Análisis

Abenomics, o sobre cómo el ex-primer ministro Shinzo Abe revitalizó la economía japonesa 

Shinzo Abe

El ex-primer ministro de Japón Shinzo Abe fue asesinado este viernes, pero a lo largo de su carrera política como líder de Japón él transformó la economía de su país. 

Fue el primer ministro que más tiempo sirvió en el cargo en la historia del país, antes de retirarse a finales del verano de 2020. 

Quizás la política de más alto perfil durante su mandato fueron las “Abenomics”, el programa económico que llevaba su nombre. 

Aunque esta política fue un conjunto de medidas de estímulo y de reformas importantes que impulsaron  la economía de la tercera economía más grande del mundo, también se quedó corta ante las altas expectativas. 

Abe tomó el cargo de primer ministro en el 2012, en un momento en que Japón estaba en recesión y las Abenomics fueron vistas como una forma de volver al crecimiento durante el primer término de su mandato. 

Sin embargo, sus esfuerzos para revivir la economía de Japón enfrentaron desafíos notables cuando la economía cayó en recesión en el 2020. 

Esa y otras desaceleraciones generaron cuestionamientos acerca de la efectividad de su enfoque. 

¿Qué eran las Abenomics? 

El programa insignia de Shinzo Abe era un conjunto de políticas establecidas desde el año 2012. 

Su plan era hacer salir a la economía japonesa de dos décadas de estancamiento usando las denominadas tres flechas de las Abenomics. 

Estas tres flechas eran: 

La política monetaria: Japón suavizó agresivamente su política monetaria en la forma de tasas de interés negativas con el fin de hacer que fuera más barato para los consumidores y las compañías pedir dinero prestado y gastarlo. 

Estímulo fiscal: Inyectar dinero en la economía, lo cual significa que el gobierno gasta más en cosas como infraestructura, o dar incentivos financieros a las compañías en la forma de exenciones fiscales. 

Reformas estructurales: Las reformas corporativas, añadir más mujeres a la fuerza laboral, la liberalización del empleo, y el permitir a los migrantes trabajar en la fuerza laboral fueron medidas dirigidas a ayudar a aligerar las presiones laborales y a añadir más crecimiento a la economía. 

¿Funcionaron las Abenomics? 

Como un ejercicio de marca política, las Abenomics fueron ciertamente un éxito, aunque estas medidas no cumplieron con todos los objetivos económicos que se había planteado el mismo Abe. 

Cuando su gobierno comenzó, se vio enfrentado con la abrumadora tarea de revitalizar la que una vez fuera una economía dinámica, la cual todavía estaba sufriendo las consecuencias de la denominada “década perdida”, desde 1991 hasta el 2001. 

Las Abenomics ayudaron a impulsar el crecimiento, aunque no al ritmo que el país había visto durante el periodo posterior a la guerra. Incluso ahora, el tamaño de la economía permanece más bajo que los 600 trillones de yenes (4.4 trillones de dólares) que la administración de Abe se había planteado como objetivo para el 2020. 

Pero cuando Abe dejó el poder, muchos economistas le dieron el crédito por poner al país en una posición más robusta para soportar el choque de la pandemia que cuando él llegó al poder, casi ocho años antes. 

El legado económico de Shinzo Abe 

El enfoque de Shinzo Abe fue cuestionado cuando el país entró de nuevo en recesión a principios del 2020. 

Abe también enfrentó críticas sobre cómo manejó la pandemia del Covid en el país. Él instituyó campañas para animar el turismo doméstico, lo cual, según sus opositores, llevó a un resurgimiento de las infecciones con el coronavirus. 

Los críticos también dicen que Abe falló en cumplir sus compromisos, tales como darle a las mujeres más voz y más representación en la fuerza laboral, enfrentar el nepotismo y transformar las culturas malsanas de trabajo. 

Sin embargo, este viernes, el gobernador del Banco de Japón, Haruhiko Kuroda, dijo que Abe ha hecho mucho por el futuro del país, “sacando a Japón de una prolongada deflación” y “logrando un crecimiento económico sostenido”. 

Kuroda añadió que él quería expresar “su respeto sincero por el liderazgo de Abe,” y por su “contribución al desarrollo económico de Japón”. 

Después de Shinzo Abe ¿Qué le depara el futuro a la economía de Japón? 

Cuando Shinzo Abe renunció en la primavera del 2020, el fue sucedido como el líder del partido liberal demócrata y como primer ministro por Yoshihide Suga, quien continúo desarrollando las políticas conocidas como Abenomics. 

El actual Primer Ministro de Japón, Fumio Kishida, sucedió a Suga en octubre de 2021. Como sus dos predecesores, él es un miembro del Partido Liberal Demócrata, pero en una entrevista para el Financial Times poco después de asumir el cargo, él dijo: “Las Abenomics claramente entregaron resultados en términos de crecimiento del producto interno bruto, ganancias corporativas y empleo, pero fallaron en el punto de crear un círculo virtuoso”. 

“Yo quiero lograr un ciclo económico virtuoso al elevar los ingresos de no solo un cierto segmento, sino de un amplio rango de personas para impulsar el consumo. Yo creo que esa es la clave de cómo la nueva forma del capitalismo va a ser diferente de la del pasado”, dijo Kishida. 

Cuando el país se vio enfrentado a la expansión de la variante Omicron, y al alza de los precios de energía, el actual gobierno apoyó a los hogares vulnerables y a los negocios afectados. 

La Organización de Cooperación para el Desarrollo Económico (OCDE) está ahora prediciendo que después del lento comienzo en el año, en el cual la demanda agregada cayó debido a la guerra en Ucrania y al Covid, la economía comenzará a crecer de nuevo y verá un crecimiento del 1.7% en 2022. La OCDE alerta, sin embargo, que la recuperación económica será lenta. 

Con información de la BBC

LO MÁS POPULAR

Arriba