Mastodon ▷ ¿Qué son las finanzas públicas y cuáles son sus características?
Conceptos

¿Qué son las finanzas públicas y cuáles son sus características?

Finanzas públicas

Definición de Finanzas públicas

Las finanzas públicas son la administración de los ingresos, gastos y deudas de un país por medio de las instituciones del gobierno y del estado.

Cuando hablamos de las finanzas públicas nos referimos a la forma en que se recolectan impuestos e ingresos, los montos recolectados, el gasto y el déficit o el superávit resultante. Finalmente, el déficit y el superávit público son la diferencia entre los ingresos y los gastos que tiene el gobierno durante un tiempo específico.

Instituciones a cargo de las finanzas públicas

La institución que está a cargo de las finanzas públicas en una nación es el Estado. Sin embargo, este está dividido en una serie de instituciones que cumplen diversas funciones de administración pública.

Dentro de las instituciones que toman parte en la administración de las finanzas del estado encontramos al gobierno y al parlamento.

El gobierno está compuesto por la rama del poder ejecutivo de un país. Este está compuesto por el presidente y sus ministros. El gobierno ejecuta el gasto público, solicita préstamos para proyectos de desarrollo o para cubrir el déficit público y recolecta impuestos por medio de agencias de impuestos nacionales.

Funciones del parlamento en las finanzas públicas

En los regímenes democráticos, el parlamento es la institución encargada de aprobar el presupuesto anual, el cual es presentado por el gobierno. El legislativo también es el encargado de aprobar las reformas a las leyes de impuestos y de instituciones o negocios públicos que le generan ingresos al estado. Cuando el gobierno requiere hacer cambios en los montos de impuestos que recolecta en un país presenta reformas en el legislativo.

En los regímenes autoritarios, la aprobación de reformas tributarias, presupuesto, gasto público y límites de endeudamiento no pasan por los entes legislativos. Las reformas son definidas directamente por los órganos administrativos del ejecutivo como los ministerios de finanzas.

Ejes centrales de las finanzas públicas

Las finanzas públicas se centran fundamentalmente en dos frentes. Estos son: La recaudación de impuestos más la generación de ingresos y el gasto público.

Del equilibrio resultante entre estos dos campos dependerá si una nación llega a generar un superávit fiscal o un déficit fiscal.

El superávit se produce cuando los ingresos generados vía impuestos e ingresos son mayores que los gastos generados por el Estado. El déficit público se produce cuando los gastos del Estado son mayores a lo que este ingresa mediante la recaudación de impuestos o por los ingresos estatales.

Un correcto manejo de las finanzas públicas ha de tener en cuenta que los gastos no superen de forma desbordada los ingresos de una nación. Al hacer esto, el estado no tiene que ordenar nuevos impuestos o incurrir en altos niveles de deuda para financiar el gasto. De la misma manera, es vital que el Estado pueda gastar de manera eficiente los recursos que recibe de los ciudadanos. El gasto eficiente ayuda a atender a los sectores clave de la economía que dependen del impulso del gobierno.

Problemas del gasto público

Muchos sectores en los que gasta dinero el estado son: la educación, la salud, las fuerzas militares, la policía, la administración de justicia, los entes burocráticos, la investigación básica en ciencia y tecnología, así como las empresas de carácter público. Si el Estado quiere que cada uno de estos sectores funcione bien y provea el máximo beneficio posible al conjunto de la sociedad, debe gastar de forma adecuada y eficiente en estas instituciones.

La falta de gasto, el gasto excesivo o la ineficiencia en el mismo puede conducir a graves desajustes y desigualdades. Estos problemas pueden conducir a un descontento generalizado entre la ciudadanía o en sectores ciudadanos. A su vez, esto puede llevar a crisis políticas y sociales que pondrán en peligro la legitimidad del gobierno y por ende su permanencia.

Por otra parte, una alta carga impositiva puede generar un alto descontento socia. Unos impuestos demasiado bajos pueden llevar a que el Estado no tenga suficientes recursos para atender a todas sus necesidades y gastos.

Perspectivas y posturas ideológicas sobre las finanzas públicas

Diversas escuelas de pensamiento como los neoliberales o los keynesianos tienen posturas diferentes sobre la correcta administración de las finanzas públicas.

Perspectivas neoliberales de las finanzas públicas

Los sectores neoliberales han enfatizado en la disminución del gasto público como una medida para reducir el déficit estatal y garantizar el pago de deudas. Las teorías neoliberales apuntan a que si un Estado es solvente, garantizará la confianza de los inversores en la economía nacional. Una vez que se garantiza dicha confianza, más inversores llegarán al país a desarrollar negocios, lo cual impulsará el crecimiento del PIB y otros índices.

Perspectivas keynesianas

Los economistas keynesianos y algunos socialistas señalan que el mercado no puede garantizar de forma correcta la distribución de todos los recursos de una sociedad. Por esto, el Estado debe irrumpir como un agente líder y gastar en aquellos sectores a los que el mercado no puede llegar.

Por ejemplo, las escuelas privadas no pueden proveer educación a todos los niños de una ciudad, lo cual deja a muchos niños sin las habilidades necesarias para forjar su proyecto de vida y ser productivos. De la misma manera, los hospitales privados no atenderán al conjunto de los ciudadanos, dejando que muchos enfermen. En casos como estos, el Estado deber garantizar los recursos necesarios para que los servicios públicos se presten de forma completa.

Este gasto estatal puede ser financiado incluso con deuda pública.

El argumento para incurrir en gastos deficitarios, según los keynesianos, es que tarde o temprano estas inversiones y prestaciones generarán beneficios suficientes para cubrir las deudas en las que incurrió el Estado.

Así mismo, se considera que la prestación de estos servicios generarán equidad e inclusión social, los cuales son objetivos fundamentales de los Estados modernos.

Lo público

Por público entendemos todas aquellas instituciones que son financiadas por el conjunto de los ciudadanos y los servicios que un estado presta a la sociedad.

En un sentido más general, lo público y las finanzas públicas se refieren a la administración del dinero del conjunto de una sociedad. Este dinero se recauda mediante impuestos o ingresos de negocios públicos y es ejecutado mediante el gasto público.

Así, podemos hablar de finanzas públicas en todas aquellas sociedades que se han organizado alrededor de una estructura de poder político común que cobre impuestos. Estas sociedades tienen propiedades públicas y ejecutan el gasto público final en nombre de toda la sociedad.

Las finanzas públicas han existido por medio de entidades como imperios, reinos, ciudades-estado, dictaduras, democracias, entre otras formas de organización política.

A lo largo de la historia también han surgido entidades supranacionales que cobran impuestos y realizan gastos en nombre de diversos países. Tal ha sido el caso de organizaciones políticas como el Sacro Imperio Romano Germánico, La Unión Europea y las Naciones Unidas. La recolección de recursos por parte de estas entidades, su ejecución de gastos, así como las deudas en las que incurren también pueden considerarse una forma de finanzas públicas.

Responsabilidad de las finanzas públicas

En cualquier sociedad, sea esta democrática o autoritaria, el estado es el responsable de las finanzas públicas.

Si bien los regímenes autoritarios gozan de mayor discrecionalidad en el uso de los recursos públicos, esto no quiere decir que el uso que le den a estos recursos esté libre de consecuencias.

El hecho de que una entidad tan abstracta como el Estado se haga cargo de las finanzas públicas puede conducir a que finalmente nadie se haga responsable. Por este motivo, tanto las instituciones de corte democrático como algunas de corte autoritario han ideado mecanismos para que el gasto y la recolección de dinero público se haga de manera transparente.

Mecanismos de responsabilidad

Los mecanismos generales mediante los cuales los estados hacen uso de las finanzas de una nación se denominan leyes. Por ejemplo, cada legislatura, el periodo anual en que sesiona un parlamento o congreso, puede definir una ley de gasto público y una reforma tributaria. Estas leyes indican al gobierno el monto máximo que el ejecutivo puede gastar y las tarifas de impuestos que puede cobrar a los ciudadanos.

Las leyes también pueden definir las reglas por medio de las cuales el Estado incorpora nuevas empresas al sector público o vende empresas que antes eran públicas. En las leyes también se definen las asignaciones de gastos de las regalías que se obtienen de empresas públicas.

Para el caso de las naciones no democráticas, las leyes de gasto público se definen mediante decretos o leyes que están a cargo del presidente, rey, dictador y sus ministerios. Un ejemplo de esto sería el caso de países como Corea del Norte, Arabia Saudí y China.

Lucha contra la corrupción

Si bien las finanzas públicas pueden estar en manos de regímenes autoritarios o democráticos, el carácter del régimen en sí mismo no garantiza que la administración de las finanzas sea eficiente.

Un régimen autoritario como es China puede hacer un uso eficiente de sus recursos públicos. Igualmente, naciones democráticas pueden ser víctimas de la corrupción de sus líderes políticos y entregar resultados mediocres en materia de administración financiera.

En este sentido, cualquier régimen político, deberá adoptar reglas y estrategias de acción para enfrentar fenómenos como la corrupción o el despilfarro de recursos. La lucha contra la corrupción, la evasión fiscal y otros delitos contra las finanzas públicas se convierte así en un propósito clave de los gobiernos.

Los estados también tienen la responsabilidad de administrar correctamente los préstamos que les son concedidos por instituciones internacionales como el FMI, el Banco Mundial. Deben vigilar que el uso de los recursos para los cuales llegan estos fondos tenga el destino correspondiente.

En el caso de las naciones en vías de desarrollo, la ayuda directa para el desarrollo, cuando hay fondos que son concedidos por gobiernos y entidades extranjeras que son administrados por el gobierno local, también entran a formar parte de las finanzas públicas.

Vigilancia de las empresas y finanzas de estado

En las naciones democráticas frecuentemente es posible ver el caso de entidades exclusivamente diseñadas para vigilar la correcta administración de las finanzas públicas. Estos entes de control y vigilancia pueden tomar la forma de procuradurías, oficinas de vigilancia y departamentos de control.

Para el caso en que se encuentre a un funcionario público que haga uso indebido de los recursos públicos, sea por apropiación o por destinación imprudente de los recursos, estas entidades pueden sancionarlos o destituirlos de por vida de la función pública.

En los casos en los que haya responsabilidad penal, por el robo de recursos del estado a beneficio propio o de terceros, entidades como las Fiscalías y los juzgados penales, pueden imponer penas de prisión a los responsables. En países como China o Corea del Norte, los delitos contra las finanzas públicas pueden ser castigados con la pena de muerte.

Diferencia entre lo público y lo privado

Existen muchas controversias en torno a las actividades que forman parte del sector público. Esto debido a que muchas de estas pueden ser llevadas a cabo por el sector privado.

Muchas personas creen que la única labor que tiene el gobierno es únicamente la administración de la justicia y la seguridad. También están quienes opinan que servicios como la administración de todos los recursos geológicos (petróleo, gas, minería) de un lugar deben ser administrados por estados.

Este conflicto ha sido relevante en el último siglo. Por este motivo, cualquier opción ideológica estará disponible para una nación dependiendo de qué tipo de políticas quiera aplicar su gobierno.

Es por esto que los debates de las finanzas públicas chocan con cuestiones como las fuentes de financiación para invertir o la búsqueda de fondos para el gasto social.

Estatizaciones

En algunas ocasiones los gobiernos pueden considerar que la mejor forma de administrar ciertos negocios es haciéndolos públicos. Entonces, para lograr sus fines, recurren a la nacionalización de empresas o estatización mediante expropiaciones.

En estos casos, es el gobierno el que tomará las decisiones concernientes a la administración de las empresas. Un ejemplo de esto es el caso de las empresas petroleras nacionalizadas en Venezuela en la década de los ochenta y noventa. La nacionalización dio lugar a un estado productor de petróleo y administrador de las empresas petroleras.

El concepto de estatización ha sido usado en economías de corte socialista, pero también en economías mixtas. Con las acciones de estatización se eliminan a los agentes privados en la administración de los negocios.

Privatizaciones

Cuando hablamos de la privatización nos referimos a un concepto inverso a la estatización. Aquí el estado deja en manos privadas lo que antes eran empresas o propiedades estatales.

Los ideológicos y economistas neolibelares han considerado que las privatizaciones tienen consecuencias generalmente positivas, haciendo más eficiente el funcionamiento de estas entidades.

Por otra parte, los economistas y políticos promotores del estado de bienestar consideran que estas privatizaciones pueden tener efectos nocivos para la sociedad. Muchos ciudadanos podrían no recibir ningún tipo de servicio público esencial como la salud o la educación, en los casos de que las entidades que proveían estos servicios sean privatizadas.

En algunos casos, especialmente cuando las empresas privatizadas se constituyen en oligopolios o monopolios, los más afectados suelen ser los ciudadanos más pobres.

Función de lo público

Todos los servicios y actividades de negocios públicas tienen como fin servir al bien común. En este sentido, una de las principales responsabilidades del sector público es promover una vida mucho más sostenible. Así, para una correcta administración de las finanzas públicas, se requiere no solamente que estas brinden un superávit fiscal, sino que respondan a unos fines concretos.

Los objetivos de las finanzas públicas son de carácter social y también ambiental, esto con el fin de que la sociedad pueda alcanzar un estilo de vida próspero y humanizador.

Cuando las finanzas públicas responden al bien común, generando una vida próspera para los ciudadanos, es cuando estas han cumplido su función. El principal ente responsable del cumplimiento de estas funciones siempre será el estado, representado especialmente por el gobierno y los órganos legislativos.

Redistribución de la riqueza y políticas económicas

Una de las formas en las que el estado puede cumplir su función de proveedor de una vida más humanizada para todos los ciudadanos es mediante la distribución de la riqueza. Esta ha sido una propuesta que históricamente han defendido los proponentes del estado de bienestar y para poder lograrla se requiere de una visión particular de las finanzas públicas.

Sin embargo, una redistribución de la riqueza por la vía de los impuestos podría no siempre funcionar. Los ideólogos neoliberales argumentan que la distribución de la riqueza de los sectores más ricos a los más pobres, es algo que frena los incentivos para generar riqueza. En este sentido, las finanzas públicas también tienen una estrecha relación con las políticas económicas de una nación.

En los casos en los que las políticas económicas de carácter social son demasiado generosas, se podría dar lugar a un déficit público notable. Mientras que en el caso de políticas sociales más restrictivas, el estado podría mantener un flujo de caja más saludable.

Aun así, el funcionamiento de la economía es complejo. Sin las intervenciones adecuadas por parte del estado, con políticas de estímulo a ciertos sectores, la economía podría caer en ciclos de recesión, lo que agotaría la producción de los negocios y los recursos que recibe el estado por vía de impuestos. Algunos economistas que se han mostrado a favor de políticas económicas de estímulo y de gasto público son Paul Krugman y Joseph Stiglitz.

Diferencia entre las finanzas públicas y las finanzas privadas

Ya hemos visto que las finanzas públicas tienen que ver con la administración del dinero del estado y de los bienes financiados públicamente. Pero ¿Cuál es la diferencia de las finanzas públicas con las finanzas privadas o particulares?

Cuando hablamos de las finanzas privadas nos referimos a toda la administración de la riqueza que se hace por parte de individuos o empresas particulares. El objetivo principal de esta forma de administración es la rentabilidad económica particular. Una forma de ver esto es en la administración que una persona hace de su salario y de su tiempo laboral. Una persona que devengue un salario tratara de administrarlo de la mejor manera posible para obtener beneficios para sí mismo a lo largo del tiempo.

Así mismo, las gestiones de las empresas en cuanto a administración de salarios, pagos de dividendos, inversiones, beneficios son otra de las formas en las que podemos reconocer a las finanzas privadas.

En este sentido, las finanzas privadas no tienen como fin el interés común del conjunto de los ciudadanos agrupados en la nación. Su objetivo se reduce a la satisfacción de grupos más pequeños como empleados, clientes, accionistas y directivos. En el caso de las finanzas familiares o personales, su objetivo es la satisfacción de las necesidades de una familia o individuo.

Inversiones públicas

Los recursos económicos de administración pública se rigen por leyes establecidas en un Congreso o parlamento y que toda la sociedad está obligada a cumplir.

Para realizar inversiones públicas, los gobiernos pueden recurrir a deuda. El gobierno pide un préstamo a entidades internacionales como el FMI, o nacionales como el banco central, para realizar proyectos de interés nacional.

Los proyectos en los que los gobiernos pueden invertir son de infraestructura, apoyo a los negocios, subsidios, educación, salud, entre otros.

La deuda con la que se financia el estado comúnmente se emite como bonos de deuda que se comercian en los mercados financieros. Esta deuda hace que el estado sea propenso a caer en déficit si no logra recaudar ingresos suficientes para cubrir los gastos y los intereses de la deuda.

En este sentido, las inversiones del estado deben ser estratégicas, con el fin de apoyar el crecimiento económico de la nación y estar libres de corrupción.

En este sentido, la deliberación democrática es clave, ya que permite discutir qué proyectos son más importantes para un país y si valen la vena. La vigilancia ciudadana por medio de los representantes electos de oposición o por mecanismos de participación ciudadana también es importante para verificar la transparencia y la pertinencia de las inversiones públicas.

Entidades públicas

Las entidades públicas están exentas del pago de impuestos. Esto debido a que su finalidad es social, no el beneficio económico particular. Estas entidades tienen también como objetivo la cohesión social y el mantenimiento de unos servicios para el conjunto de los ciudadanos.

Ingreso público

Estructura de las finanzas del estado.
Estructuras de las finanzas públicas.

En las finanzas públicas los ingresos públicos son de dos tipos: Impuestos e ingresos corrientes.

Lo impuestos son todos aquellos cobros que el estado hace a determinadas actividades económicas, como el consumo en el caso del IVA. También se pueden cobrar impuestos por poseer una propiedad o generar una renta.

Mientras tanto, los ingresos corrientes provienen de empresas públicas o de carácter mixto, así como de inversiones en las que el estado tiene participación.

Otros ingresos pueden incluir tarifas que el estado cobra por proveer determinados servicios como sellos, registros de derechos de propiedad, cuotas y transferencias directas.

Impuestos

Los impuestos pueden adquirir varias formas, siendo principalmente los impuestos directos o indirectos. Los impuestos directos son los que el contribuyente mismo paga a las arcas del estado. Como ejemplos de impuestos directos tenemos el impuesto sobre la renta, las herencias o el patrimonio.

Los impuestos indirectos pueden ser aquellos que el contribuyente paga por medio de terceros, como cuando hace una compra en el comercio y paga el impuesto al valor agregado de los productos.

El cobro de impuestos es considerado por los expertos en finanzas públicas como una disciplina de especial cuidado, ya que estos deben ser justos y suficientes para financiar las necesidades del estado.

Las naciones pobres y con menos recursos tienen muchos más problemas a la hora de decidir qué actividades y a que personas cobrar impuestos. Las naciones ricas tienen muchas opciones de las cuales disponer.

En cualquier caso, sea que se trate de naciones ricas o pobres, los expertos en finanzas generalmente recomiendan colocar impuestos progresivos. Esto implica cobrar una mayor proporción de impuestos a aquellas personas y sectores de la sociedad con mayores ingresos.

En el caso de que se coloquen mayores impuestos, en términos proporcionales, a los más pobres, estos impuestos se consideran como regresivos.

Generalmente, la regla de progresividad en los impuestos no siempre se cumple, dado que es más fácil cobrar impuestos regresivos que progresivos. El impuesto del IVA es un ejemplo de impuesto regresivo fácil de cobrar, ya que nadie puede evitar consumir o hacer compras.

Ingresos de empresas públicas

Otros ingresos de las finanzas públicas son las regalías y dividendos que dejan las empresas públicas. En muchos países las empresas públicas tienen como foco especial el sector energético, dado que es un sector importante para la seguridad nacional. Empresas como las petroleras o de energía eléctrica en manos del sector público pueden convertirse en grandes fuentes de ingresos para los estados.

En otros casos, las empresas de correos también son nacionalizadas, así como las empresas mineras y generan grandes ingresos al estado.

Cuando las empresas públicas empiezan a ser ineficientes o adquirir demasiados pasivos, esto frecuentemente conduce a la privatización o la consecuente pérdida de recursos para la nación.

Ingresos provenientes de inversiones

En algunas ocasiones los estados deciden invertir el excedente de sus ingresos en inversiones con el fin de generar dividendos para la nación. Un caso sobresaliente es el del Fondo soberano de Noruega, que invierte los recursos de los ingresos de la renta petrolera nacional en compañías que cotizan en bolsa.

Gasto público

El gasto público responde a las necesidades de la nación que requieren el uso de recursos financieros. Los principales gastos de todo estado siempre serán: La burocracia, las fuerzas militares y la administración de justicia.

Sin embargo, dependiendo de la posición ideológica de un determinado gobierno, estos gastos podrían variar en otras áreas. Los gobiernos más conservadores tienden a invertir más en las fuerzas militares, mientras que los más progresistas tienden a favorecer áreas como la educación, la salud, la ciencia y la tecnología.

Independientemente de la postura ideológica de un gobierno, es preciso que el estado administre inteligentemente sus recursos. Evitar los grandes déficits puede ser una prioridad importante. Pero también lo es proveer por las necesidades y los derechos de los ciudadanos, tales como el acceso a la educación y la salud, así como el gasto en actividades estratégicas para el desarrollo económico de la nación, como la investigación científica.

Fines del gasto público

Gasto público

En términos generales, el gasto público debe responder a las necesidades de la nación y los ciudadanos. Estas necesidades pueden ser Absolutas y relativas.

Necesidades absolutas

Dentro de estas necesidades encontramos:

  • El orden público,
  • La administración de justicia,
  • La defensa de amenazas externas,
  • El mantenimiento del aparato burocrático estatal.
  • Servicios públicos esenciales.

El cumplimiento de todo esto es fundamental para la existencia del estado, así como para garantizar las libertades esenciales de todos los ciudadanos.

Necesidades Relativas

Servicios públicos
Los servicios públicos son aquellas prestaciones que se brindan al servicio de la comunidad en general.

Estas son importantes, ya que nacen del desarrollo y la evolución intelectual de todo ser humano, esto básicamente se ve centrada en su educación, transporte, salud, construcción de algunas obras, entre otras cosas.

Le llamamos relativas porque todos los individuos pueden elegir que el estado intervenga o no en su satisfacción. Un ejemplo de ello es la escuela y todos aquellos servicios de salud privados así como los servicios públicos no esenciales.

Políticas económicas sociales y finanzas públicas

La economía es una ciencia que se basa en el estudio del uso de todos los recursos que son escasos con respecto al grado en el que son usados y su eficiencia.

Una política económica social es, por tanto, la administración de recursos financieros públicos y escasos con fines sociales, que sirvan al bien común.

Los administradores de las finanzas públicas y los gobiernos deben saber escoger la forma más eficiente de administrar los recursos con el fin de impulsar las economías nacionales y lograr un estándar de vida mínimo para los ciudadanos.

En el caso de los recursos del estado y su administración correcta para impulsar la economía, estamos hablando de la política fiscal. Generalmente podemos llamar a todas las políticas del estado encaminadas a generar algún impacto en la economía como política económica.

Dentro de los objetivos del gobierno respecto a la política económica encontramos los siguientes:

  • Crecimiento del PIB,
  • Estabilidad económica,
  • Confianza inversionista,
  • Bajo déficit público o superávit fiscal,
  • Equidad social.

El gasto público es un elemento central de la política económica y favorece a todas las actividades que pueden llegar a ser motor de una reactivación económica. Así mismo se debe dar importancia la inversión pública, esta será fundamental tanto en sus fines como en sus montos con el fin de alcanzar sus objetivos.

Finanzas públicas e impulso del sector privado y del bienestar ciudadano

Con el uso inteligente de la política económica, el estado puede promover el desarrollo del sector privado nacional. Esto redundará en tener un mejor desarrollo de la actividad productiva nacional.

En conclusión, las finanzas públicas son un elemento crucial para el desarrollo de una nación y la correcta administración de los dineros de un estado. Cualquier error sistémico puede ser crítico en áreas como el incremento del PIB, las tasas de pobreza, inversiones internacionales, equidad social y prestación de servicios de necesidad pública relativa o absoluta.

El estado debería estar en capacidad de poder cuidar de todas sus finanzas para no caer en un déficit o tener un déficit saludable. Las finanzas públicas también pueden desempeñar un papel en la existencia de ciclos económicos, recesiones y gestión de las crisis financieras, y en general, para el bienestar de todos los ciudadanos.

Con información de Corporate Finance Institute.

LO MÁS POPULAR

Arriba