Conceptos

Mercados emergentes ¿Qué son y cuáles son sus características?

Mercados emergentes

Los mercados emergentes, también conocidos como economías emergentes o países en desarrollo, son naciones que están invirtiendo para aumentar su capacidad productiva. Estos países están moviéndose lejos de las economías tradicionales que dependían de la agricultura y de las exportaciones de materias primas. Los líderes políticos de los países en desarrollo o de las economías emergentes quieren crear una calidad de vida mejor para sus ciudadanos. Para construir economías plenamente desarrolladas, ellos están industrializando rápidamente a sus países y han adoptado políticas de libre mercado o de economía mixta. 

Características de los mercados emergentes 

Tienen un ingreso per cápita más bajo que el promedio 

Los mercados emergentes tienen un ingreso per cápita más bajo que el promedio de países. El ingreso bajo es el primer criterio importante porque esto provee un incentivo para la cual es la segunda característica, la cual es el rápido crecimiento. Los líderes de los mercados emergentes tienen el deseo de emprender cambios rápidos para  industrializar a sus economías. Este desarrollo económico es premiado con términos más largos en el poder, por medio de reelecciones, y gracias a él ayudan a las personas más pobres de sus países. 

El Banco Mundial define a las naciones en desarrollo, o economías emergentes, como aquellas que tienen un ingreso per cápita anual de USD 3995 menos. 

Rápido crecimiento económico

India es considerada como uno de los mercados emergentes de más rápido crecimiento del mundo.

En el 2019, el crecimiento económico de las naciones más avanzadas, como Estados Unidos, Alemania, México y Japón, fue de menos del 3%. El crecimiento en países como Egipto, Polonia, India y Malasia fue del 4% o más. China y Vietnam vieron niveles de crecimiento económico de alrededor del 6% o el 7%. Esto se debe a que entre menos desarrollada sea una economía más altas son sus posibilidades de crecimiento al atraer capital extranjero de todo el mundo que está en busca de rendimientos superiores a la media. 

Alta volatilidad 

Los rápidos cambios sociales llevan a la tercera característica, la cual es la alta volatilidad. Esta volatilidad puede venir de tres factores: Los desastres naturales, las alzas inesperadas de bienes importados, y la inestabilidad política local. Las economías tradicionales generalmente han dependido de la agricultura y son vulnerables a los desastres naturales, tales como los terremotos en Haití, los tsunamis en Tailandia, o las sequías en Sudán. Pero estos desastres pueden establecer las bases para desarrollos comerciales adicionales, tal como sucedió en Tailandia. 

Saltos en los precios de las divisas 

Los mercados emergentes son más susceptibles a los cambios en el valor de la moneda, como los originados por la llegada masiva de capitales a un país. Estos mercados también son vulnerables a los saltos en el valor de los commodities, tales como el petróleo o la comida. La razón de tales cambios es que las economías emergentes no son tan poderosas como para influenciar a los mercados. Por ejemplo, cuando Estados Unidos subsidió la producción de etanol en el 2008, esto llevó a que los precios del petróleo y la comida ascendieran notablemente. Esto llevó a protestas por los precios de los alimentos en las naciones de mercados emergentes.

Cuando los líderes de estas naciones emprendieron los cambios necesarios para la industrialización, muchos sectores de la población sufrieron, como los agricultores que perdieron sus tierras. Con el tiempo esto puede llevar a la agitación social, la rebelión y el cambio de régimen político. Los inversores pueden perder todo si las industrias son nacionalizadas por los políticos o si el gobierno deja de pagar la deuda externa. 

Potencial para el crecimiento 

El crecimiento en los mercados emergentes requiere de mucha inversión de capital. Sin embargo, los mercados de capital son mucho menos maduros en estos países que en los mercados desarrollados. Estos mercados no tienen un récord sólido de inversión extranjera directa. Frecuentemente es difícil conseguir información acerca de las compañías listadas en los mercados de valores de las economías emergentes. Allí, podría no ser fácil vender bonos de deuda en el mercado secundario. Todos estos componentes generan altos riesgos. Pero también significan que el potencial de recompensa es mucho más grande para los inversores que están dispuestos a investigar a fondo y arriesgarse.

Si las economías emergentes son exitosas, el rápido crecimiento lleva a la quinta característica, la cual es un retorno por la inversión más grande. Esta es la razón por la cual muchos de estos países se enfocan en una estrategia de crecimiento basada en las exportaciones. Ellos no tienen demanda en casa, de manera que producen bienes de consumo a bajo costo y materias primas para exportar a los mercados desarrollados. Las compañías que impulsan esta estrategia obtendrán ganancias. Esta interacción se traslada en precios por acciones más altas para los inversionistas. También significa retornos más altos en bonos de deuda, cuyos costos cubren con gran margen de ganancia el riesgo de invertir en los mercados emergentes. 

Es esta cualidad la que hace a los mercados emergentes tan atractivos para los inversionistas. No todos los mercados emergentes son buenas inversiones. Estos países deben tener poca deuda en relación a los ingresos gubernamentales, un creciente mercado laboral y un gobierno que no sea corrupto. 

Naciones que son consideradas mercados emergentes 

El índice de Morgan Stanley Capital Internacional de Mercados Emergentes (MSCI Index) indica una lista de 26 naciones que son mercados emergentes. La lista es la siguiente: 

Argentina, Brasil, Chile, China, Colombia, República Checa, Egipto, Grecia, Hungría, India, Indonesia, Corea del Sur, Malasia, México, Pakistán, Perú, Filipinas, Polonia, Catar, Rusia, Arabia Saudí, Sudáfrica, Taiwán, Tailandia, Türkiye (Antes Turquía), y los Emiratos Árabes Unidos. 

Otras fuentes también listan otras cinco jurisdicciones o naciones que hacen parte de la categoría de mercados emergentes. Estas naciones son Hong Kong, Jordania, Kuwait, Singapur y Vietnam. 

Los principales mercados emergentes son China e India. Juntos, estos dos países son el hogar del 35% de la fuerza laboral y de la población mundial. En el 2018, su producto interno bruto combinado (cerca de USD 28.1 trillones) era más grande que el de la Unión Europea (de USD 18.8 trillones). En cualquier discusión sobre los mercados emergentes, la poderosa influencia de estas dos naciones siempre debe ser tenida en cuenta. 

Actualmente China tiene un PIB per cápita de 10.500 dólares, el PIB per cápita por paridad del poder adquisitivo es de más de 17.000 dólares. 

En India la renta per cápita anual es de 1.900 dólares y la renta per cápita por paridad del poder adquisitivo es de 6390 dólares. 

Cómo invertir en mercados emergentes 

Invertir en los mercados emergentes es bastante simple, incluso si eres un inversor novato. Todo lo que necesitas es una cuenta en un bróker para comenzar a invertir en partes del mundo en las que se proyecta un crecimiento sustancial. De hecho si usas el servicio de un robo-advisor, tú puedes invertir en estas partes del mundo incluso sin que te hayas dado cuenta. Algunos servicios de los robo-advisors colocan parte de tu portafolio en los mercados emergentes como parte de la estrategia de diversificación y crecimiento. 

Para invertir en estas economías debes seguir los siguientes pasos: 

1. Abre una cuenta 

Lo primero que necesitarás es una cuenta de inversión. Tú puedes abrir una cuenta individual de retiro – ya sea una Roth IRA o una cuenta tradicional de retiro – por medio de una firma bróker. Una cuenta de bróker tasable ( que paga impuestos) es otra opción. O si tú tienes una cuenta 401(K) u otra cuenta patrocinada por tu empleador, tú podrías tener la opción de colocar parte de tus inversiones en mercados emergentes, probablemente por medio de un fondo mutuo. 

2. Financia tu cuenta 

Una vez que hayas abierto tu cuenta, tú necesitarás financiarla. Puedes contribuir con hasta USD 6000 a un fondo de ahorro individual para el retiro, o con USD 7000 si eres mayor de 50 años. Si estás invirtiendo por medio de una cuenta 401(k), tú puedes contribuir con las deducciones de tu pago de nómina. Para la mayoría de planes de empleado, el límite de contribución anual es de USD 22.000, o de USD 27.000 para los trabajadores mayores de 50. No hay límites a las contribuciones totales a una cuenta de bróker tasable. 

3. Decide el tipo de inversión 

Ahora es el momento de investigar cómo quieres invertir en mercados emergentes. 

Algunas opciones a considerar incluyen las siguientes: 

Bonos de mercados emergentes

Una opción es comprar bonos emitidos por los gobiernos y corporaciones de mercados emergentes. Cuando compras bonos te conviertes en un prestamista. Tú recibes un interés fijo por los pagos hasta que el bono alcance la fecha de madurez, punto en el cual tendrás tu inversión de vuelta. Invertir en bonos de los mercados emergentes viene con riesgos adicionales, incluyendo los riesgos de cambios en la tasa de cambio. Tú podrías necesitar la ayuda de un asesor financiero con experiencia en inversiones internacionales. 

ETFs y fondos mutuos de mercados emergentes 

Una buena opción para los inversores que están buscando diversificación es invertir en fondos mutuos o fondos cotizados en bolsa de mercados emergentes. Ambos te brindan la opción de tener una canasta de valores- frecuentemente cientos o más – de manera que hay menos riesgo en comparación con las acciones individuales y los bonos. 

Tú puedes comprar acciones de un fondo que invierte ampliamente en mercados emergentes como el ETF Vanguard FTSE Emerging Markets (VWO). Este ETF invierte en más de 5.300 compañías alrededor del mundo. 

También puedes invertir en un fondo que se enfoque en un país o segmento específico de los mercados emergentes. Por ejemplo, el ETF VanEck Russia (RSX) invierte en 29 compañías rusas. 

Otra opción es invertir en un fondo que invierte exclusivamente en acciones de pequeña capitalización o acciones de grandes dividendos en mercados emergentes. 

Fondos de Inversión en bienes raíces de mercados emergentes (REITs) 

Invertir en un fondo de bienes raíces es como invertir en un fondo mutuo enfocado en bienes raíces o en un ETF. Un REIT de mercados emergentes puede ser una buena opción si quieres invertir en bienes raíces en partes emergentes del mundo que tienen precios bajos. 

4. Haz tu primera inversión 

Una vez que hayas abierto y financiado tu cuenta, y que hayas hecho el trabajo de investigar los activos y valores disponibles, es tiempo de hacer tu primera inversión en un mercado emergente. Simplemente no te olvides de los impuestos aplicables. Si vendes tus inversiones con una ganancia, tú serás responsable por los impuestos de ganancias de capital, a menos de que estés invirtiendo en una cuenta libre de impuestos como una cuenta de ahorro individual para el retiro. 

Para tener en cuenta: Cuando tú inviertes en mercados internacionales, tú puedes ser responsable de impuestos en otras jurisdicciones. Tú podrías reclamar una deducción fiscal en tu país de residencia por estas inversiones para evitar pagar impuestos dos veces. Asegúrate de consultar a un contador experto para verificar tus opciones. 

¿Qué es lo que necesitas saber antes de invertir en mercados emergentes? 

Mientras que los rendimientos pasados no te aseguran resultados futuros, es importante considerar también que los mercados emergentes han tenido resultados inferiores a las acciones estadounidenses en los últimos años. El índice de Mercados Emergentes MSCI, que rastrea el desempeño de más de 1400 acciones en 25 países de mercados emergentes ha tenido un rendimiento promedio anual del 5.4% durante los últimos diez años. Por otra parte,  los retornos anuales del S&P 500, hasta el 20 de enero de 2022, han sido del 13.04% durante la última década. 

¿Cuáles son los riesgos de invertir en mercados emergentes? 

Los mercados emergentes ofrecen un potencial de crecimiento real para los inversores. Pero estos mercados también son más riesgosos que los mercados desarrollados. Como en cualquier inversión, existe el riesgo de que una compañía individual pueda quebrar o que el mercado entero pueda caer. Sin embargo, en los mercados emergentes los siguientes tipos de riesgos son sustancialmente más altos: 

Riesgo político 

La probabilidad de que la inestabilidad política o la corrupción impidan el progreso económico y reduzcan la rentabilidad. 

Riesgo económico 

La escasez de bienes o mano de obra, la inflación o la deflación, políticas monetarias inestables o una regulación insuficiente pueden amenazar el crecimiento. 

Riesgos en el cambio de divisa 

Las fluctuaciones en el cambio de divisas son uno de los riesgos más importantes al invertir en economías internacionales.

El valor de una moneda se puede hundir, lo cual podría reducir significativamente las ganancias. Hay riesgos significativos en los mercados emergentes, en los cuales el valor de la moneda es inestable.  

Ventajas de invertir en los mercados emergentes 

Potencial más alto para el crecimiento 

La ventaja más grande de invertir en mercados emergentes es el potencial de grandes retornos. Entre 1969 y el 2019, la economía de Estados Unidos creció 3.8 veces en términos de su producto interno bruto. Por comparación, durante el mismo periodo, el producto interno bruto de China creció 73, 6 veces, Corea del Sur creció 28.2 veces e India creció 14.1 veces. 

Diversificación 

Colocar un porcentaje de tus inversiones en mercados emergentes provee un portafolio más diversificado que invertir únicamente en las acciones y bonos de Estados Unidos. Algunas instituciones financieras recomiendan colocar el 40% de tu portafolio en acciones internacionales y hasta el 30% en bonos internacionales. (Es importante destacar que esto incluye tanto mercados desarrollados como mercados emergentes). 

Desventajas de invertir en mercados emergentes 

Riesgo más alto 

Los retornos potenciales más altos en los mercados emergentes también vienen con riesgos más grandes. Las fluctuaciones de moneda, la probabilidad de inestabilidad política y corrupción, y la carencia de infraestructura, entre otros factores, pueden llevar a grandes riesgos de pérdida de capital. 

Carencia de información 

La información sobre las compañías y el estado fiscal completo de los mercados emergentes puede ser difícil de obtener. La información gubernamental es en muchas ocasiones imprecisa o desactualizada. Las interpretaciones de la información pueden variar notablemente y pueden estar viciadas por prejuicios culturales. 

Baja liquidez 

Una forma común de invertir en acciones internacionales, incluyendo las de mercados emergentes, es por medio de ADRs (American Depositary Receipts, un tipo de certificados en bancos estadounidenses). Pero algunas ADRs tienen baja liquidez, lo que significa que no son fácilmente convertibles en efectivo. Esto puede llevar a altos spreads (la diferencia entre el precio de compra y venta en un bróker. El riesgo de liquidez también es alto para las acciones de los mercados emergentes que no tienen una ADR y que son comerciadas en los mercados OTC (Over the counter) en lugar de los grandes exchanges de acciones como Nasdaq o la Bolsa de Nueva York

Conclusiones 

Los mercados emergentes son todas aquellas economías de renta baja que están experimentando un proceso de crecimiento y que al mismo tiempo plantean un gran potencial para el futuro inmediato. Al ser economías donde el acceso a capital para financiamiento es escaso, cualquier inversión puede eventualmente brindar grandes retornos. Sin embargo, con las grandes oportunidades de crecimiento también vienen los grandes riesgos. 

Al tener una infraestructura débil y unos mercados poco desarrollados, los mercados emergentes se pueden enfrentar a riesgos sistémicos serios que amenacen toda inversión que allí se realice. En la mayoría de los casos, los riesgos pueden ser políticos, de cambio en el valor de la moneda o de crisis financieras que pueden ser mal administradas por los gobiernos locales. 

Invertir en un mercado emergentes es bastante simple y es algo que se puede realizar gracias a cualquier bróker de inversión que ofrezca productos como ETFs o fondos mutuos que inviertan en valores de estos mercados. Las opciones de inversión que tenemos en cada uno de estos fondos son valores como acciones y bonos de deuda soberana y de compañías privadas. 

Otra forma de invertir en los mercados emergentes es mediante fondos de inversión colectiva de bienes raíces, REITs, o por medio de la compra de acciones y bonos en los mercados OTC, over the counter. 

Tener una participación en mercados emergentes es una forma de diversificar un portafolio de inversiones y es algo recomendado por todo asesor de inversiones profesional. Sin embargo, es oportuno destacar que durante las últimas décadas, a pesar del gran crecimiento en el PIB de las economías emergentes, los mercados de valores de estos países no han superado el crecimiento de los índices de los valores americanos como el Nasdaq o el S&P 500. 

Con información de The Balance

LO MÁS POPULAR

Arriba