MastodonCon la reforma tributaria Colombia retrocede en la lucha contra el Cambio climático
Análisis

Con la reforma tributaria Colombia retrocede en la lucha contra el Cambio climático

La reforma tributaria del gobierno colombiano está recibiendo muchas críticas de parte de diversos sectores políticos. En las últimas horas los más prominentes partidos del Congreso de la República como el Liberal, la U, el Polo Democrático, la Alianza Verde y Cambio Radical, han anunciado de entrada su oposición al proyecto.

Si bien de entrada, las intenciones de la reforma tributaria son buenas, como por ejemplo unas mayores políticas sociales que tengan un impacto profundo en la erradicación de la pobreza y la pobreza extrema, elementos como el cambio de régimen de IVA para algunos productos de la canasta familiar, harían que los bienes básicos que consumen todos los ciudadanos colombianos se incrementaran en un 5%, según han dicho los gremios del sector agropecuario.

Una preocupación más urgente

Otros aspectos de la reforma, como el impuesto a la renta a los salarios o ingresos de más de 2.400.000 pesos y desde el 2023, a los ingresos superiores a 1.600.000 pesos, han causado gran preocupación entre diversos sectores, pues se considera un golpe a la clase media. Pero si bien este impuesto golpeará de algún modo a las clases medias, es más probable que las transferencias monetarias a lo más pobres (subsidio al IVA y el Ingreso solidario) puedan fortalecer la demanda agregada en los sectores más vulnerables de la sociedad y favorecer el crecimiento de nuevos emprendimientos que estimulen una mayor competitividad que en el largo plazo beneficie a todos los ciudadanos.

Con estas salvedades hechas, y con las preocupaciones legítimas que existen sobre la posibilidad de movilidad social que queda para las personas de clase media baja, que no reciben subsidios y que al mismo tiempo tendrán que pagar mayores impuestos, hay una preocupación que puede ser incluso más apremiante importante que todas las anteriores. En el proyecto de reforma tributaria presentada por el gobierno al congreso la semana pasada se incluye el impuesto del IVA del 5% para las empresas que generen energía por medio de paneles solares, o turbinas eólicas, así como por medio de otras fuentes no contaminantes.

Situación global contra el cambio climático

En un reporte del diario estadounidense New York Times de 2019, se señaló que el mundo estaba lejos de cumplir sus objetivos en la lucha contra el cambio climático y que de no cambiar las políticas globales, era altamente probable que para el 2050 no se alcanzara a llegar al objetivo de emisiones cero de carbono en todo el mundo, una meta que es la más acorde, de acuerdo a la comunidad científica, para que el planeta mantenga su temperatura por debajo del aumento de los 1.5 grados Celsius sobre los niveles de la era preindustrial.

En este escenario, la idea del gobierno colombiano de poner IVA a las energías renovables es una apuesta temeraria que podría reducir en gran medida la competitividad del sector de las energías renovables y que haría que Colombia, una de las naciones que en mayor riesgo se encuentra, debido a su posición geográfica, de sufrir los mayores efectos adversos del calentamiento global, tuviera menos autoridad e influencia en los paneles internacionales al momento de buscar un mayor compromiso de las demás naciones frente a esta problemática.

Lo positivo de la reforma tributaria

Aún así, la reforma tributaria tiene elementos positivos en materia ambiental, como el IVA del 19% a la gasolina y el diésel, al igual que el impuesto del IVA a los servicios públicos de los estratos 4, 5, y 6, lo cual podría contribuir a una moderación de la demanda energética y contribuir de algún modo a la transición energética necesaria para enfrentar de manera positiva los desafíos del cambio climático.

Pero eso no implica que la reforma tributaria no pueda tener consecuencias negativas para la implementación de las energías renovables. De acuerdo al diario colombiano Portafolio: “La propuesta del Gobierno en la reforma tributaria podría poner en riesgo la participación e incluso la oferta de precios en la subasta de contratos a largo plazo anunciada por el Ejecutivo y, con la cual, se busca incentivar y/o impulsar la generación con fuentes de energía renovable como lo es la solar.

Analistas consultados por el diario el Tiempo subrayan que las inversiones internacionales podrían menguar en el sector energético, ya que los inversionistas podrían ver menores retornos sobre la inversión, lo cual lo llevaría a desertar en las subastas del sector o a presentarse con precios superiores, lo cual hace que la competitividad del proceso sea inferior.

Necesidad de grandes incentivos

Y es que en el caso de la transición energética debe considerarse que los incentivos necesitan ser lo suficientemente fuertes como para que la sociedad en su conjunto haga los cambios necesarios para acceder a las nuevas fuentes de energía.

Por ejemplo, en Noruega, país en el que se venden la mayor cantidad de coches eléctricos del mundo en términos de unidad per cápita, los altos impuestos a los coches convencionales se complementaron con subsidios para la adquisición de coches eléctricos. Esto llevó a que a precio de mercado un auto de diésel o gasolina cueste lo mismo que un auto eléctrico.

Medidas similares podrían necesitarse en el resto del mundo para que la transición energética sea lo suficientemente rápida para que el planeta logre evitar el ascenso de las temperaturas por encima de los niveles de la era preindustrial y se logren mecanismos de adaptación completamente eficientes que eviten las afectaciones a la vida y a la salud que surgen con la llegada del calentamiento global.

El impacto del impuesto a las energías renovables

Para el caso colombiano, en consideración al impuesto del IVA a las energías renovables, “Esto se convierte en un impacto fuerte para los planes de generación de energía solar, ya que para este tipo de proyectos, los paneles como insumo suponen para los inversionista un alto compromiso desde el punto de vista de capital. Si hay un incremento a partir del pago de un IVA del 5%, puede ser que algunos promotores tengan que volver a revisar sus tiempos de retorno de su inversión y, en ese instante, pueden descartar su interés en participar en la subasta”, señaló Hemberth Suárez, socio fundador de OGE Legal Services, en conversación con el diario Portafolio.

Si bien las innovaciones en el sector de las energías renovables, han hecho que estas tecnologías sean cada vez mucho más económicas, esto no implica que su competitividad sea la apropiada para combatir los efectos nocivos del cambio climático.

En este momento el sector de las energías renovables está analizando la propuesta del gobierno del IVA del 5% a los paneles solares, así como los equipos de control de las plantas generadoras y la demás tecnología asociada.

“Esto tendría un impacto sobre el costo de la inversión de los nuevos proyectos, pero por otra parte se da la posibilidad de que el 5% del IVA sea descontable sobre la declaración total de este impuesto”, explicó Germán Corredor, director ejecutivo de la Asociación de Energías Renovables, (SER Colombia).

Impuesto a parques eólicos

De momento parece que los parques eólicos no han sido incluidos en la propuesta del impuesto del IVA 5%, aunque no se ha dado información oficial por parte del ejecutivo al respecto, pero tampoco aparecen como exentos.

“Esto quiere decir que estarían gravados con el 19% en este impuesto, con lo que se verían afectados para participar en la subasta de contratos de largo plazo ya que todos los insumos para el montaje de estas plantas tendría ese IVA”, dijo Corredor, quién explicó que con los dos tributos se afectaría el desarrollo de las energías limpias del país.

Todo lo anterior se implementaría con la nueva reforma tributaria, suprimiendo las disposiciones anteriores del plan nacional de desarrollo de la Ley 1715 que había reducido el IVA para los componentes que servían de insumos para el montaje de las plantas solares y los parques eólicos del 1% al 0%.

La Asociación Colombiana de Energía Solar ha dicho que el IVA del 5% para los paneles solares y sus insumos podría tener un impacto negativo en la competitividad del sector.

El gobierno defiende la propuesta

Pese a las declaraciones de los dirigentes gremiales del sector de las energías renovables, el gobierno colombiano ha defendido la propuesta señalando que esta hizo parte de las recomendaciones del Grupo de Expertos de Beneficios Tributarios que asesoró al gobierno en el diseño de las propuestas de la reforma e indicó a demás que su impacto en los ingresos del sector no sería significativo y que podría verse compensado con descuentos en otros apartados como la disminución del impuesto de la renta gravable para las empresas.

La decreciente competitividad del sector de combustibles fósiles

Uno de los elementos que Colombia debe tener en cuenta es que a partir de 2030, el mundo habrá alcanzado su punto más alto en la demanda de petróleo y esta empezará a disminuir, por lo que es necesario que el país acelere su transición hacia otras fuentes de ingresos y asegure su independencia energética a nivel internacional.

En este sentido, impulsar las energías renovables y otros sectores de la economía colombiana será clave para que el país pueda salir adelante en la transición energética. Un informe de la firma de consultoría de riesgo Verisk Maplecroft de marzo de 2021, señaló que las naciones que no se adapten a la transición energética y fallen en desarrollar ingresos alternativos a los combustibles fósiles se arriesgan a enfrentar una mayor inestabilidad política y social tanto en el mediano como en el largo plazo.

Con información de Portafolio.

comentarios

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Arriba