Mastodon¿Cómo las mujeres están soportando la carga del trabajo no pagado durante la pandemia?
Análisis

¿Cómo las mujeres están soportando la carga del trabajo no pagado durante la pandemia?

La pandemia del COVID19, y la crisis económica que ha causado, han golpeado fuertemente a todo el mundo. Pero ese impacto no se ha extendido igualmente. Un reporte del mes de noviembr4e de UN Women, la agencia de las Naciones Unidas para las mujeres, encontró evidencia clara de que, aunque ambos géneros han tenido crecientes cargas de trabajo que no han sido pagadas, las mujeres están soportando mucho más de esa carga que los hombres.

Antes de la pandemia, las mujeres estaban pasando en promedio 3 veces más que los hombres en trabajos domésticos o de cuidado que no era pagado – y que esta contribución estaba siendo ampliamente subvalorada. La Organización Internacional del Trabajo reportó que las 16 mil millones de horas que son gastadas en trabajo de cuidado no pagado cada día, podrían representar cerca de una décima parte del producto interno bruto mundial si este fuera pagado a una tasa justa.

Ahora un fallo histórico en China, que ordenó a un esposo pagar a su esposa por el trabajo doméstico que ella había hecho durante cinco años de matrimonio, ha renovado el debate acerca de cómo reconocer y valorar el trabajo que no es pagado.

Colocando un precio al trabajo no pagado

Bajo la nueva ley de matrimonio en China, la cual entró en vigor al comienzo de este año, una clausula señala que la parte que toma más parte en el cuidado de los niños y en las obligaciones domésticas tiene derecho a pedir una compensación durante un divorcio, según dijo un abogado en entrevista con el South China Morning Post.

En el caso de Beijing, la esposa tuvo derecho a un pago de una sola vez de 7700 dólares por el trabajo que ella había hecho durante su matrimonio.

Pero que mientras se reconoce el trabajo de la esposa, el fallo encendió un debate en línea sobre cómo valorar el trabajo no pagado, con algunas personas reclamando que el pago que se le había concedido a la esposa era muy pequeño, según dijo el South China Morning Post.

Sumando las horas extras

Durante la pandemia, se colocaron amplias restricciones a la vida diaria, los cierres de las escuelas, la interrupción de los negocios y un gran alza en el trabajo hecho en casa, han hecho que muchas tareas consuman más horas y sean más arduas.

En la siguiente gráfica de UN Women, se reporta que las mujeres, mucho más que los hombres, han reportado un incremento en su carga laboral en casi cada aspecto de la vida doméstica.

El promedio que las mujeres ahora gastan trabajando en el hogar equivale a un trabajo de tiempo completo no pagado, con un días más de trabajo a la semana, en promedio, que el trabajo que hace el hombre promedio.

Cerca de un tercio de las mujeres reportó que pada más tiempo cocinando y sirviendo comidas, en comparación con un quinto de los hombres que reportó lo mismo. La mitad de los hombres afirman que ellos normalmente no se involucran en la tarea de preparar comidas para nada.

Una imagen similar surge cuando se observa el cuidado de los niños. La investigación de UN Women, llevada a cabo por Ipson en 16 países mostró que antes de la pandemia, las mujeres gastaban en promedio 26 horas a la semana cuidando de los niños, en comparación con las 20 horas que los hombres dedicaban a la misma tarea. Ahora, en medio de la pandemia, esa carga se ha incrementado en 5.2 horas para las mujeres, y solo en 3.5 horas para los hombres. Como resultado, el promedio de horas que las mujeres gastan es cerca del equivalente de un trabajo de tiempo completo de cuidado infantil – Un día completo de trabajo a la semana más que el que hace el hombre promedio.

Y como la imagen muestra, hay grandes diferencias a nivel regional. Aunque cada nación estudiada mostró un aumento, los efectos fueron más pronunciados en los países con menor riqueza en América Latina, Asia y África, en comparación con los países más ricos.

Como madres y como hijas

La pandemia ha reafirmado la persistencia de los prejuicios de género en la sociedad y en las normas culturales. Todos, excepto una pequeña fracción de los hombres ha reconocido que sus esposas o compañeras están haciendo más trabajo en la casa, mientras que solo dos tercios de las mujeres dicen lo mismo acerca de sus maridos o de sus compañeros.

Quizás lo más preocupante para la igualdad de género en el futuro es que los padres vean que sus hijas estén brindado más ayuda en el hogar que sus hijos.

¿Un revés al progreso que se había alcanzado en décadas pasadas?

El efecto general es que el progreso gradual que se había alcanzado en equidad de género durante las últimas décadas, no solo parece haberse detenido, sino que podría estar retrocediendo.

Se estima que casi más de 28 mujeres en edades de 25 años o más han salido del mercado laboral completamente en los países de ingresos medios, en comparación con los 24 millones de hombres que han quedado desempleados. Dado que las mujeres tienen menos probabilidades de estar en la fuerza laboral, esto representa una amenaza seria para el estatus económico del futuro de un gran número de mujeres. A una escala global, se piensa que la pandemia empujará a 47 millones mujeres y niñas hacia la extrema pobreza en el 2021.

A pesar de la clara evidencia de que las mujeres están sufriendo desproporcionadamente más los efectos económicos adversos de la pandemia, la vasta mayoría de medidas que los políticos han tomado para enfrentar la crisis han hecho muy poco para hacer frente a la incrementada carga laboral que las mujeres han tenido que asumir en este nuevo contexto.

Sin embargo, hay notables excepciones.: Argentina ha incrementado el pago mensual para el cuidado de menores, expandiendo las bajas parentales pagadas, cosa que también ha ocurrido en países como Italia y Bélgica, y que está proveyendo apoyo extra para el cuidado infantil, ya sea manteniendo los hogares o jardines de cuidado infantil abiertos, como en Australia, o compensando a los padres afectados por los cierres, como se hizo en Alemania y Corea del Sur.

Mientras tanto, el fallo de la corte china podría demostrar ser un paso en la dirección correcta para la equidad de género, y es probable que medidas similares se implementen en otros países en el futuro.

Con información del Foro Económico Mundial.

comentarios

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Arriba