Análisis

Las alzas de las tasas de interés de la Fed no detendrán la inflación si el gobierno continúa gastando 

Jerome Powell, presidente de la Fed

Puntos clave 

Un paper publicado en Jackson Hole, Wyoming, justo donde el presidente de la Fed Jerome Powell habló recientemente, sugiere que el banco central no puede hacer el trabajo por sí mismo y que podría hacer las cosas peor con las altas tasas de interés. 

El paper argumenta que sin frenos al gasto fiscal, las alzas en las tasas de interés harán que la deuda sea más costosa e impulsarán las expectativas de inflación al alza. 

Muchos economistas, sin embargo, esperan que una variedad de factores trabajarán en conjunto para llevar abajo la inflación, ayudando a la Fed a hacer su trabajo. 


El presidente de la Reserva Federal Jerome Powell proclamó el viernes pasado que el banco central tiene una responsabilidad incondicional en luchar contra la inflación y expresó su confianza de que la entidad “logrará hacer su trabajo”. 

Sin embargo, un paper publicado al mismo tiempo en Jackson Hole, Wyoming, en la misma cumbre en la que Powell habló, sugiere que los funcionarios no podrán hacer el trabajo por sí mismos y que incluso podrían hacer que las cosas empeoren para la economía con las agresivas alzas en las tasas de interés. 

En el caso actual, la inflación está siendo impulsada principalmente por el  alto gasto fiscal en respuesta a la crisis del coronavirus, y simplemente incrementar las tasas de interés no será suficiente para reducir el alza, los investigadores Franceso Bianchi de la Universidad Johns Hopkins y Leonardo Melosi de la Fed de Chicago escribieron en un paper publicado el sábado en la mañana. 

“Las recientes intervenciones fiscales en respuesta a la pandemia del Covid19 han alterado las creencias del sector privado acerca de la estructura fiscal, acelerando la recuperación, pero también determinando un incremento en la inflación fiscal”, dijeron los autores. “Este incremento en la inflación no podrá ser evitado por el simple hecho de ajustar la política monetaria”. 

La Fed, entonces, puede llevar abajo la inflación “solamente cuando la deuda pública pueda ser estabilizada exitosamente por planes fiscales creíbles para el futuro”, añadieron los investigadores. El paper sugiere que sin frenos en el gasto fiscal, las alzas en las tasas de interés harán que el costo de la deuda sea más oneroso e impulsarán las expectativas sobre la inflación aún más al alza. 

Las expectativas importan 

En su discurso largamente anticipado de Jackson Hole, Powell dijo que los tres mandatos clave informando su actual punto de vista son que la Fed es responsable por los precios estables, que las expectativas públicas son clave y que el banco central no puede ceder en el camino que ha trazado para unos precios más bajos. 

Bianchi y Melosi argumentan que el compromiso de la Fed simplemente no es suficiente, aunque ellos están de acuerdo en el aspecto de las expectativas. 

En vez de ello, ellos dicen que los altos niveles de deuda federal y los incrementos en el gasto continuado del gobierno, ayudan a alimentar la percepción pública de que la inflación se mantendrá alta. El congreso gastó unos 4.5 trillones de dólares en programas relacionados con el Covid19, de acuerdo a los datos publicados en USAspending.gov. Estos desembolsos resultaron en un déficit presupuestal de 3.1 trillones de dólares en el 2020, un déficit de 2.8 trillones en el 2021 y un déficit de 726.000 millones de dólares a lo largo de los diez primeros meses del año fiscal 2022. 

Consecuentemente, la deuda federal está cerca del 123% del producto interno bruto- ligeramente abajo de su último récord del 128% en la época impactada por el Covid en 2020. Sin embargo, la deuda todavía está muy por encima de cualquier cosa que se haya visto desde al menos 1946, justo después del gasto masivo de  la Segunda Guerra Mundial. 

“Cuando los desbalances fiscales son grandes y la credibilidad fiscal se desvanece, puede volverse crecientemente difícil para las autoridades monetarias, en este caso la Fed, estabilizar la inflación alrededor del objetivo deseado”, señaló el paper.

No obstante, la investigación encontró que si la Fed continúa con su camino de alzas en las tasas de interés, podría hacer las cosas peor. Esto es porque tasas de interés más altas significan que la deuda de 30.8 trillones de dólares del gobierno se volverá más costosa de financiar. 

En la medida en que la Fed ha incrementado su índice en las tasas de interés por un 2.25 por ciento este año, las tasas que pagan los bonos del Tesoro se han incrementado. En el segundo trimestre, el interés pagado en la deuda local fue un récord de 599.000 millones de dólares sobre una tasa ajustada anual, esto de acuerdo a los datos de la Reserva Federal. 

“Un círculo vicioso” 

El paper presentado en Jackson Hole alertó de que sin políticas fiscales más contractivas, “un círculo vicioso de alzas en las tasas de interés nominal, incremento en la inflación, estancamiento económico e incremento de la deuda podría emerger”. 

En sus comentarios, Powell dijo que la Fed está haciendo todo lo que puede para evitar un escenario similar a los años sesenta y setenta, cuando el  gran gasto gubernamental de la mano con una falta de voluntad de la Fed para sostener tasas de interés más altas llevó a años de estanflación – o de lento crecimiento con inflación en ascenso. Esa condición persistió hasta que el entonces presidente de la Fed, Paul Volcker llevó a cabo una serie de alzas extremas en las tasas de interés que eventualmente colocaron a la economía en una profunda recesión y ayudaron a frenar la inflación durante los siguientes cuarenta años. 

“¿Las actuales presiones inflacionarias persistirán como sucedió en  los años sesenta y setenta? Nuestro estudio señala los riesgos de que un patrón similar de persistente inflación podría caracterizar los años que vienen”, escribieron Bianchi y Melosi. 

Ellos añadieron que los riesgos de una alta y persistente inflación que los Estados Unidos están experimentando hoy parecen ser explicados más por la combinación preocupante de una gran deuda pública y el debilitamiento de la credibilidad de la estructura fiscal”. 

“Por lo tanto, la receta que fue usada para derrotar la Gran Inflación a principios de los años ochenta podría no ser efectiva hoy”, dijeron ellos. 

La inflación descendió de cierta manera en julio, gracias en gran medida a la caída en los precios de la gasolina. Sin embargo, hay evidencia de que continúa extendiéndose en la economía, particularmente en la economía y en los costos de la renta. Durante el año pasado, el índice de precios al consumidor creció a una tasa de 8.5%. El indicador de “media recortada” de la Fed de Dallas, un criterio favorito de los banqueros centrales que mide los extremos altibajos de los componentes de la inflación, registró una tasa de ascenso del 4.4% para los doce meses que van hasta julio, el registro más alto desde abril de 1983. 

Ed Yardeni de Yardeni Research dijo que Powell no reconoció en su discurso el rol que las alzas de las tasas de la Fed y del fin de su programa de compras de activos han tenido en el fortalecimiento del dólar y en la desaceleración de la economía. El dólar durante este lunes llegó a su nivel más alto en casi 20 años en comparación con una canasta de moneda pares de países desarrollados. 

“De modo que Powell, podría pronto lamentar el tener que pivotar hacia una posición de conservadurismo fiscal más agresivo en Jackson Hole, lo cual pronto podría forzarlo a cambiar de nuevo hacia una posición más laxa en política monetaria”, escribió Yardeni. 

Pero el paper de Bianchi-Melosi subraya que tomará más que un compromiso con el incremento en las alzas en las tasas para llevar la inflación abajo. Ellos añadieron que su argumento incluye la cuestión de “qué pasaría si”: ¿Qué habría pasado si la Fed hubiera comenzado las alzas en las tasas de interés mucho más antes, después de gastar mucho del 2021 etiquetando la inflación como algo “transitorio” y no ejecutando una política de respuesta?

Con información de CNBC.

LO MÁS POPULAR

Arriba