Conceptos

¿Qué es un fondo de inversión colectiva y cuáles son sus características?

Fondo de inversión colectiva

Un fondo de inversión colectiva, también conocido como sociedad de inversión colectiva, es un grupo de cuentas asociadas por un banco o una empresa de fideicomiso. La institución financiera agrupa activos de individuos y organizaciones para desarrollar un portafolio único, diversificado y más grande. Hay dos tipos de fondos de inversión colectiva. 

Los fondos de inversión colectiva generalmente están disponibles para las personas únicamente por los planes de jubilación provistos por los empleadores. A estos planes también se les conoce como planes de pensión. Las compañías de aseguramiento también ofrecen fondos de inversión colectiva a los individuos. 

Otros nombres para los fondos de inversión colectiva incluyen: fondos comunes de fideicomisos, fondos comunes, fondos colectivos, y fideicomisos mixtos. 

¿Cómo funciona un fondo de inversión colectiva? 

En Estados Unidos los fondos de inversión colectiva no están regulados por la Comisión de Bolsa y Valores (SEC) o la ley de inversiones de 1940. Sin embargo, estos fondos operan bajo la autoridad regulatoria de la Oficina del Controlador de Moneda (OCC). 

Aunque los fondos de inversión colectiva son fondos agrupados al igual que los fondos mutuos, los fondos de inversión colectiva son vehículos de inversión no registrados, más similares a los fondos de cobertura

El objetivo fundamental de un fondo de inversión colectiva es reducir los costos de administración de portafolios mediante el uso de economías de escala. Estos fondos se pueden combinar con los fondos de repartos de utilidades y los fondos de pensiones. 

Los fondos agrupados son colocados en una cuenta maestra de fideicomiso. De esta manera, los fondos son establecidos como fideicomisos y son controlados por bancos o compañías de fideicomiso, las cuales actúan como fideicomisarios o ejecutores. Sin embargo, muchas instituciones financieras usan compañías de inversión o de fondos mutuos como sub-asesores para administrar sus portafolios. 

Por ejemplo, Invesco Trust Company administra el fideicomiso Invesco Global Oportunities y el fideicomiso Invesco Balanced-Risk Commodity. Fidelity, Franklin Templeton, y T. Rowe Price también administran fondos de inversión colectiva. 

Invesco, compañía de inversión que administra fideicomisos para fondos de inversión colectiva.

Inversiones de un fondo de inversión colectiva 

El banco, actuando como una fiduciaria, tiene el título legal de los activos en un fondo de inversión colectiva. Sin embargo, aquellos que participan en el fondo, poseen los beneficios de los activos del fondo. Ellos son, en efecto, los propietarios beneficiarios de los activos. Los participantes no poseen ningún activo específico en un fondo de inversión colectiva, pero tienen un interés en los activos agregados del fondo. 

Un fondo de inversión colectiva puede invertir en una variedad de activos, incluyendo acciones, bonos, materias primas, derivados e incluso fondos mutuos. 

Los fondos de inversión colectiva son específicamente diseñados por un banco para mejorar su administración de inversiones. Estos fondos reúnen activos de varias cuentas en un fondo que está dirigido con una estrategia de inversión y un objetivo. Al combinar diferentes activos fiduciarios en una sola cuenta, el banco típicamente es capaz de hacer decrecer sus gastos administrativos y operacionales significativamente. La estructura de inversión designada está diseñada así para maximizar el desempeño de las inversiones. 

De acuerdo a Cerulli Associates, una firma de investigación con sede en Singapur que llevó a cabo un estudio en 2016, aproximadamente 2.8 trillones de dólares estaban invertidos en fondos de inversión colectiva en todo el mundo. Se estimó que esa cifra habría superado los 3 trillones de dólares en el 2018. 

Historia de los Fondos de Inversión Colectiva 

El primer fondo de inversión colectiva fue creado en 1927. Una víctima de la crisis, cuando el mercado de valores cayó dos años después, percibió la contribución de estos fondos a las durezas financieras de su tiempo y las severas limitaciones de los mismos. Los bancos vieron como las regulaciones los restringían de ofrecer estos fondos. Los fondos de inversión colectiva entonces solo se ofrecían a clientes de fideicomisos y por medio de los beneficios de los planes de empleados. 

La situación empezó a cambiar en el siglo XXI. Los fondos de inversión colectiva comenzaron a ser listados en las plataformas electrónicas de trading de fondos mutuos. Así, se incrementó la frecuencia de comercialización y la visibilización de los fondos colectivos. 

La ley de Protección de Pensiones de 2006 fue un impulso para los fondos de inversión colectiva, ya que los convirtió en la opción por defecto para los planes definidos de contribución para las pensiones. Finalmente, los fondos con fecha de fecha objetivo (TDFs), se hicieron populares, y la estructura de los fondos de inversión colectiva se encuentra bien situada a este tipo de vehículo de inversión de largo plazo. 

Diferencias entre los fondos de inversión colectiva y los fondos mutuos 

Aunque tipos de fondos ofrecen una variedad de opciones de inversión y consisten en una canasta de activos. Sin embargo, los fondos de inversión colectiva son diferentes de los fondos mutuos en varias formas importantes: 

Quizás la más notable, los fondos de inversión colectiva tienden a tener costos operacionales más bajos que los fondos mutuos, dado que ellos no tienen que cumplir los requerimientos de reporte de la SEC, proveyendo prospectos e informes o instalar juntas directivas independientes, por ejemplo. 

Los fondos de inversión colectiva  también se ofrecen solamente en los bancos y por compañías de fideicomiso para planes de retiro, generalmente no están disponibles para el público en general. Esto es así en Estados Unidos, ya que allí el público no puede invertir directamente en fondos mutuos, solamente en fondos mutuos que los inversores pueden comprar directamente o por medio de un intermediario financiero, como un bróker. Sin embargo, en América Latina las agencias de corretaje sí ofrecen estos fondos a los inversores minoristas. 

La supervisión de los fondos mutuos es usualmente gestionada por administradores empleados por el fideicomiso, mientras que los fondos mutuos son gestionados por un administrador de fondos mutuos o un grupo de administradores aprobados por la junta de directores

Los fondos de inversión colectiva no pueden ser transferidos a cuentas IRA (cuentas individuales de retiro) o a otros tipos de cuenta. 

Los fondos de inversión colectiva requieren invertir en activos específicos como bonos y  acciones. En los fondos mutuos se puede invertir en activos mucho más diversos, como derivados. 

En los planes de pensión 

Hoy, los fondos de inversión colectiva aparecen en los planes de jubilación 401 K como una opción de valor estable. 

De acuerdo a un reporte en TheStreet.com, un reporte de Investment Company Institute encontró que la porción de activos de estos fondos en los planes 401K se incrementó de un 6% en el 2000 a un estimado del 19% en el 2016. Información de la firma de consultoría de inversión institucional Callan contenida en el estudio de Tendencias de Contribución Definida de 2018 encontró que la presencia de fondos de inversión colectiva incrementó de un 43.8% en 2011 al 65% en el 2017. 

Principales ventajas de los fondos de inversión colectiva

Diversificación y riesgo 

Una de las principales ventajas de los fondos de inversión colectiva es la reducción en el riesgo de inversión por medio de la diversificación. Una inversión en una sola acción podría no ir bien, pero podría colapsar por múltiples razones. Si tu dinero es invertido en una empresa con un mal prospecto, entonces podrías perder tu capital. Al invertir en un rango de acciones y otros valores, el riesgo de capital se reduce considerablemente. 

Este principio de inversión es frecuentemente conocido como distribución del riesgo. 

Las inversiones colectivas, por su naturaleza, tienden a invertir en un rango de valores individuales. Sin embargo, si los valores están todos en una clase similar de activos o sector del mercado, entonces hay un riesgo sistémico de que todas las acciones puedan colapsar. Las acciones o valores también pueden verse afectados por eventos imprevisibles en el mercado. 

Para evitar el riesgo sistémico, los administradores podrían diversificar su portafolio en diferentes tipos de activos no correlacionados. Por ejemplo, los inversores podrían tener sus activos en partes iguales en acciones y en valores de ingresos fijos. 

Reducción de los costos administrativos 

Si un inversor tiene que comprar un gran número de inversiones directas, el monto que esta persona podría ser capaz de invertir en cada acción probablemente sería pequeño. La reducción de los costos es algo que frecuentemente se basa en el número y tamaño de cada transacción. Por lo tanto, los costos generales podrían tomar gran parte del capital disponible de inversión cuando se hacen depósitos pequeños. 

Entre más grandes sean las inversiones, menores serán los costos de administración y operación en proporción a las inversiones. Por lo tanto, agrupar acciones y valores en un fondo de inversión es algo que tiene sentido si se quieren reducir los costos. 

Eliminación del tiempo de gestión 

Un inversor que elija usar un fondo de inversión colectiva como una forma de invertir su dinero no necesitará gastar gran parte de su tiempo tomando decisiones de inversión. En este sentido, se ahorrará tiempo de investigación, o el trabajo de ejecutar las operaciones de compra y venta de valores. En los fondos de inversión colectiva, estas operaciones son ejecutadas por los administradores del fondo. 

Desventajas de los fondos de inversión colectiva 

Costos 

Los administradores de los fondos de inversión colectiva toman las decisiones financieras en nombre de los inversores y por ello reciben una remuneración. Esta remuneración está tomada directamente de los activos de los clientes como un porcentaje anual. En algunas ocasiones los pagos pueden ser variables con base en los desempeños de los fondos. Si el inversor administra su propio dinero, entonces podría evitarse los costos de administración de los fondos de inversión. 

Frecuentemente el costo de la asesoría dada por un corredor o por un asesor financiero está especificado dentro del vehículo de inversión. Los costos asociados a los fondos de inversión colectiva siempre se consideran como una carga y reducen las ganancias de los inversores. 

Carencia de elección

Aunque un inversor puede elegir el tipo de fondo en el que desea invertir, él no tiene el control sobre las elecciones de los activos individuales que los administradores del fondo pondrán en él. 

Pérdida de los derechos de propiedad

Si un inversor posee acciones directamente, como cuando compra las acciones por sí mismo en el mercado, entonces él tiene el derecho de asistir a las reuniones de la compañía y votar en los temas importantes. Esto cuando la porción de acciones que compra es lo suficientemente importante. 

Desafortunadamente, para la mayoría de los inversores es imposible comprar grandes cantidades de acciones, o incluso acciones completas. En estos casos, los inversores recurren a los fondos de inversión colectiva, los cuales compran acciones a nombre de los inversores. Pero en este caso, como la inversión se ha hecho a nombre del fondo y no del inversor, este último carece de derechos de propiedad sobre las acciones individuales que los fondos compran. 

Cómo invertir en un fondo de inversión colectiva 

Invertir en un fondo de inversión colectiva es más sencillo de lo que se podría imaginar. Lo primero que se debe hacer es definir el perfil del inversionista: conservador, moderado o arriesgado. Con un perfil definido se puede pensar en qué objetivos se tienen y en qué tipo de fondo se adapta más a esos objetivos. 

Ahora tienes que elegir un fondo de inversión colectiva. Pero ¿Dónde se encuentran? 

Tienes que buscar un administrador de fondos de inversión colectiva o entidades fiduciarias. Entre algunos de ellos se encuentran las fiduciarias de las entidades bancarias de tu país. 

Las fiduciarias son entidades financieras independientes asociadas a las entidades bancarias, puedes encontrar información sobre ellas en las respectivas entidades bancarias y en sus sitios web. 

Una vez que hayas identificado la fiduciaria, busca dentro de ella el fondo de inversión colectiva que se adapte a tu perfil de riesgo. 

Las entidades fiduciarias podrán ofrecerte varios fondos de inversión. Sin embargo, solo unos cuantos de ellos cumplirán con tu perfil. 

Después de que hayas seleccionado el fondo que más se adapte a tu perfil, determina el plazo en el cual deseas realizar tu inversión. Luego, dirígete a la entidad fiduciaria o en su sitio web, según disponga la entidad, y realiza tu inversión.  Esto es todo. Después de haber realizado la inversión, podrás seguir los resultados de tu inversión en el sitio web de la entidad y comenzar a disfrutar de los rendimientos o ver tu capital crecer. 

Opciones para invertir 

Credicorp Capital, fiduciaria colombiana que administra múltiples fondos de inversión colectiva.
Credicorp Capital, fiduciaria colombiana que administra múltiples fondos de inversión colectiva.

En el caso colombiano, si deseas invertir en un Fondo de Inversión Colectiva lo puedes hacer gracias a la Fiduciaria Credicorp Capital. Esta fiduciaria ha desarrollado la aplicación Tyba, la cual nos permite invertir en línea, con poco papeleo y de forma sencilla. Tyba ofrece varios fondos de inversión colectiva dirigidos a múltiples perfiles de riesgo. Puedes descargar la aplicación en la App Store de Apple o en la tienda de aplicaciones de Android, Play Store. 

Otros ejemplos de fondos de inversión colectiva 

De acuerdo al sitio web Rankia, para el 2022, algunos de los mejores fondos de inversión colectiva en Colombia eran los siguientes: 

Fiducuenta, del Grupo Bancolombia, con una comisión estimada anual del 1.5% y con un perfil de riesgo moderado. 

Fondo BBVA Digital. Un fondo del Banco BBVA, con una de los montos de inicio más bajos del mercado. Se puede invertir desde los 20.000 pesos ( aproximadamente 5 dólares) y realizar aportes desde los 10.000 pesos. 

Fondo de Inversión Colectiva Corto plazo del Banco Itaú. Se trata de una opción de inversión abierta con una opción de liquidez inmediata. Este fondo tiene un perfil de riesgo conservador y cobra una comisión estimada anual del 1.3%. 

Se puede consultar la lista completa de fondos recomendados para Colombia en el sitio web de Rankia

Conclusiones 

Los fondos de inversión colectiva son una excelente herramienta para aquellos inversores minoristas que no se consideran a sí mismos expertos en inversión. Dado que son gestionados por administradores de entidades fiduciarias, también evitan el tener que llevar a cabo una investigación de inversión y el gastar demasiado tiempo a la hora de invertir. 

Una de sus grandes ventajas es que diversifican los riesgos de invertir en una sola acción o valor. Aún así, estos fondos conllevan costos importantes que es pertinente considerar. Para aquellos que desean evitar los costos asociados a la inversión gestionada o pasar demasiado tiempo investigando en qué acciones invertir, una opción que podrían considerar serían los ETFs. 

Los ETFs ofrecen opciones de inversión diversificada a bajo costo, aunque la mayoría no son administrados activamente por los gestores de fondos. A diferencia de los fondos de inversión colectiva, que son gestionados por expertos, muchos ETFs simplemente indexan un grupo de acciones o índices. En este caso, el inversor debería considerar atentamente en qué tipo de sector o acciones invertir. 

Con información de Investopedia y Wikipedia

LO MÁS POPULAR

Arriba