MastodonEl uso de combustibles fósiles se está acelerando y volviéndose peor
Desarrollo social

El uso de combustibles fósiles se está acelerando y volviéndose peor

CNBC ha publicado recientemente un reporte en el que cuestiona la transición energética mundial. ¿Cuál transición? se pregunta el medio de noticias de negocios estadounidense. En la medida en que las economías intentan recuperarse de la pandemia del Covid19, el uso de combustibles fósiles se ha venido acelerando y amenaza de forma grave nuestra supervivencia en el planeta. 

Esto es lo que dice la cadena estadounidense CNBC: “La dependencia del mundo de los combustibles fósiles probablemente se volverá peor en las siguientes décadas, exacerbando el riesgo de una catástrofe climática al tiempo que los líderes y CEOs de las empresas repetidamente promocionan su compromiso con la denominada “transición energética””.

Líderes políticos bajo intensa presión

Mientras tanto, los líderes políticos están bajo una presión que se intensifica para cumplir sus promesas, las que fueron hechas como parte del acuerdo climático de París, antes de la cumbre de este año COP26, que debe celebrarse en Glasgow, Escocia, a principios de noviembre.

Aún así, incluso cuando los políticos y los líderes de negocios reconocen públicamente la necesidad de cambiar a una sociedad de bajas emisiones de carbono, las esperanzas de limitar el calentamiento global – y cumplir el crucial objetivo de no ir más allá de un calentamiento superior a los 2 grados celsius sobre los niveles preindustriales – se están deteriorando rápidamente.

Una meta que permanece muy lejos, virtualmente imposible

Casi 200 naciones ratificaron el acuerdo climático de París en la COP21, acordando perseguir esfuerzos para limitar el incremento de la temperatura a solamente 1.5 grados Celsius sobre los niveles preindustriales. Esta meta permanece como un foco clave para la cumbre COP26, aunque algunos científicos climáticos ahora creen que llegar a ese objetivo es “virtualmente imposible”.

Si queremos mitigar los peores efectos del cambio climático, esto tomará un esfuerzo deliberando para enfocarnos en reducir de manera dramática las emisiones de combustibles fósiles a casi cero- e incluso entonces tendremos que buscar maneras para remover los gases de efecto invernadero que hemos ido acumulando en la atmósfera.    Colm Sweeney. Director asistente de Global Monitoring Laboratory. 

El panel intergubernamental del Cambio climático ha estimado que el calentamiento global causado por el ser humano como resultado de las pasadas y actuales emisiones de carbono, está añadiendo justo ahora 0.2 grados Celsius a las temperaturas globales promedio cada década. Y, si esto continúa así, el Panel pronóstica que el calentamiento global podría alcanzar el tope de los 1.5 grados Celsius entre 2030 y en 2052.

El llamado de los científicos

Para mantenernos por debajo de este nivel, los científicos climáticos han llamado a una reducción del 45% en las emisiones de dióxido de carbono para 2030 en comparación con los niveles de emisiones de 2010, antes de alcanzar el objetivo de cero emisiones para el 2050.

“Es completamente cierto que esta transición se está moviendo de manera muy lenta desde una perspectiva climática, pero lo que es importante es reconocer que se trata primariamente de un asunto de voluntad política y de elecciones económicas”, dijo Carroll Muffett, jefe ejecutivo de la organización sin ánimo de lucro Centro para la ley Ambiental Internacional, en una conversación telefónica con CNBC.

Se trata de voluntad política, ya tenemos la tecnología

“No es un asunto de ausencia de tecnologías o de una incapacidad práctica para hacerlo. Si de hecho miramos a las que son las fuentes más baratas de energía, tampoco se trata de un asunto económico. Se trata mucho más de las estructuras que se han acomodado en el poder y que continúan apoyando a una industria que nos condena a la muerte”, añadió Muffett.

Uno de los mejores ejemplos de esta desconexión, dijo Muffett, es que algunos gobiernos y compañías que tienen estrategias de cero emisiones dependen de manera creciente de los combustibles fósiles en las décadas que vienen. Estas políticas dependen grandemente en en las potencialmente peligrosas y aún no probadas estrategias para remover el carbono o hacer que el dióxido de carbono desaparezca de la atmósfera, es decir, en las tecnologías de captura de carbono.

“Estamos viendo esto en Estados Unidos, particularmente en el contexto de la inversión masiva para la captura de carbono y almacenamiento”, dijo Muffett.

Un camino lleno de baches

A la fecha, los niveles de dióxido de carbono son más alto en la tierra que en cualquier otro periodo anterior durante los últimos 3.6 millones de años, de acuerdo con la investigación desarrollada por la Administración Atmosférica y nacional oceánica.

Los descubrimientos, los cuales fueron  publicados la semana pasada, encontraron que los niveles de CO2 y de metano – los dos más importantes gases con efecto invernadero – han continuado su implacable ascenso durante el año pasado a pesar de la fuerte desaceleración económica causada por la pandemia del coronavirus.

“La actividad humana está impulsando el cambio climático”, dijo Colm Sweeney de NOAA’s Global Monitoring Laboratory.

“Si queremos mitigar los peores impactos, nos va a tomar un deliberado enfoque en la reducción de las emisiones combustibles cerca a cero – e incluso después de eso, tendremos que encontrar formas para remover las emisiones de gases de efecto invernadero que hemos acumulado en la atmósfera”.

La quema de combustibles fósiles, tales como el petróleo, el gas y el carbón libera grandes cantidades de dióxido de carbono al aire.

Los gases de efecto invernadero atrapan el calor del sol en nuestra atmósfera, causando el calentamiento global. El Panel Intergubernamental para El Cambio Climático ha encontrado que las emisiones de los combustibles fósiles e industriales son la causa dominante del calentamiento global, contando por cerca del 89% del total de emisiones de CO2 para el 2018. 

La Administración de Información de Energía de los Estados Unidos ha dicho que espera que las emisiones mundiales de dióxido de carbono de fuentes relacionadas con la energía continúen creciendo durante las décadas siguientes.

En el 2019, la Administración proyectó que las emisiones mundiales de CO2 relacionadas con la energía podrían incrementarse cerca de un 0.6% cada año desde el 2018 hasta el 2050, con China en la posición número 1 como el emisor más grande de dióxido de carbono relacionado con la producción de energía durante ese periodo.

Abandonando los sistemas de energía del siglo XIX

Clark Williams-Derry, un analista de finanzas de energía en la IEEFA, una organización sin ánimo de lucro- describió la denominada “transición energética”, como un  “proceso de cambio de la energía del siglo XIX hacia las energías del siglo XXI”.

“Hay una transición en marcha, pero ¿es suficientemente rápida para prevenir las peores consecuencias del cambio climático? ¿Es suficientemente rápida para aliviar las preocupaciones sobre la calidad del aire en las ciudades de las naciones en desarrollo?”, dijo Williams-Derry, citando los peligrosos niveles de contaminación del aireen países como India, China, Bangladesh y Vietnam, entre otros.

“Estamos atados por un legado de elecciones, tecnologías y economías locales que quieren mantenernos atrasados en el proceso”, señaló Williams-Derry. “Va a ser un camino lleno de baches”.

Es crucial que actuemos ahora

El panel intergubernamental para el cambio climático ha reconocido que la transición a una economía libre de combustibles fósiles es un gran emprendimiento y que requerirá “cambios de amplio alcance y sin precedentes en la historia humana”, a lo largo de todos los aspectos de la sociedad. También subraya el punto de que limitar el ascenso de la temperatura a los 1.5 grados Celsius “podría ir de la mano con asegurar una sociedad más sostenible y equitativa”, con claros beneficios tanto como para los seres humanos como para los ecosistemas naturales.

Casa nación muy lejos de la meta

Sin embargo, un análisis de las Naciones Unidas publicado el 26 de febrero encontró que los compromisos hechos por los países alrededor del mundo para frenar las emisiones de gases de efecto invernadero estaban “muy lejos” de las medidas profundas requeridas para evitar los impactos más devastadores de la crisis climática.

El último reporte de las Naciones Unidas sobre los planes de acción en materia climática – algunas veces denominado como las Contribuciones determinadas nacionalmente – incluyó países responsables solamente por un tercio de las emisiones globales. Esto es debido a que solo 75 de los firmantes del acuerdo de París presentaron sus compromisos y acciones para reducir sus emisiones hasta antes del 2030 a tiempo para ser evaluados.

Estados Unidos, China, e India, unos de los más grandes emisores de gases de efecto invernadero a nivel global, todavía están pendientes de formular sus respectivas Contribuciones determinadas nacionalmente. 

En respuesta a esto, la secretaria ejecutiva para el cambio climático de las Naciones Unidas Patricia Espinosa ha urgido a los líderes políticos a implementar planes ambiciosos para reducir sus emisiones de gases efecto invernadero durante este año. “Si esta tarea era urgente antes, es crucial ahora”.

Con información de CNBC. 

comentarios

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Arriba