Desarrollo social

¿Qué es lo que puede enseñarnos Bután sobre la economía y el desarrollo?

Bután, un pequeño país en vía de desarrollo y sin acceso al mar, en el sur de Asia está en la línea de frontera para salir de la lista de naciones subdesarrolladas en el 2023. Pero el país es mejor conocido por su filosofía de promover la Felicidad Nacional Bruta (FNB) sobre el Producto Interno Bruto (PIB). A pesar, o quizás debido a esta perspectiva, el país ha experimentado un crecimiento impresionante durante las últimas cuatro décadas.

El país ha registrado un crecimiento anual promedio de su PIB del 7.5% desde principios de los años ochenta y los niveles de pobreza han caído del 36% en el 2007 al 10% en el 2019. Bután también ha hecho considerables progresos en indicadores ambientales, sociales y de gobernanza durante las últimas dos décadas.

Por ejemplo, el Reporte de Desarrollo Humano del 2020 de la Agencia de las Naciones Unidas para el Desarrollo, el cual clasifica a Bután como el país con los indicadores más altos frente a sus pares en términos generales de desarrollo humano, reconoce a Bután como un país con un área total de bosques del 72.5%. Debido a sus bajas emisiones de carbono, su alto nivel de secuestro de carbón y a las exportaciones de hidroelectricidad, Bután es el único país del mundo con un balance negativo de carbono.

El país ha sido capaz de lograr este hito a pesar de un crecimiento relativamente alto en turismo durante los últimos años, ya que el gobierno ha adoptado un enfoque muy estricto en turismo sostenible para evitar los impactos potencialmente negativos en el medio ambiente.

El enfoque innovador de Bután para rastrear y promover la Felicidad Nacional Bruta

Los impresionantes registros de Bután yacen en su voluntad de explorar sus áreas de potencial y usar enfoques innovadores para superar sus desafíos estructurales. Aparte de lograr un acceso universal a la electricidad, los tres enfoques que mencionamos a continuación han funcionado muy bien para Bután y merecen especial reconocimiento en la medida en que ellos pueden ser replicados en otras partes del mundo.

1: Mercados de nicho

Al buscar diversificar sus exportaciones mientras se reconoce el tamaño pequeño de su mercado, el país creó la Marca Bután. El concepto se enfoca en exportaciones de nicho de alto valor, y bajo volumen orientados a mercados de alto nivel. Sus productos vienen de industrias tales como los recursos naturales, el turismo, la cultura, las artesanías y los textiles. Socios de desarrollo como la Estructura de Mejora Integrada y el Centro Internacional de Comercio se han unido con el gobierno para apoyar su iniciativa. Países con similares problemas de producción a gran escala podrían explorar cómo sus productos locales podrían ser diseñados para mercados pequeños pero de alto valor, por lo tanto compensando las carencias de sus economías de escala.

2: Transformación digital

La transformación digital puede ayudar a los países sin acceso al mar como Bután para superar sus desventajas geográficas. Dado que su infraestructura central como la electricidad y el internet son tanto accesibles como permisibles en términos de costos en Bután, esta área ofrece un potencial tremendo. El lanzamiento del Thimphu TechPark en el 2012 que recibe a 19 compañías principalmente extranjeras y emplea a 600 personas es un pequeño pero considerable éxito que vale la pena replicar en otras partes del mundo. El TechPark incrementó la productividad del empleo en Bután por medio de la promoción del desarrollo empresarial en el sector de las tecnologías de la información y la comunicación, lo cual capacitó las habilidades de tecnologías de la información de los ciudadanos butaneses y mejoró el acceso a las finanzas. En el frente comercial, habiendo completado su Evaluación para la disposición al comercio electrónico, el país ha implementado rápidamente varias recomendaciones, incluyendo el desarrollo de una política de comercio electrónico nacional en el 2020.

3: Finanzas innovadoras

En 2015, Bután movilizó 12 millones de dólares en inversión de impacto para Mountain Hazelnuts – una empresa social establecida para estimular la producción de avellanas al contratar a pequeños granjeros a lo largo del país. Mientras que el rendimiento general esperado es de un solo digito, se espera que el proyecto tenga un impacto significativo en las vidas y los ingresos de los pequeños granjeros al enlazar a miles de granjeros a los mercados, creando empleos y desarrollando habilidades, e incrementando la participación de las mujeres en el mercado laboral.

En adición a esto, se espera que el proyecto contribuya a restaurar el paisaje erosionado de Bután, mitigando las emisiones de gases de efecto invernadero, preservando los bosques naturales y reduciendo la migración de las zonas rurales a las zonas urbanas. Explorar las finanzas innovadoras como la financiación mixta y la inversión de impacto es una opción crecientemente atractiva para financiar el crecimiento económico para todos los países, no solamente debido a la inevitable reducción de la asistencia oficial para el desarrollo, incluyendo la ayuda para el comercio, sino también de forma simultánea creando un ambiente de negocios próspero.

Los desafíos que permanecen

Todo esto no quiere decir que las cosas sean color de rosa en Bután. El país todavía enfrenta importantes desafíos para lograr su pleno desarrollo económico.

Las exportaciones de Bután permanecen extremadamente concentradas en la energía eléctrica, en los servicios de turismo y en el sector de la minería. La porción del sector de las manufacturas en términos del PIB ha permanecido estancada durante al menos los últimos 10 años, mientras que el sector industrial ha estado impulsado principalmente por la construcción, la minería y la electricidad. A pesar de los esfuerzos recientes por la diversificación, la concentración en las exportaciones de Bután permanece significativamente alta para el país, con India siendo el principal mercado de exportación, donde más del 80% de las exportaciones tienen su destino.

No obstante, la graduación de Bután como un países desarrollado terminará en la erosión del trato preferencial del que goza el país en ciertos destinos, haciendo que la diversificación de las exportaciones a mercados más grandes como la Unión Europea sea algo más desafiante.

La diversificación de las exportaciones debería ir de la mano con la posibilidad de moverse hacia arriba en la escalera de la cadena de valor, la cual requiere de las habilidades y la tecnología apropiada, la calidad de la infraestructura, y medidas para facilitar el comercio y logística. Un reciente reporte revela que estos elementos se han encontrado como deficientes dentro de Bután.

El tamaño de Bután también es un impedimento para su desarrollo económico. El tamaño pequeño del mercado doméstico, los nichos dispersos de producción y la ausencia de economías de escala, lo cual sumado a su estatus de país sin acceso al mar y los altos costos del comercio significan que Bután no puede ser competitivo en el mercado global en la producción a gran escala.

Finalmente, a pesar de los impresionantes indicadores económicos y sociales, los mejores indicadores de gobernanza entre los países menos desarrollados y las significativas mejoras en el clima de negocios del país, así como el éxito de Bután para atraer inversión extranjera directa han sido limitados en comparación de otros países que se están graduando como países desarrollados tales como Maldivas en Asia.

Aunque los datos de Bután son comparables con vecinos como Bangladesh y Nepal, una comparación con países con mejores resultados como Camboya y Maldivas no solamente muestra que Bután está perdiendo terreno, sino también expone todo el potencial que existe.

Bután y otros países en vías de desarrollo sin acceso al mar podrían hacer bien en atraer más inversión privada, en particular inversión extranjera directa, para la cual las medidas de reforma pueden no ser suficientes. Identificar sectores de interés para los inversores extranjeros, atraer inversión extranjera directa a parques industriales, fortalecer la capacidad de las agencias de promoción de la inversión y la coordinación intergubernamental son alternativas que deberían ser exploradas.

El pequeño tamaño del mercado de Bután ha permanecido como un obstáculo y desincentivo para la inversión extranjera en el país. Por lo tanto, una campaña de promoción invitando a los inversores extranjeros a considerar a los países vecinos de Bután, con los cuales el país tiene tratados regionales o bilaterales de libre comercio, como un mercado extendido podría ser extremadamente útil.

Los obstáculos que frenan a Bután y los desafíos ciertamente resonarán con países similares que no tienen acceso al mar, que están próximos a graduarse como naciones desarrolladas, o que son simplemente pequeños. Es sin embargo, su capacidad para pensar fuera de los moldes y su espíritu intrépido los que pueden y deben ser emulados por otras naciones.

Con información del Foro Económico Mundial.

LO MÁS POPULAR

Arriba